Mucho antes de conocer al príncipe Harry, Meghan Markle compró un valioso reloj con la idea de regalárselo algún día a su futura hija.

Por Redacción COSAS

Nada hacía pensar a Mehagn Markle aquél día que un día se convertiría en la duquesa de Sussex. Era 2015, y la entonces actriz estaba decidida a celebrar el anuncio de la tercera temporada de Suits, la serie en al que era una de las protagonistas. Apenas enterada de la buena noticia, Meghan decidió hacerse un regalo, y su elección fue un icónico reloj, que curiosamente era uno de los preferidos de Lady Di, la madre de su hoy esposo, el príncipe Harry.

Una joya diferente

Se trata del reloj French Tank de Cartier, una pieza fabricado en plata y uno de los modelos más elegantes de la lujosa firma, valorado en más de 3.000 euros actualmente, aunque su precio en 2015, año de su lanzamiento, podría haber rondado los 5.000 euros.

El reloj cuenta con una caja de acero, corona amarilla octogonal decorada con un cabujón de espinela sintética y una esfera graneada plateada. Cuenta con agujas de acero azulado en forma de espada, un cristal de zafiro y un brazalete bicolor.

Sobre la joya, Meghan ha comentado que mucho antes de comprarlo ya le había puesto el ojo a la pieza. “Siempre he querido el reloj Cartier French Tank. Cuando me enteré de que habían renovado Suits para una tercera temporada, que, en ese momento, se sintió como un gran hito, derroché por completo y compré la versión de dos tonos”, confesó Meghan en su momento.

El regalo de Meghan Markle a su futura hija

Reloj French Tank de Cartier: cuerpo en plata con agujas de acero azulado y un cristal de zafiro.

Regalo futuro

Sin embargo, desde el principio Meghan pensó en el reloj como una pieza que debía trascender el simple lujo y la estética. “Pedí que le grabaran la parte de atrás: ‘Para M.M. de M.M.’ y planeó dárselo a mi hija algún día. Eso es lo que hace que las piezas sean especiales, la conexión que tienes con ellas”.

Lea también:  Entre la espada y la pared: la difícil decisión que deberá tomar el rey de Holanda

Hoy, luego de que Meghan confirmara en la explosiva entrevista que concedió a Oprah Winfrey que está esperando una niña, pareciera que el sueño de Meghan se hace realidad, y la valiosa joya que un día compró para celebrar un momento pico en su carrera, tendrá nueva dueña pronto.

Por último, el dato curioso o irónico del reloj que Meghan pretende regalarle a su hija es que este mismo modelo era uno de los favoritos de Lady Di, al punto que la princesa tuvo dos de estos relojes, uno con caja de oro y correa negra en piel de cocodrilo, y otro de oro amarillo que le regló su papá, John Spencer. Tan apegada estaba Diana a estos relojes, que el príncipe William eligió uno de estos como herencia cuando su madre murió.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.