El multimillonario Elon Musk muestra la tecnología que está trabajando al interior de la sede de Neuralink, el startup que está probando la tecnología de interfaz cerebral en animales.

Por para Bloomberg

Justo cuando pensábamos que el año 2020 no podría ser más extraño, el multimillonario Elon Musk presenta un grupo de cerdos con implantes cerebrales que leen la mente.

Musk: nueva tecnología

Un cerdo al que se le lee la actividad cerebral mientras camina sobre una faja en la sede de Neuralink en Fremont, California. Fuente: Neuralink

Durante un evento el viernes por la tarde en la sede de Neuralink en Fremont, California, Musk se encontró pasando la mañana con un grupo de cerdos de Yucatán. Varios de ellos se habían sometido previamente a un procedimiento quirúrgico en el que un robot colocaba la última versión del implante informático de Neuralink en sus cerebros. Como resultado, la actividad cerebral de estos puercos puede transmitirse de forma inalámbrica a una computadora, lo que permitía a los espectadores del evento ver cómo se activan las neuronas de los animales mientras los veterinarios les acarician el hocico.

Neuralink, el start up de $ 158 millones de dólares que puede cambiar el mundo

Musk habló con entusiasmo en el evento sobre el potencial de esta tecnología para tratar las lesiones cerebrales y otros trastornos. “Las neuronas son como cables, y se necesita algo electrónico para resolver un problema electrónico”, dijo.

Durante la presentación, Musk reveló sus nuevas expectativas para esta tecnología y Neuralink como empresa. En primer lugar, si bien estima que el procedimiento de implantes sea bastante caro al principio, espera que se reduzca a “unos pocos miles de dólares” con el tiempo. Una vez que pueda adaptarse a los humanos, espera que puedan actualizar sus dispositivos a medida que aparezcan nuevos modelos con más funciones. “No querrías tener la versión uno de un teléfono 10 años después cuando todo el mundo tiene la versión tres o cuatro”, dijo. “Será importante poder quitar el dispositivo y actualizarlo con el tiempo”.

En cuanto al propio Neuralink, Elon Musk espera que la empresa pase de sus 100 empleados actuales a unos 10.000. Es ese tipo de ambición, junto con habilidades futuras teóricas como poner música directamente en la mente de una persona, lo que podría transformar Neuralink de un proyecto de investigación costoso en una compañía de electrónica de consumo, y algún día justificar los $ 158 millones de dólares de capital invertidos hasta ahora, la mayor parte de Musk.

El futuro de la medicina, ¿y de la ciencia ficción?

Según el startup de cuatro años, la tecnología de interfaz cerebro-máquina de Neuralink está progresando hacia el día en el que podría aplicarse de manera segura a los humanos. Se espera, entonces poder ayudar a las personas con una amplia variedad de condiciones médicas debilitantes. Pero al mismo tiempo abre la puerta a una gran cantidad de escenarios impensable de ciencia ficción.

Algunos objetivos son poder deshacerse del dolor, dar a las personas una super visión y explorar la naturaleza de la conciencia. “Creo que en el futuro podrás guardar y reproducir recuerdos”, anunció Musk. Pero reconoció también lo extraño que resultan tales escenarios: “Obviamente, esto está empezando a sonar como un episodio de Black Mirror”, dijo. 

La primera gran revelación de los planes y la tecnología de Neuralink se produjo en julio de 2019. En ese momento, Musk mostró las primeras versiones de los implantes Neuralink y reveló que la compañía ya había estado realizando pruebas en ratones y primates en las que podía registrar y analizar la actividad neuronal de los animales a través de pequeños electrodos colocados en su cerebro. Este trabajo era similar al que vienen haciendo investigadores académicos y un pequeño número de empresas durante décadas. El objetivo de muchos de esos proyectos es utilizar implantes cerebrales para proezas milagrosas como restaurar la visión de los ciegos, ayudar a las personas paralizadas o que han sufrido accidentes cerebrovasculares a comunicarse y curar los trastornos de salud mental. Y, de hecho, personas de todo el mundo han recibido implantes que ayudan a estos propósitos.

Por qué Neuralink sería el lider en el campo

El principal argumento de Musk y otros empleados de Neuralink es que la tecnología existente es demasiado peligrosa, engorrosa y limitada para un uso generalizado. Los implantes más poderosos de la actualidad requieren que las personas pasen por cirugías riesgosas. Además, los pacientes a menudo solo pueden experimentar los beneficios de la tecnología mientras están bajo la supervisión de médicos y especialistas.

Lea también:  Noruega penaliza a influencers que no indiquen si sus fotos fueron retocadas

Más allá de eso, la vida útil de un implante puede ser corta ya que el cerebro ve al dispositivo como un intruso. Reacciona formando tejido cicatricial a su alrededor que interrumpe las señales eléctricas.

Neuralink, entonces, ha intentado crear un tipo de implante más cercano a un dispositivo electrónico de consumo. Algo que es mucho más pequeño y más barato que los productos existentes. Tiene menos impacto en el tejido cerebral y puede procesar muchos más datos cerebrales.

Durante los últimos meses, Neuralink ha estado implantando cerdos con un dispositivo de 22,5 milímetros de ancho y 8 milímetros de grosor. El hardware tiene un chip de computación en la parte superior con 64 hilos minúsculos, o cables, que cuelgan de él con sensores en los extremos. Durante el procedimiento, los animales son llevados a un quirófano en las instalaciones de Fremont y anestesiados antes de que un cirujano les realice una craneotomía.

Una vez que se ha extraído parte del cráneo, un robot comienza a colocar los hilos en partes específicas del cerebro para que los sensores estén cerca de las neuronas y puedan leer señales claras de actividad cerebral. Esta parte del procedimiento dura aproximadamente 30 minutos, ya que el robot utiliza software de visión por computadora, cámaras de alta gama y otra tecnología para apuntar los hilos con precisión exacta. “Elon está descontento con la duración de todo el procedimiento”, dijo Max Hodak, presidente de Neuralink, en una entrevista.

La cerdita Gertrudes

En mi encuentro con una encantadora cerda llamada Gertrudes, fue muy difícil ver alguna evidencia del implante o la cirugía. La herida del animal se había curado por completo. Brincaba por su corral de metal tan al igual que los otros cerdos que no tenían implantes.Neuralink

Pero, mientras le daba de comer a Gertrudes una zanahoria y le frotaba el hocico, una enorme pantalla de computadora detrás de ella se iluminó con actividad, mostrando sus neuronas encendidas y respondiendo a mi toque. Luego, Gertrudes se tiró un pedo, lo que tomé como una aprobación de nuestra interacción.

La controversia

Por la naturaleza controvertida de las pruebas con animales y la celebridad de Elon Musk, su fundador, Neuralink es un imán para las críticas de los activistas por los derechos de los animales. La compañía ha respondido diciendo que los sujetos de prueba son atendidos por expertos en cría de animales. Además, están limitando las pruebas en primates.

En un intento por demostrar la seguridad de su tecnología, Neuralink eliminó los implantes de algunos animales. El resultado fue que regresaron a sus vidas normales sin efectos nocivos aparentes. En algunos casos, Neuralink ha logrado colocar dos implantes en un solo animal, obteniendo señales de ambos hemisferios del cerebro al mismo tiempo.

La compañía también ha logrado no solo leer la actividad cerebral, sino también enviar señales a los electrodos y estimular el cerebro. Toda esta investigación se ha llevado a cabo en el campus de 50,000 pies cuadrados de Neuralink. Las instalaciones incluyen áreas de ensamblaje de robots, fabricación de chips e hilos y cría de animales.

Musk había dicho anteriormente que a Neuralink le gustaría realizar ensayos en humanos a partir de este año. Esto, por supuesto, requeriría aprobaciones regulatorias y garantías de que la tecnología es segura. “La ambición de los ensayos en humanos este año es algo que nos encantaría hacer”, dijo Hodak.

Lea también:  Marihuana medicinal: la planta prometida

“Obviamente, es algo que no se puede apresurar y esperaremos a poder hacerlo cuando estemos listos. Aunque todavía no podemos venderlo al público, ya está empezando a parecer más un producto, algo más concreto. Ahora tenemos un Fitbit para el cerebro”.