Una vez más, las voluntarias y organizadoras de El Rastrillo 2018 demostraron su alma solidaria. En esta ocasión, llevaron a cabo un almuerzo ejecutivo en el Puericultorio Pérez Araníbar con el objetivo de reunir fondos para la Asociación de Hogares Nuevo Futuro Perú, que ayuda a niños en estado de abandono. El almuerzo con líderes empresariales contó con la presencia del embajador de España en el Perú, Ernesto de Zulueta Habsburgo-Lorena. Un sorteo de una estadía en el Hotel Belmond de Cusco divirtió a todos los invitados.