Helen Mirren, la ganadora del Oscar reflexiona sobre la política en el teatro, cómo no caer en la trampa de los estereotipos y por qué lo sexy no es tan interesante.

Por: Laura Regensdorf, corresponsal de Los Ángeles para COSAS.

 

En una temporada de incertidumbre, es aconsejable consultar los oráculos. El príncipe Harry buscó el consejo de la reina Isabel antes de dejar Londres, zanjando diferencias entre tazas de té. Unos días más tarde, mientras Estados Unidos se preparaba para el Súper Martes, Helen Mirren, también ‘La Reina’, por su actuación ganadora del Premio de la Academia en  2006, musitó sus propias sabias palabras. “Todo cambia. Todo es cíclico ”, dijo la actriz de 74 años en una entrevista telefónica desde Los Ángeles, refiriéndose a la tumultuosa situación política en ambos lados del Atlántico. “Algo emocionante y, a veces, deprimente, pero al mismo tiempo fascinante, de envejecer, es ver cómo la vida cambia de la manera más inesperada”.

Helen Mirren

“Algo fascinante, y a veces deprimente, de envejecer, es ver cómo la vida cambia de la manera más inesperada”, confiesa Helen Mirren.

Mirren lo ha visto todo; Todos hemos visto a Mirren. Desde que interpretó a Cleopatra a los 20 años en el Old Vic de Londres, se ha forjado su lugar como una monarca indomable. El ejemplo más reciente es la miniserie de HBO de 2019, ‘Catherine the Great’. “La historia realmente no quiere que las mujeres tengan éxito”, dijo la actriz en una entrevista el otoño pasado. “Y si lo consiguen, tienen que haber obtenido, básicamente, a través del sexo”. (Difícil imaginar cómo se sintió Mirren cuando, durante sus primeros días en la Royal Shakespeare Company, una revista le confirió el siguiente titular: “La reina del sexo de Stratford”). Aún así, la actriz tiene un magnetismo innegable, al punto que Mirren es el rostro para las campañas de belleza de L’Oréal Paris desde 2014.

Lea también:  Alejandro Osterling: sacándole retorno a la vida

COSAS: Has interpretado a muchos monarcas. En tiempos de conmoción real, como el que se está dando con el Príncipe Harry y Meghan Markle, ¿sientes una extraña resonancia, dado que has pasado tanto tiempo dentro de la cabeza de Isabel II?

Helen Mirren: Desde mi punto de vista, hicieron exactamente lo correcto, alejarse. Creo que la familia real británica ha estado tratando de alinearse más con las otras familias reales del hemisferio occidental. Con los daneses o los suecos, por ejemplo. Esas monarquías son mucho más accesibles. Creo que cuando la reina muera, habrá un cambio muy grande. No soy monárquica. No creo en las aristocracias y demás. Dicho esto, prefiero un monarca benigno y no político a un dictador.

Helen mirren cleopatra

Mirren lo ha visto todo; Todos hemos visto a Mirren. Desde que interpretó a Cleopatra a los 20 años en el Old Vic de Londres, se ha forjado su lugar como una monarca indomable.

 

La política está muy presente en el mundo del tipo de teatro que realizas, desde Shakespeare hasta su trabajo en ‘The Audience’. ¿Qué opinas de la política actual estadounidense, con los giros (casi teatrales) que se vienen dando, y los candentes debates en las primarias?

Lo maravilloso, brillante y grandioso del teatro es la forma en que puede reflejar, definir y otorgarnos una comprensión más profunda de lo que le está sucediendo a nuestro mundo. Me parece una función increíblemente importante que tiene el drama, y ​​agregaría a las películas dentro de esta categoría. Hace quince años, incluso diez años, incluso cinco años atrás, nunca hubiera imaginado que vería lo que está sucediendo no solo en Estados Unidos, sino en todo el mundo. Simplemente te enseña una vez más que nada es estático. Soy una gran creyente en aprender de la historia. Trato de involucrarme lo más posible en piezas de drama o documentales o cualquier cosa sobre el Holocausto. Estamos perdiendo a esa generación de personas que lo experimentaron de primera mano. Y me parece increíblemente importante que, como raza en este planeta, recordemos de lo que somos capaces. Qué terribles, qué monstruosos somos capaces de ser. Tenemos que recordar eso, para que no volvamos a repetirlo. 

Lea también:  El regaño del príncipe Harry a Meghan Markle durante el Trooping the Colour

COSAS: ¿Tienes una película o libro favorito que consideres un pilar de vida? 

Helen Mirren: Toda la gran literatura nos fundamenta: literatura moderna o literatura clásica. Consideremos el Coriolanus de Shakespeare, por ejemplo. ¡Qué increíble pieza sobre política, sobre la población y sobre la votación! Comienza con una revolución, y lo interesante de Coriolanus es que puede usarse como una diatriba para la derecha y una diatriba para la izquierda. Se puede usar de ambas maneras, lo cual es absolutamente fascinante.   

COSAS: Una vez dijiste que, al principio de tu carrera, “caí en el cliché de la sensualidad: cabello rubio, tetas, cintura”. La idea de la sensualidad parece seguirte sin importar tu edad. ¿Como sociedad, cuánto ha evolucionado nuestro concepto de lo sexy?  

Helen Mirren: No mucho. Yo nací con una figura que encajaba perfectamente dentro de lo considerado sexy en los años 50s. Me mortificaba enormemente. Era vergonzoso, humillante. Simplemente nunca me gustó. Yo quería ser, ya sabes, una chica delgada, vestida de negro, con un cigarrillo Gitane en la mano… una una Françoise Hardy. Y simplemente no estaba construida así. Tuve que lidiar con la figura que me tocó, pero al mismo tiempo no permitir que gobernara mi vida. Si por sexy te refieres a que “los hombres quieren follarte”, efectivamente siento que es un término que no ha evolucionado mucho. Y, eso es lo que entendemos cuando hablamos de sexy, ¿no? Lo que realmente quiere decir. Porque hay otras muchas palabras que describen ciertos atractivos, como el ser interesante, o elegante, tener gracia o personalidad. Hay muchas otras palabras para usar, pero que no llegan a ser equivalentes a sexy

Helen Mirren joven

“Yo nací con una figura que encajaba perfectamente dentro de lo considerado sexy en los años 50s. Me mortificaba enormemente”, recuerda Helen Mirren.

COSAS: Me parece interesante cómo las mujeres ven a otras mujeres. Como un sentido extremo de uno mismo. Una exudación de poder que es también fuertemente intoxicante.

Helen Mirren: Esas palabras son geniales, ¿no? Mucho mejores que la palabra sexy. Tal vez solo tenemos que encontrar una terminología diferente. Todos esos términos funcionan muy bien: ‘exudar confianza’. Por supuesto, ninguno de nosotros (hombres o mujeres) tiene tanta confianza. Podemos exudarla como un locos, pero por dentro todos somos unas pequeñas gelatinas. 

Lea también:  Anne de Edinburgo: Una princesa con personalidad

COSAS: Pareces estar alineada físicamente, tanto en tu trabajo como en tu vida. ¿Cómo te mantienes en balance?

Helen Mirren: Bueno, me cuido un poco. No soy obsesiva en ningún sentido. Paso por etapas de hacer ejercicio, aunque nunca parecen durar más de un mes o dos. Paso por fases de comer muy, muy, muy, muy bien. Mi peso siempre ha mantenido en el mismo rango, fluctuando entre uno y cinco kilos, más o menos. Cuando llego al tope más alto digo, ‘Uh-oh, es hora de lidiar con esto’. “Hacer de todo, pero no hacer demasiado de nada” siempre ha sido mi mantra.