Fieles a su costumbre de todos los años, Eduardo Benavides y Milagros Ganoza organizaron un almuerzo criollo de fin de verano en su casa de playa, al que asistieron alrededor de cincuenta amigos de la pareja. “Qué mejor manera de despedir el verano que juntar amigos muy queridos para pasar un momento simpático, compartir recuerdos y brindar por la vida y la amistad”, comentó Milagros.