El jurado otorgó el galardón al realizador neoyorquino por su vasta trayectoria en el cine, en la que destacan más de veinte películas, y por su capacidad de renovación a lo largo de su carrera.

La violencia, las adicciones, la liberación de los años setenta y el desenfreno del mundo moderno han sido retratados con maestría por uno de los ilustres integrantes del Nuevo Hollywood en cintas que han entrado por la puerta grande a los cánones del cine contemporáneo. Martin Scorsese, nacido en Nueva York en el año 1942, ha sabido imponerse como uno de los realizadores de culto para más de una generación.

Scorsese se suma así a los dos grandes cineastas neoyorquinos que también se hicieron con el premio Princesa de Asturias: Woody Allen y Francis Ford Coppola, completando el triunvirato que tanto pedían los aficionados de su cine, aunque, a diferencia de Allen, el director de Mean Streets ha sabido elegir con más cautela sus proyectos y no ha estado envuelto en grandes polémicas que fueran más allá de la pantalla. 

Great night last evening at the Film Foundation NYC screening of #SilenceMovie.

A post shared by Martin Scorsese (@martinscorsese_) on

Sorprendentemente, Scorsese no ha sido reconocido demasiadas veces con premios individuales por su carrera. De hecho, sólo ha ganado un Óscar en el 2006 por su cinta Infiltrados, que probablemente no está entre sus mejores trabajos, mientras que recibió una Palma de Oro en Cannes por la extraordinaria Taxi Driver, además de tres Globos de Oro, dos BAFTA y un Emmy. Si bien sus mejores obras fueron realizadas en los setentas y ochentas, se ha mantenido vigente con cintas como The Aviator (2004), Shutter Island (2010) y The Wolf of Wall Street (2013), producciones en las que ha trabajado con su actor fetiche del siglo XXI, Leonardo di Caprio. Su última película fue Silence, filmada íntegramente en Taiwán en el 2016 . 

Lea también:  Con Bryce presente: lo que se sabe sobre el avant premier de un mundo para Julius

“Siempre he considerado como una bendición haber podido hacer las películas que he hecho, y contar las historias que he necesitado contar, con tan extraordinarios colaboradores. Haber sido reconocido y entendido es una bendición todavía mayor”, señaló Scorsese en declaraciones difundidas por la Fundación Princesa de Asturias.