Tras una exitosa carrera como modelo internacional, la peruana Natalia Gallardo ha encontrado en el yoga y el coaching la clave del crecimiento espiritual. En la siguiente nota, la creadora del programa Naturalsexy comparte con nosotros un concepto de belleza que va más allá de lo físico, y nos invita a reflexionar sobre aquellas cosas esenciales de la vida que muchas veces pasan desapercibidas ante nuestros ojos.

Para mí la belleza nunca fue nada físico. Empecé mi carrera como modelo a los 16 años, luego de que Susy Dyson -por intermedio de Patricia Maguil– mostrara una fotografía mía a la agencia Ford Models. Hallaron en mí cierto parecido con la actriz Isabella Rosellini y se ofrecieron a representarme en Nueva York. Lo que más me gustó de esa etapa fue que conocí a muchísima gente. Modelos, fotógrafos, productores: fue enriquecedor. Además de que pude viajar por todo el mundo. Ahora mismo podría coger un mapamundi y marcar con banderas todos los lugares que he conocido gracias al modelaje. Créeme que no cambiaría por nada esa experiencia.

Recuerdo también que en esos años no tenía tiempo para nada. Andaba de avión en avión, de isla en isla, y en aquel momento no existían los cursos online como ahora, que puedes estudiar mientras viajas. Pero eso no impidió que devorara libros de crecimiento espiritual. Y es que desde muy joven tenía una fuerte motivación por este tema. A los doce años leía a Siddharta, contenidos profundos. Más tarde me avoqué a la psicología y el bienestar, y de pronto llegué al yoga. 

Lea también:  El nuevo Aeródromo Walter Braedt Segú: a cinco minutos de Máncora

Fue como a los 15 años. Una maquilladora y una Stylist con las que viajaba mucho me enseñaron. Una de ellas incluso me enseñó a pararme de cabeza. Fue divertido. Después, viviendo en Manhattan, iba al gimnasio y allí impartían clases de yoga en diferentes tipos. Como no los diferenciaba entonces, me metía a cualquier lección. Pero estoy convencida de que el yoga lo descubrí hace muchas vidas atrás. Siendo aún una niña, me dibujé en una postura de yoga sin conocer de esta disciplina. 

Natalia Gallardo Crecimiento Espiritual (2)

Luego empecé a frecuentar el Miami Life Center, donde aprendí de mis maestros durante poco más de dos años y medio el yoga ashtanga. Para mí fue un honor que uno de mis ellos me eligiera como aprendiz, es una inmensa gratitud la que siento, ya que ahora yo transmito sus enseñanzas. 

Si me preguntan qué beneficios ha traído a mi vida el yoga, diría que me ha ayudado de muchas formas a nivel espiritual, mental y emocional. Esta práctica te permite controlar la mente y alcanzar un estado óptimo para la meditación. Además, te ayuda a ser más compasiva, juzgar y juzgarte menos, y a desarrollar el desapego, que es a lo que uno quiere llegar.

A muchos les da terror pero el amor solo existe en el desapego, solo puede darse en plena libertad. Luego de años en Estados Unidos, decidí radicar aquí en Perú. Eso sí: no sé hasta cuándo me quede. Soy una persona bastante libre, no me gusta aferrarme a nada y diría que tampoco a nadie. Tengo pareja y lo quiero muchísimo pero estoy convencida de que el amor siempre va de la mano con ser  libres. 

Lea también:  Subaru Evoltis, la SUV de 3 filas, garantiza máxima seguridad y confort

El yoga me enseñó eso y me volvió más observadora. Ya no me meto en el drama, no me creo la película de mi mente, o donde algunas inseguridades me pueden llevar. Esta disciplina me ha ayudado a calmar mi mente incluso en las circunstancias más difíciles, a estar relajada y no tomarme las cosas de manera personal.   

Natalia Gallardo Crecimiento Espiritual (4)

En este camino de crecimiento espiritual descubrí el coaching. Recuerdo que desde que estaba en el colegio me decían que era buena escuchando y brindando consejos. Pero fue hace unos años recién que un amigo me dijo que era su coach sin saberlo. ‘Eres una coach natural’, fueron sus palabras. Él había ido a terapias y sabía más de la materia, por eso me aconsejó que estudiara. Yo ni siquiera sabía que eso se podía estudiar. Para mí era algo tan normal, tan propio de mí. Seguí el consejo de mi amigo y ahora es algo que me gusta muchísimo. Es una bendición poder trabajar en lo que te encanta y a mí me encanta compartir, guiar a la gente hacia una vida más saludable, llena de paz

Retomando lo que dije al inicio, con tantos años en la industria de la moda, el físico nunca me llamó la atención. Menos aún ahora, que he aprendido a sentir la energía de las personas y que creo en la belleza integral. Esta proviene del interior, se irradia en forma de energía armoniosa y la sientes en la vibración. Hay gente que no cumple estrictamente con el ’90-60-90′ pero es tan rica su vibración y son tan seguros de ellas, y tan llenas de luz, de amor para compartir, que para mí eso es belleza. 

Lea también:  Iniciativas peruanas al rescate de las playas contaminadas

Natalia Gallardo Crecimiento Espiritual (3)

Ahora bien, el camino de la espiritualidad no significa desconectarse completamente de la realidad. Por el contrario, implica un profundo nivel de conciencia. Por eso a todos les recomiendo estar siempre presentes, que no se nos pasen los detalles preciosos de la vida. Escuchar los pajaritos cuando nos levantamos, el agradecer por todo, así estemos pasando por momentos complicados. Ocurre muchas veces al día, incluso se nos puede pasar una década así, en ese estado. Y luego nos preguntamos: ‘¿Dónde he estado emocionalmente todo este tiempo?’.

Tomar consciencia de esto y aprovechar los recursos que tenemos en nuestro interior siempre disponibles es una elección. El meditar es una gran herramienta que nos ayuda y nos permite participar activamente del estar vivos, ya que no es solo se trata de vivir por vivir. De esta manera podremos disfrutar más y crear más bonito. Porque de eso se trata todo: creamos constantemente, atrayendo con consciencia”.