Ambiente, la mayor feria de bienes de consumo del mundo, que se celebró entre el 7 y el 11 de febrero, tuvo algunos contratiempos: una epidemia y un temporal. Sin embargo, la calidad de las presentaciones, en las que destacó la delegación peruana, no decayó.

Texto y fotos: Laura Alzubide
Imagen destacada: piezas del estudio Rain en “Focus on Design” / Foto de Pietro Sutera

Ambiente 2020

El stand de Normann Copenhagen fue uno de los mejores de la sección Living. Allí, la firma danesa presentó sus últimas colecciones. A la derecha, la presentación de Kare Design, una de las más grandes de Living.

A comienzos de febrero, ya se comenzaba a sentir cierto clima de preocupación. A tan solo cuatrocientos kilómetros del recinto de Messe Frankfurt, donde se celebraba Ambiente, se había detectado el primer caso europeo de coronavirus. En el recinto ferial, en todos los accesos a los pabellones, había expendedores de gel desinfectante. El personal de limpieza se esmeraba en limpiar los pasamanos de las bandas y escaleras mecánicas constantemente. Y, aunque participaron más expositores que nunca –4635 empresas de 93 países–, los visitantes disminuyeron: 108 mil frente a los 136,081 del año anterior. Algunos de ellos llevaban mascarillas.

Ambiente 2020

La colección Heritage de Giacomo Cinti, en el stand de Rosenthal.

Por si fuera poco, durante los dos últimos días de feria, el temporal Sabine paralizó el tráfico aéreo y ferroviario en el norte de Europa. Las escuelas alemanas cerraron y se recomendaba no manejar en carretera. Incluso nuestro vuelo de regreso fue cancelado. Sin duda, ha sido una de las ediciones más confusas de Ambiente. “Para una feria, no es fácil hacer frente a dos sucesos como estos”, explicó Detlef Braun, gerente de Messe Frankfurt. “Pero nuestros expositores supieron entender la situación. Y los visitantes vinieron a Fráncfort con una actitud positiva y con ganas de realizar pedidos”.

Ambiente 2020

El jarrón Skum, de Rosenthal. Foto de Petra Welzel.

Vitrina de productos

Ambiente es una feria dedicada a los negocios, aunque no descuida la calidad de la exhibición. En este sentido, el plato fuerte es la sección de Dining, en especial, todo lo referido a la vajilla fina. En esta edición hubo algunas presentaciones afortunadas. Rosenthal, por ejemplo, tuvo un espacio expositivo reseñable, donde el diseñador Gianni Cinti explicaba a los visitantes la inspiración de la colección Heritage. La vajilla portuguesa destacó con las sinuosas creaciones de Ross Lovegrove para Vista Alegre. Y se nota que el cristal de Murano nunca pasa de moda, porque varias marcas especializadas exhibieron su trabajo con este material.

Ambiente 2020

Vasos de la firma portuguesa Costa Nova.

En Living, la decoración tuvo un brillo nórdico en el stand de Normann Copenhagen, que regresaba al evento con una de las propuestas mejor curadas del pabellón. “Es maravilloso volver a estar en Fráncfort. Nos sentimos muy bien acogidos en Ambiente 2020”, declaró Stefan Rothenberger, Country Manager de la firma danesa. “Nos alegra que, a pesar de las circunstancias especiales El año que viene, con motivo del bicentenario de la república peruana, se está impulsando una participación especial en la feria. del temporal y el coronavirus, hayamos podido recuperar muchas relaciones con antiguos clientes, y también establecer relaciones completamente nuevas”.

Ambiente 2020

Atelier Swarovski, en Living. Foto de Jean-Luc Valentin.

Como cada año, en el espacio central de la Galería se presentaron los ganadores de los German Design Awards. Y, a muy pocos metros, junto a la exhibición de las tendencias de la temporada, se encontraba la muestra Focus on Design, que en su primera edición estuvo dedicada a Brasil, con productos de un puñado de jóvenes diseñadores –Rodrigo Almeida, Bianca Barbato, Brunno Jahara, Sérgio J. Matos, y Ricardo Innecco y Marianne Ramos, del estudio Rain–, cuyo trabajo bien merece un artículo aparte.

Ambiente 2020

Piezas de la diseñadora brasileña Bianca Barbato, en la muestra “Focus on Design”. Foto de Jean-Luc Valentin.

Perú, rumbo al bicentenario

El Perú contó con diez stands, la mayoría firmas hasta ahora desconocidas por nosotros. Algunas de las empresas que exhiben sus productos en Ambiente ni siquiera necesitan comercializarlos en Lima, ya que se dedican a venderlos al por mayor en eventos como este. Una de las firmas más antiguas es Berrocal, dedicada a la venta de cajas y espejos elaborados mediante la técnica de la pintura en vidrio. Lleva treinta años en la feria, siendo testigo de cómo han ido cambiando los gustos de los clientes.

Ambiente 2020

La peculiar presentación de la vajilla de Villeroy & Boch.

“Al principio, nos resultaba complicado traer propuestas interesantes con un precio que pudiera competir con los productos chinos”, cuenta Rubén Berrocal, gerente de Proyectos y Nuevos Negocios de la empresa. “Pero después de la crisis económica de 2007-2008, el mercado de la decoración cambió. Y el consumidor empezó a valorar diferentes atributos. Buscaba un producto más global, que contara una historia. Hoy en día, el precio ya no es un factor tan importante. Nos atrevemos a traer productos un poco más lujosos, con materiales más sofisticados, como el pan de oro y el pan de aluminio”.

Ambiente 2020

La participación peruana estuvo entre lo mejor de la sección Living – Global Sourcing, como los stands de PromPerú y Allpa. Tanto así que a la entrada del pabellón había una lista con los stands de nuestro país.

Los stands peruanos destacan por su énfasis en el diseño ético, que es una de las banderas de Ambiente. Este es el caso de Allpa, otra firma veterana en la feria, que también ha variado su catálogo en todos estos años. “Cuando empezamos a venir a Ambiente, en los noventa, era el reino de los productos étnicos”, explica María del Carmen de la Fuente, una de las fundadoras de la empresa. “Traíamos lo que se vendía en las artesanales. Entonces el mercado se cansó y empezamos a intervenir los productos. El resultado son estas piezas de cerámica, textiles y espejos que son modernos. Ahora no decimos que nuestros productos son artesanías. Decimos que es home decor”.

Ambiente 2020

En la sección Giving se ofrece todo tipo de productos. En el stand de Remember, por ejemplo, hubo bolsas de playa. Foto de Thomas Fedra.

Con motivo del bicentenario de la república peruana, se está impulsando una participación especial en la próxima edición, que se celebrará del 19 al 23 de febrero de 2021. Por ahora, se ha logrado un espacio para presentar productos de decoración de manera integral. Y se calcula que más empresas de nuestro país se sumen a la iniciativa y lleven sus productos a Fráncfort. “El interés por la próxima edición es muy grande, ya que las empresas consideran que las ferias son una de las herramientas más valiosas para entrar al mercado mundial, porque les ofrecen muchas oportunidades para realizar negocios y darse a conocer como marca y producto. Además, la circunstancia amerita tener el espacio y resaltar un acontecimiento como el bicentenario”, afirma Sonia Prinz, representante oficial de Messe Frankfurt en el Perú. Sin duda, Ambiente 2021 será un evento especial para nuestro país. Lo esperamos con emoción.

Lea también:  Bicicletas compartidas: una alternativa al caos del transporte en Lima

Para más información: Sonia Denisse Prinz
Representante Oficial de Messe Frankfurt Exhibition GmbH en Perú
WhatsApp: (+49) 17661327905
sonia.prinz@peru.messefrankfurt.com
www.messefrankfurt.com

Artículo publicado en la revista CASAS #279