Reunimos a los deportistas nacionales que más destacaron en la competencia. Por segundo año consecutivo, la popular prueba de triatlón se realizó en Lima. ¿Qué retos superaron antes de llegar a la meta?

Fotos de Josip Curich

Ironman

El Ironman 70.3 abarca 1,9 km de natación, 90 km de ciclismo y 21,1 km de atletismo. En Lima se realizó el domingo 22 de abril.

Para superar una prueba como esta hace falta algo especial. No es cuestión de tener una condición genética privilegiada o un talento superlativo. Tampoco se trata de soportar con estoicismo una tortura. Lo importante es ser constante, disciplinado, saber exigirse, armonizar el trabajo del cuerpo con el de la mente, y disfrutar. Sobre todo eso: disfrutar.

Morayma Segura quedó primera en su categoría (30-34 años). Completó la competencia en cinco horas y un minuto. Para estar acorde con los tiempos, imagina ver dos veces seguidas “Avengers: Infinity War”. Ahora imagina dedicar todo ese tiempo a nadar, pedalear y correr. Es lo que hizo Morayma Segura, y lo hizo feliz. “Lo que quería era divertirme. Disfruto ese tiempo conmigo misma que a veces no tenemos. Ese momento en que estoy sola es un momento de terapia, de ver qué quiero, qué es lo que está pasando dentro de mí. El triatlón me ha enseñado a estar conmigo misma; mis carreras son terapéuticas”, dice Morayma, quien además de entrenar de lunes a domingo, dicta clases en KO Urban Detox Center y es madre de dos hijos pequeños.

Gracias a su performance en el Ironman, clasificó al Mundial de Sudáfrica en setiembre, pero no tomó el cupo porque este año quiere dedicarse a estudiar. En Chile, espera por ella un diplomado en Ciencias de la Actividad Física.

Una vez más, Juan Miguel Raffo fue uno de los organizadores del Ironman 70.3 Perú. “La segunda edición se realizó con gran éxito, con más de mil participantes. Se hizo mejoras en la pista de ciclismo y se modificó la ruta de la carrera”, detalla Juan Miguel, que finalizó cuarto en su categoría (50-54). Para él, no solo fue un privilegio competir en una prueba tan exigente, sino además ver cómo su hija María Pía también conseguía un lugar en el podio. “Durante el último año hemos competido juntos en tres Ironman 70.3 y hemos compartido podio en dos oportunidades”, añade, antes de anunciar que ya está confirmada la tercera edición del Ironman 70.3 Perú para el próximo año, en el mismo circuito de la Costa Verde.

María Pía Raffo fue la primera peruana en llegar a la meta, y la primera en su categoría (18-24) con un tiempo de cinco horas y veintiséis segundos. “Mi papá es el que me levanta de la cama a las cinco de la mañana para salir a entrenar”, cuenta. Lleva un año participando en esta clase de competencia. Entrena por las mañanas, luego va a sus clases en la universidad y, por la tarde, retoma sus entrenamientos. “Lo que más me gustó de la carrera es que fue en mi país y que en la ruta del running, que es la parte fuerte porque es al final, te cruzabas con personas conocidas que te alentaban para seguir empujando un poco más”, dice María Pía. Este año, su siguiente gran objetivo es el Mundial de Sudáfrica.

Ironman70.3 Lima 💕🇵🇪🏆🤭

A post shared by Maria Pia Raffo (@mariapiaraffo) on

Hazaña en común

Vladimir Figari, nuestro triatlonista más mediático, no se perdió la cita. “Tuve una natación bastante aceptable, pero durante la etapa del ciclismo un desperfecto mecánico en la rueda redujo mi promedio de velocidad”, detalla. Para Vladimir, el trote fue la etapa más complicada; venía cargado muscularmente luego de participar en la maratón de Boston seis días atrás. “Felizmente pude mantener un buen paso”, dice.

Algunas de Totoras 2018.

A post shared by Vladimir Figari Testino (@vladimir_figari) on

Su performance le valió para terminar primero en su categoría (45-49) y ser el segundo peruano mejor ubicado en la general. El tercero fue otro experimentado, Salvador Ruiz-González, quien también fue el mejor peruano en su categoría (30-34) y, como Figari, venía de competir en la maratón de Boston. “Tuvo las condiciones climáticas más duras de los últimos treinta años”, apunta sobre la legendaria maratón.

Posted by Salvador Ruiz – Tri on Monday, April 23, 2018

Salvador sabía que el Ironman de Lima iba a resultar un reto complicado; arrastraba una fatiga muscular importante, pero logró completarlo en cuatro horas y veinticuatro minutos. “Apenas me bajé de la bici y salí a correr, sentí mucho dolor en los isquiotibiales, tanto que me puse a llorar, no había corrido ni quinientos metros y ya me estaban doliendo las piernas como si hubiese corrido tres maratones”, relata. “Empecé a caminar un poco, bajé el ritmo, dejé que el cuerpo se aclimatara al momento y, poco a poco, fui aumentando mi velocidad”.

¡El arranque de nuestras atletas profesionales! #IM703PERU 💪

A post shared by Ironman 70.3 Perú (@ironman70.3peru) on

También destacaron en el certamen Lorena Imaña y Eric Más, ambos en sus respectivas categorías de 25-29. Lorena quedó en primer lugar y Eric en el segundo –por detrás de Christopher Portugal, el peruano mejor ubicado en la clasificación general–. Él entrena alrededor de quince horas semanales, a la par que trabaja a tiempo completo en un banco. Practica triatlón desde hace cuatro años. “Empecé compitiendo en dos Ironman completos. En el primero quedé cuarto. Sentía que era algo loco, diferente, difícil de alcanzar”, afirma. “Antes corría cinco kilómetros y me cansaba”.

Ironman

Morayma Segura, Eric Más, Vladimir Figari, Lorena Imaña, Salvador Ruiz-González, Juan Miguel y María Pía Raffo sacaron cara por el Perú en el certamen internacional

“He estado doce semanas enfocada en esta competencia”, cuenta Lorena, quien además es nutricionista. Lorena siempre compara este tipo de competencias de largo aliento con una versión de la propia vida. “Hay momentos en los que te va bien, luego te va mal; hay percances, tienes que replantearte todo, debes superar obstáculos; tienes diferentes sensaciones”, dice. “Más allá de competir contra los demás, es una carrera contra ti mismo”.

El primero en llegar

Christopher Portugal fue nuestro compatriota mejor ubicado en la clasificación general. “Comencé una nueva etapa en este deporte, porque cambié de entrenador este año y la verdad es que estoy muy contento con la decisión”, comenta Christopher, quien, aparte de ser un gran atleta, es gerente de operaciones en un laboratorio farmacéutico en Arequipa (por este motivo no pudo estar presente en la sesión de fotos). “Busco un equilibrio entre mi trabajo y el deporte, porque las dos cosas me apasionan”, añade.

Ironman

Este año, Portugal cambió de entrenador.

Para Christopher, la parte más difícil de la competencia fue la media maratón. “Es la última etapa de la carrera; empiezas a correr muy cansado. Es la etapa más mental y dolorosa, pero siempre trato de disfrutarla. Estoy muy feliz con mi tiempo (completó la competencia en cuatro horas y trece minutos, en la categoría 25-29). De hecho, me sorprendí un poco al llegar en una posición tan buena, dado que sabía que había muy buenos competidores de todo el mundo y que, si quería ganar, tendría que arriesgarme en apretar un poco más de lo que podía en cada disciplina. Dolió bastante, pero al final valió la pena”, confiesa.

Camino al cañón del colca! @3,700 metros 🙌

Posted by Christopher Portugal on Saturday, April 29, 2017

Christopher ya se prepara para nuevos retos. “Este año quiero terminar en el top 5 del ranking mundial del Ironman 70.3, además de participar en el Mundial de XTerra, tratando de quedar dentro de los primeros tres del mundo. El próximo año trataré de representar al Perú en los Juegos Panamericanos de Lima”.