Como un compendio de la historia del retrato fotográfico en el Perú, la galería Germán Krüger Espantoso del ICPNA, presenta la muestra “Del daguerrotipo al selfie”,  curada por Carlo Trivelli y Jorge Villacorta. 

A veces como espejo, otras como cristal, la fotografía refleja cómo fue el mundo. Y la inmortalización de las personas, a través del retrato, fue lo que se impuso en la primera parte de su historia. Así lo comentan Carlo Trivelli y Jorge Villacorta, curadores de la muestra “Del daguerrotipo al selfie”: “Cuando en el siglo XIX se hizo posible fijar de manera química la imagen que se creaba en la cámara oscura, se abrió una nueva era para la cultura, una que, sin embargo, no siguió –al menos no inmediatamente- las líneas de investigación científica y creación artística que pregonaban sus inventores. Lo que siguió (…) fue, más bien, la voraz e insaciable industria del retrato”.

Estudiar el retrato como estructura semiótica que retrata la identidad y hacer un amplio compendio de su desarrollo en el país, desde el daguerrotipo hasta los procesos digitales, es una tarea que se ve reflejada en la muestra que, hoy por hoy, se exhibe en la galería Germán Krüger Espantoso. Visitarla es una obligación para todo aquel que guste de la fotografía y de la historia. Empero, para los más estudiosos del tema y críticos, hay un problema latente, aparte de la curiosa similitud con una exposición mexicana. Tal como lo menciona Luis Lama, la instalación puede impresionar más que las obras, y por tanto, las opaca y hace imposible su lectura. Algunos llamarían a esto, desborde de información. Sin embargo, los trabajos de Martín Chambi, los hermanos Vargas, Juan Manuel Figueroa Aznar o Roberto Huarcaya, tienen la fuerza suficiente para destacarse y tener vida propia.

Por Juan Diego Rodríguez

Del daguerrotipo al selfie. Una historia del retrato fotográfico peruano

Hasta el 17 de julio

Lugar: Galería Germán Krüger Espantoso del ICPNA de Miraflores

Horario: de martes a domingo de 11 a.m. a 8 p.m.

Ingreso libre