En el mes de nuestro bicentenario, vale la pena mirar atrás y recordar las celebraciones de hace 100 años, cuando el Perú cumplía su primer siglo de vida republicana. 

Por Arianna Gonzáles

Este 28 de julio de 2021 se celebrarán doscientos años de vida republicana. Una celebración que permite concebirnos y celebrarnos como nación creciente pero que también nos invita a mirar al pasado, a fin de reconocer los procesos y cambios a los que hemos tenido que enfrentarnos en estos dos siglos.

Por ello, resulta vital repasar cómo era la vida hace 100 años, cuáles eran las costumbres, tradiciones y porqué no preguntarnos, ¿Cómo se celebró el centenario de nuestra independencia?

100 años atrás

100 años peru

El Congreso en medio de las celebraciones por el centenario.

Corría 1921 y Augusto B. Leguía gobernaba nuestro país un siglo después de que San Martín nos haya proclamado como una nación libre e independiente.

Las celebraciones patrias no solo incluyeron actos protocolares como los que contemplamos hasta nuestros días, sino la inauguración de plazas y monumentos que transformaron Lima.

El entusiasmo que invadía las calles de la capital se describe por varios historiadores como “nunca antes visto” y no era para menos, las inauguraciones en distintos puntos de la ciudad llenaban de orgullo a los citadinos que veían una nueva Lima, embellecida y llena de vida.

El inicio de los actos oficiales se llevó a cabo con la inauguración del monumento al Libertador José de San Martín en su plaza homónima el 27 de julio de 1921.

100 años peru

Damas limeñas en las celebraciones del centenario en el Palacio de Torre Tagle.

A este, le siguió un festín de reuniones en bares y clubes, que se hizo más notorio con la llegada del centenario a la media noche, cuando la gente comenzó a entonar el himno nacional.

Lea también:  Guía COSAS: 7 Bares de Barranco para celebrar un bicentenario bohemio

Similar emoción se compartió en el día central de la celebración, el 28 de julio, donde el deporte y el entretenimiento eran símbolo de celebración.

Mientras la liga peruana de ‘foot-ball’ organizó carreras de resistencia y velocidad en la avenida Grau, los niños pudieron disfrutar de funciones de cine y los adultos de las fiestas en clubes como el Ciclista Lima y Ciclista Callao.

Las celebraciones incluyeron recibir a delegaciones de diversos países como los representantes de Argentina, Francia, Colombia y España, así como enviados del Papa, que fueron partícipes de los banquetes oficiales.

100 años

Las celebraciones se extendieron hasta 1924 cuando se celebraron cien años de la Batalla de Ayacucho.

Las cordiales invitaciones a mandatarios extranjeros eran un instrumento de propaganda de la Patria Nueva, nombre con el que se denominó la política general de Augusto B. Leguía.

El mostrar una Lima nueva y llena de lugares para recorrer en familia, mientras celebrábamos el siglo de vida republicana, convencía a los ciudadanos de que eran parte del camino hacia la construcción de un país mejor

Cien años después, quizás la pandemia nos prive de las celebraciones a las que estamos acostumbrados. Sin embargo, si hay algo que no podemos pasar por alto es que continuamos en el camino hacia el país que tanto anhelamos. Y eso, es trabajo de todos.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.