Hay vida más allá del ratán. Las opciones en mobiliario para exteriores son casi infinitas. ¿Pero qué sucede cuando un ícono del diseño llega a una terraza y le imprime su personalidad? A continuación, algunas piezas emblemáticas para descansar junto al mar.

Por Laura Alzubide

Parasol Ensombra, de Odosdesign (Gandía Blasco)

El estudio español Odosdesign reinterpretó el sistema de plegamiento de los abanicos para crear un parasol que se pudiera abrir y cerrar fácilmente sobre una lámina de metal. Así nació la que es hoy una de las piezas más originales del diseño ibérico para exteriores. “Ensombra es un juego de luces, colores y sombras, al gusto del usuario, que convierten el jardín o la terraza en un lugar idílico y lleno de vida”, han explicado los integrantes del estudio.

Ensombra* * *

Plastic Chair, de Charles y Ray Eames, con complemento (Vitra)

La Plastic Chair, de Charles y Ray Eames, es todo un ícono del diseño. Y, como tal, puede usarse en cualquier lugar. Las terrazas no son ajenas a la versatilidad del polipropileno, que, además de su bajo costo, ofrece una gran variedad de colores de carcasa y opciones de tapizado. En esta ocasión, las sillas se combinan con la MVS Chaise, del diseñador belga Maarten Van Severen, una escultural tumbona también fabricada por Vitra, que se aprecia al fondo de la foto.

Plastic Chair* * *

Sillón Proust, de Alessandro Mendini (Magis)

¿Poner un sillón de estilo neobarroco francés en un jardín? Si se trata del Sillón Proust, la reinterpretación que Alessandro Mendini realizó en 1978 para Studio Alchimia, todo es posible. La versión que comercializa Magis, un homenaje a la pieza original, está fabricada en polietileno, lo cual la hace apta para exteriores. Está disponible en varios colores, todos ellos tan vibrantes que se escapan de la paleta cromática que ofrece la naturaleza.

Proust* * *

Tumbona Fedro, de Lorenza Bozzoli (Dedon)

Fedro es una tumbona que prescinde de las patas. Es ligera, apilable y ergonómica. Se adapta a cualquier superficie irregular, como la arena de la playa, y se balancea. Es el asiento ideal para las personas inquietas, y uno de los productos estrella de Dedon. Su autora es Lorenza Bozzoli, quien se inspiró en las aves tropicales de América Latina para su diseño. Incluye un asa que facilita su transporte y un cojín en la cabeza que favorece el descanso.

Fedro* * *

Sofá Charles Outdoor, de Antonio Citterio (B&B Italia)

Lea también:  Cineguía: el retorno de Orson Welles, "The Disaster Artist" y más

Los sistemas de sofás Charles, de Antonio Citterio, son uno de los éxitos de ventas de B&B Italia. Era solo cuestión de tiempo hacer una adaptación para exteriores. La estructura es la misma: el perfil clásico, la flexibilidad de los módulos, el minimalismo de las patas de aluminio. Pero su volumen se ha vaciado y la superficie se ha recubierto con una trama trenzada de cintas de polipropileno. El mueble no pierde en elegancia si se compara con el original.Charles

* * *

Colección Maia, de Patricia Urquiola (Kettal)

En el año 2005, gracias a la colección Maia, la firma española Kettal alcanzó por fin el reconocimiento internacional. No es de extrañar: Patricia Urquiola combinó la ligereza del trenzado artesanal con la solidez de la estructura de aluminio para crear una figura de belleza casi arquitectónica. Su talento la llevó a concebir diversas piezas –sillones, sofás, reposapiés, columpios y taburetes– que permanecerán en los anales de la historia del diseño.

Maia* * *

Colección Bertoia, de Harry Bertoia (Knoll)

“Si se observan estas sillas, están principalmente hechas de aire, como una escultura; la espacialidad las atraviesa”. Harry Bertoia, quien no por azar había empezado como artista y joyero, definía de esta manera el resultado de sus exploraciones con las varillas de metal. La colección que lleva su nombre, que diseñó para Knoll, es hoy un ícono del diseño midcentury modern que se adapta a territorios agrestes como los de las terrazas.

Bertoia

* * *

Silla Chairless, de Alejandro Aravena (Vitra)

La silla en su minimalismo más absoluto. Tanto es así que pesa solo 85 gramos y cabe en cualquier bolsillo. El arquitecto chileno Alejandro Aravena, Premio Pritzker 2016, se basó en las bandas textiles que usan los indios ayoreos, una tribu nómada que vive entre Paraguay y Bolivia, para diseñar Chairless. “No es una broma, es una seria alternativa a la silla”, tuvo que decir Eckart Maise, jefe de la oficina de diseño de Vitra, durante su presentación en Milán, en el año 2010.

Chairless

Fotos: cortesía de las firmas mencionadas

Artículo publicado en la revista CASAS #242