El polémico exasesor de Alberto Fujimori, fue capturado en Venezuela hace 20 años. 

Por Redacción COSAS

La mañana del 24 de junio del 2001 el pueblo peruano se levantaba con una noticia que muchos esperaban: Vladimiro Montesinos había sido capturado en el sector de Niño Jesús, un barrio pobre en el oeste de Caracas.

Hugo Chávez, en aquel momento presidente de Venezuela, daba el siguiente mensaje: “Agarramos a Montesinos, anoche, (sábado) en Caracas”. Añadió que el antiguo asesor de Alberto Fujimori ya se encontraba confinado a la sede de la Dirección de Inteligencia Militar y habían iniciado los trámites para ponerlo a la orden de las autoridades peruanas.

24 horas después, era embarcado en un avión Antonov peruano con una docena de oficiales policiales. Este año se cumplen 20 años desde la captura de uno de los personajes más polémicos de la política peruana.

Pero esta historia no se dio de la noche a la mañana. Uno de los hombres más buscados en toda América Latina, y hasta la Interpol, Vladimiro Montesinos tiene una complicada historia que es importante repasar a casi 2 décadas del aniversario de su captura.

Poder y corrupción

Vladimiro Ilich Lenin Montesinos Torres, nació y se crió en Arequipa. A los 20 años se graduaba de la Escuela Militar de Chorrillos y se posicionaba en una prometedora carrera en el ejército, convirtiéndose en capitán.

En 1976, a sus 31 años, su vida militar llegaba a su fin. Fue acusado por de espionaje y traición. El mayor del Servicio de Inteligencia del Ejército tenía pruebas de que (Montesinos) había compartido documentos militares con la embajada de Estados Unidos en Lima.

Lea también:  Tokio 2020: Los mejores atletas internacionales a seguir en los seis nuevos deportes olímpicos

Fue expulsado, estuvo preso y se le hizo un juicio. Para su buena fortuna, su caso implicaba a muchos militares de más alto rango que él, así que salió relativamente librado de problemas. Así, el final de su carrera militar le abrió otras puertas, y reapareció poco después con un título de derecho, incorporándose al Colegio de Abogados de Lima.

Sus años cumbre llegaron cuando Alberto Fujimori se hizo con la presidencia de Perú, en 1990.

El dúo se habría conocido durante la campaña electoral. El abogado Montesinos defendió al entonces candidato Fujimori, quien había sido acusado de fraude; y así comenzó el ascenso al poder de Vladimiro M.

Con la elección ganada, se encontró al mando de los organismos de seguridad y de inteligencia. Más tarde llegaría a ser considerado como el “poder detrás del poder” por varios medios de comunicación nacionales.

Los Vladivideos

El 14 de septiembre de 2000 se difundió un vídeo en el que se veía a Montesinos entregando dinero al diputado de la oposición Alberto Kouri, en la sede del SIN, supuestamente para que aceptarse pasarse a las filas del partido de Gobierno.

El video desató el gran escándalo de los Vladivideos. En estos videos se observa cómo Montesinos sobornaba a dirigentes políticos, de empresas privadas importantes, de comunicación y de gobiernos locales para que se pusieran a disposición del gobierno. Esto eventualmente forzó a Fujimori a renunciar a la presidencia. Lo hizo vía fax desde Tokio.

Una de las imágenes transmitida por la televisión peruana en 2001. Uno de los infames “Vladivideos”.

Muchos aseguran que algunos Vladivideos fueron sustraídos ilegalmente y destruidos por el expresidente Fujimori cuando allanó la vivienda de la exesposa de Vladimiro Montesinos. Existirían otros cuyo paradero se desconoce.

Lea también:  Matrimonios y bautizos podrán celebrarse a partir del 2 de noviembre

Regreso mediático

Tras el escándalo y una separación pública con, quien en algún momento fue su mejor aliado, Alberto Fujimori, Mentesinos huyó del país en un yate que lo llevó, primero a las islas Galápagos, en Ecuador, y después a Costa Rica.

El regreso de Montesinos a Perú fue mediatizado. El día después de su captura, tanto su partida de Caracas como el aterrizaje en Lima, fueron televisados.

Tras ser capturado en Venezuela y regresado a tierra nacional “en menos de lo que canta un gallo”; comenzó el fin de una de las etapas más oscuras de la historia contemporánea peruana.

Última parada

Su primera parada: “la carceleta”. El sótano del Palacio de Justicia es donde se suele internar a las personas próximas a ser juzgadas. Desde entonces, Montesinos ha enfrentado juicios por más de 60 cargos. Así, cumple varias condenas, incluida una a 25 años de cárcel por crímenes contra los derechos humanos, emitida en 2010 y que culminará en junio de 2026.

Vladimiro Montesinos 1

Desde su condena, Montesinos ha mantenido un muy bajo perfil mediático.

Se encuentra internado en el Centro de Reclusión de la Base Naval del Callao, la misma que diseñó para hacerle la vida imposible a Abimael Guzmán.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.