Es poco probable que los príncipes William y Harry se reúnan en privado después de que se revele el jueves la estatua de su difunta madre, la princesa Diana.

Por Benjamín Palma

La inauguración de la estatua de Lady Di en los jardines del Palacio de Kensington reunirá a Harry y William. A pesar de ello, fuentes reales no creen que los hermanos aprovechen la ocasión para conversar en privado.

William y Harry, vistos aquí con su madre, la princesa Diana en 1992.

La inauguración de la estatua cae en lo que habría sido el 60 cumpleaños de la difunta princesa de Gales: 1 de julio.

Falta de tiempo

Según informa el medio británico Page Six, los hermanos con dispondrían del tiempo suficiente para una conversación sincera en medio de su larga ruptura. A la fecha no se sabe cuándo es que Harry regresará a casa, pero se cree que no quiere estar lejos de su familia recientemente ampliada por mucho tiempo. Una situación similar a lo sucedido en el funeral del príncipe Philip, cuando Meghan se encontraba embarazada.

Harry Meghan bebé portada

El príncipe Harry y Meghan Markle dieron la bienvenida a la pequeña Lilibet “Lili” Diana el viernes, 4 de junio.

Además, una charla realmente privada sería difícil, sino imposible, con los medios de comunicación a solo unos pasos de distancia. La realidad es que los Duques y su padre, el príncipe Charles, tuvieron una conversación la última vez que Harry visitó el Reino Unido; pero no sirvió para aliviar las tensiones en la familia.

Kate no estará presente

Solo asistirán 15 invitados a la inauguración de la estatua, esto se debería a los protocolos COVID. Ausente del evento estará la esposa de William, Kate Middleton, quien en el pasado fue la mediadora entre los hermanos.

Los Duques de Cambridge solían compartir buenas relaciones con Harry antes de su alejamiento de la familia real.

La causa oficial para la ausencia de la Duquesa sería un esfuerzo por mantener bajo el número de invitados debido a los protocolos COVID-19. Fuentes cercanas no creen que ese sea el caso, argumentando que es simplemente una excusa para mantener el drama familiar alejado de la importante ceremonia.

Lea también:  ¿Por qué el príncipe William no sigue a su selección en Rusia?

“Creo que mantener los números bajos es una ‘excusa’ perfecta para que Kate se mantenga alejada. William está harto del drama y Kate no necesita ser arrastrada a esto”, dijo la fuente.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.