Lady Di llevó esta prenda durante una gala que el presidente Ronald Reagan ofreció en la Casa Blanca. La imagen de la princesa bailando con el artista aquella noche dio la vuelta al mundo. 

La princesa Diana ha sido durante décadas un ícono de estilo y todo lo relacionado con su armario se ha convertido en objeto de deseo. Por los diseños y accesorios que lució en vida se ha llegado a pagar pequeñas fortunas y con lo recaudado, además, se ha contribuido a diversas instituciones benéficas.

No obstante, es posible que a pesar de su gran influencia, después de largos años, su popularidad esté decayendo. Prueba de ello es la subasta que tuvo lugar esta semana en la que la firma británica Kerry Taylor esperaba  recaudar más de 450 mil dólares por uno de los atuendos más emblemáticos de la princesa de Gales, firmado por uno de sus modistos de cabecera, Victor Edelstein. Contrario a lo que se creía, su precio final ni siquiera alcanzó los 300 mil dólares.

vestido diana lady di 2

El vestido de terciopelo azul que llevó Lady Di en 1985 era un diseño de Victor Edelstein.

Este revés salpicó también a otras dos pequeñas piezas que le pertenecieron y que tampoco lograron alcanzar las cifras que se estimaba. Se trata de un vestido en terciopelo azul diseñado por Katherine Cusack —vendido en 63 mil dólares— y un más corto, creación de Catherine Walker que, según explicó la casa de subastas, Lady Di “vestía en privado” —vendido a 36 mil dólares—.

¿Qué se sabe del comprador?

El 19 de noviembre de 1985, unas imágenes dieron que hablar en todo el mundo: la princesa Diana y John Travolta en la Casa Blanca durante una recepción organizada por el presidente estadounidense Ronald Reagan. Ella lucía un precioso vestido de terciopelo azul y cumplía su sueño: bailar con el famoso actor al compás de “You Should be Dancing”, tema de la cinta “Saturday Night Fever”

vestido diana lady di

John Travolta y Diana de Gales bailando en la Casa Blanca.

Más tarde, la royal confesaría en una entrevista: “Bailamos durante veinte minutos, tenía buen ritmo. Yo estaba en el sétimo cielo”. El atuendo de inmediato se convirtió en un ícono de estilo y la propia Diana lo usaría dos meses antes de su muerte para recaudar fondos en la lucha contra el sida. En aquel momento, el diseño alcanzó los 130,235 mil dólares. En 2013 volvió a salir a la venta y fue adquirido por poco más de 313 mil dólares

Lea también:  Les podría tomar 10 años pagar Frogmore Cottage a los Sussex

Ahora, se especula que el vestido haya caído en manos de uno de los hijos de la recordada princesa del pueblo. “El vendedor estaba feliz porque quería que permaneciera en Reino Unido”, declaró la casa de subastas londinense a través de un comunicado, sin precisar la identidad de la institución que adquirió el bien.