Algunos hinchas consideran a la presidenta de Croacia Kolinda Grabar-Kitarovic como el amuleto de su selección, y este domingo estará en la tribuna del estadio Luzhniki para la histórica final. ¿Le seguirá trayendo buena suerte al equipo liderado por Luka Modric?    

Su sencillez y pasión por el fútbol ha hecho -como era de esperarse- que gane seguidores. Especialmente tras dos partidos: Croacia-Dinamarca, porque lo vio desde las gradas del estadio como cualquier aficionado al fútbol. Y por el de cuartos de final, contra Rusia. Gracias a la invitación del primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, lo vio desde el palco presidencial y cuando su equipo metió gol, no tuvo ningún reparo en gritarlo frente a él.  Y ni qué decir de su visita al camarín de los jugadores.

El partido contra Inglaterra se lo perdió, pues debió asistir a la cumbre de la OTAN en Bruselas, pero no perdió la oportunidad para promover a su selección. Además, quien se convirtió en la primera presidente mujer de Croacia también publicó fotos en Twitter regalándole la camiseta de su país a su  homólogo estadounidense Donald Trump y a la primera ministra británica Theresa May.

“La atmósfera era maravillosa porque todos los aliados estaban animando a todos nosotros. Es bueno de hecho que los cuatro equipos que llegaron a semifinales son de la Alianza”, le dijo a la prensa en Bruselas. “(El presidente de Francia Emmanuel) Macron y yo nos pusimos de acuerdo en vernos en Moscú el domingo así que allá estaré animando al equipo”, le comentó a la prensa.

Lea también:  Rusia 2018: así puedes comprar entradas para el Mundial

De por sí,  Grabar-Kitarovic siempre ha llamado la atención en los medios. Una razón, claro está, es porque es la primera presidenta electa en el país. Pero también por su trayectoria: ha trabajado como embajadora de Croacia en Estados Unidos y ha sido Asistente del Secretario General de la OTAN.

¿Estrategia política o genuino fanatismo? En 1990, el primer presidente de Croacia, Franjo Tudjam, aseguró que los mejores embajadores de la nación son los deportistas. Así, el fútbol -y más aún la popularidad que ha ganado la selección- tiene consecuencias positivas tanto a nivel social como político del país.

Sin duda, es conveniente que la presidenta esté involucrada. Aún así, el país está dividido. Al menos así lo muestran las redes sociales. Algunos están en contra del rol de Grabar-Kitarovic, mientras que otros la consideran el nuevo amuleto de su selección de fútbol. Más aún porque ella ha pedido que se le descuente de su sueldo los días no trabajados. Ese es el escenario: un gol de Croacia puede significar varios puntos de popularidad. Los resultados del domingo hablarán por sí solos.