Las galas están hechas para que el público pase un buen rato y que, por consiguiente, los concursantes salgan contentos. Pero la historia puede variar -y ser objeto de burlas y críticas- cuando uno de los  premiados, en este caso, una mujer con varita en mano y sonrisa “Colgate”, es galardonada con la preciada corona de la belleza universal y que, en cuestión de segundos, le sea arrebatada por un error (descomunal) del presentador. Pero Steve Harvey no ha sido el único que ha hecho un tropiezo mediático… también hay otros que, como él, ha cometido un fail disaster. ¿Cuáles han sido los errores más populares de los últimos años? Hagamos un repaso por ellos, comenzando por el Miss Universe crasher.

Steve Harvey, Miss Universo

 

La reina destronada

Empezamos por lo más reciente. Este domingo se llevó a cabo una edición muy especial del certamen de Miss Universo. ¿Por qué? Para empezar, porque ésta marcó un punto de partida con respecto a la participación de Donald Trump en este tipo de certámenes. Como se recuerda, las polémicas declaraciones contra los latinos que tuvo el candidato a la presidencia de Estados Unidos desataron una batalla legal y de auspiciadores que acabaron por sacar de la organización del certamen al magnate. Este ya era un buen comienzo. Y todo transcurrió bastante bien, entre risas y los buenos ánimos del presentador Steve Harvey, que no se imaginaba el vergonzoso papel que protagonizaría más adelante.

En el momento más importante de la noche, el comediante coronó a Ariadna Gutiérrez, Miss Colombia, quien tuvo los instantes  más gloriosos de su vida, hasta que llegaron los más horribles. La organización, de inmediato, le hizo notar a Harvey que se había tratado de un error porque la corona en verdad le correspondía a Pia Alonzo, Miss Filipinas. Al terminar la transmisión, el resto de concursantes fueron a consolar a la colombiana, que se deshizo en llantos.

Lea también:  Cuando el rey Juan Carlos conoció a Miss Universo y doña Sofía posó con una llama

https://www.youtube.com/watch?v=FViZX7jBnwk

El siguiente error

Claramente Steve Harvey no ha sido el único presentador en cometer un error así. Cinco años antes del incidente del Miss Universo 2015, algo muy similar ocurrió en la final de Australia’s Next Top Model. Mientras que Kelsey Martinovich comenzó a celebrar que había ganado un carro, un contrato como modelo en Nueva York y dos campañas por más de 40 mil dólares, la presentadora Sarah Murdoch se llevó una mano a la oreja para recibir indicaciones de la producción: había cometido un terrible error.

La verdadera ganadora del concurso era Amanda Ware. El público reaccionó igual que en el certamen de Miss Universo. La diferencia fue que Martinovich, a diferencia de Gutiérrez, tomó todo con mucho humor y se preocupó primero en calmar la culpa de Murdoch.

Una mala nota

La gala 27 de los Premios Goya se llevó a cabo en febrero de 2013 y es recordada por un gran “fail”. Los protagonistas esta vez fueron dos personas: Adriana Ugarte y Carlos Santos. Cuando se encontraban en la categoría de Mejor Canción anunciaron que el premio era para “Los niños salvajes” cuando en realidad le correspondía a “Blancanieves”. Corrigieron sobre la marcha, cuando los primeros “ganadores” ya se encontraban bajando por las escaleras.

¿Un error o un capricho?

No podemos decir a ciencia cierta que se trató de un error, pero este es uno de los episodios más recordados y polémicos en la historia de los Oscar. Jack Palance se encargó de entregar el premio a Mejor Actriz Secundaria y, tras decir los nombres de las nominadas, anunció que la estatuilla era para Marisa Tomei. Las dudas despertaron de inmediato, no porque la actriz no fuese talentosa, sino porque ella había participado en una comedia un poco más ligera que los dramas en los que habían participado las demás competidoras.

Lea también:  Sin Prejuicios: Entrevista a Micheille Soifer

Lo que lo diferencia de Steve Harvey es que esto podría haber ocurrido con premeditación y alevosía. Aunque nunca se llegó a conocer la verdad, los rumores indican que Jack Palance, conocido por sus problemas de alcoholismo, estaba ebrio durante la entrega y dijo el primer nombre que le vino a la cabeza. Otras versiones aseguran que el legendario actor les había apostado a sus amigos que podía entregarle el Oscar a quien le diera la gana. La verdad es que todo indica que, aunque no le quitaron la estatuilla, el premio no era verdaderamente para Tomei.