Marianne Majluf no solo ha heredado el físico de su mamá, la escultora Nani Cárdenas, sino el gusto por las artes. “Hace un par de años me di cuenta de que lo que iba a hacer en el futuro tenía que ver con esto. Es lo que me gusta, y no es porque mi mamá sea escultora, sino que realmente lo disfruto. Todo lo que tenga que ver con el arte me encanta”.

img_0104

Por eso, a sus 16 años, se ha animado a empezar a escribir sobre este tema que tanto la llena. En un blog que acaba de crear hace menos de un mes, y que ha bautizado como ArTiction, combina dos de las actividades que más satisfacciones le traen: la escritura y el quehacer artístico. “Ya tenía la idea hace tiempo, pero recién hace poco fui como a tres ferias un fin de semana, así que tenía muchas ideas rondando en mi cabeza y también fotos de los lugares, así que dije ‘ya, lo hago ahorita’, y pasé un fin de semana entero creando el blog. A la gente le encantó”, cuenta. “Es raro encontrar a alguien que te hable sobre arte o te diga dónde ir y te recomiende ferias que se ven interesantes. Como yo termino yendo a todas por mi mamá, a veces mis amigas me preguntan sobre eso, y a mí me gusta contarles cómo fueron”, explica.

img_0317

“He crecido rodeada de arte toda mi vida”, dice. Y basta dar una vuelta rápida por su sala y su terraza con vista al mar para darse cuenta. Marianne quiere seguir viviendo en ese entorno que la colma de emoción. Por eso, piensa estudiar algo que abarque el amplio espectro entre el diseño y la literatura. Aunque en algún momento pensó dedicarse a la moda, una pasión que no ha dejado de lado, se ha dado cuenta de que sus intereses son interdisciplinarios, y que estudiar una carrera que no los comprenda lo máximo posible tal vez resultaría limitante. Con apenas 16 años, el futuro luce prometedor para ella.

Fotos de Gonzalo Miñano