La importancia de la fotografía en el hogar va más allá de adornar un espacio vacío. Su versatilidad, a la que apela Milagros Ganoza, permite hoy presentar fotos de distintas formas y tamaños que reflejan la esencia de las personas que habitan el lugar.

Por Redacción COSAS

La pandemia de COVID-19 nos ha obligado a permanecer en casa varios meses. Esto ha hecho que las personas presten más atención a lo que falta dentro del hogar, para así poder encontrar una zona de confort. Las fotografías cumplen aquí un rol muy importante, pues, más allá de capturar un momento, dan vida a los ambientes de la casa y nos conectan con nuestros sentimientos y emociones.

La fotógrafa peruana Milagros Ganoza no es ajena a ello. “Me di cuenta de la importancia que tiene la fotografía hoy en día como una pieza de arte para decorar. Algunas personas prefieren fotos de paisajes para sus casas de playa; otras, una fotografía urbana o un abstracto para su oficina, y una fotoescultura para su sala”, comenta.

Más allá de ofrecer un producto, la fotógrafa se involucra con la mística de las personas. “Lo primero que hago es establecer una relación muy personal con el cliente, conocer sus gustos, ver el ambiente en el que pondría la foto, etcétera. Ahora, por la pandemia, es un poco difícil, pero trato de hacerlo por zoom o me mandan la foto y les hago un montaje”, explica.

Milagros Ganoza

Ganoza ofrece asesoría personalizada y cuenta con una gran variedad de presentaciones
en sustratos mate o brillante, canvas, laminado UV, aluminio chromalux o acrílico.

La evolución de la fotografía

La fotografía ha evolucionado mucho, sobre todo en los espacios decorativos. Actualmente ya no se habla solo de imprimir fotos de forma tradicional. Se pueden hacer de gran formato y de diferentes formas y tamaños para un mismo ambiente, algo que da carta libre a los artistas y fotógrafos para usar plenamente su creatividad y que Ganoza explota al máximo.

Ganoza fotografía

Para Ganoza, la fotografía puede transformar espacios y transmitir la personalidad de quienes los habitan.

“Hoy en día se puede imprimir en lo que tu imaginación quiera. No hay límites para crear, solo hay que atreverse y confiar. Hay gente que se atreve a experimentar, como hay otras personas que prefieren lo tradicional”, dice Ganoza, quien no se limita a las presentaciones habituales, sino que también ofrece una gran variedad de piezas de arte, como cubos acrílicos, fotoesculturas, azafates de acrílico, fuentes de vidrio para piqueos, todos impresos con sus fotografías artísticas.

Cubos acrílicos, fotoesculturas, azafates de acrílico y fuentes de vidrio para piqueos son solo algunos de los formatos de presentación de las fotografías de Ganoza.

“¿Qué otras cosas puedo hacer yo con mis fotos?”, se pregunta la fotógrafa nacida en Trujillo, lugar que la inspiró para capturar la belleza a través de su lente. “El gusto por la fotografía me vino desde chica. Estar en contacto con el campo, la naturaleza, desarrolló mi gusto por el paisaje, las plantas, las flores y los animales”, cuenta.

Lea también:  Esperanza en Tilina, una comunidad autosostenible

Luego, estudió la carrera de Fotografía en el Centro de la Imagen. Su experiencia viajando alrededor del mundo la ayudó a ver la realidad con otros ojos, y de esta manera poder contar diversas historias a través de su cámara. “De eso se trata: de que tú veas una historia en la foto que tienes delante”, afirma.