La firma clásica neoyorquina Brooks Brothers, fundada en 1818, conmemoró su aniversario número 200 con una cena especial para padres e hijos en el restaurante Franklin de San Isidro, buscando homenajear la herencia que la marca ha traspasado año tras año en familia.