Ernst Hannover, el marido de Carolina de Mónaco y uno de los jefes de una de las familias reales más importantes del mundo, fue arrestado dos veces a finales de julio, una de ellas con ingreso obligado a un hospital psiquiátrico.

Por Alejandra Grau

Ernst de Hannover ha caído en una crisis de la que parece que no puede salir. El pasado 15 de julio fue detenido por la policía e ingresado a la fuerza en un hospital psiquiátrico tras un altercado en el que amenazó a la policía con un cuchillo. Tras ser liberado intentó ajustar cuentas con un bate de béisbol con los mismos agentes. Esto le valió una segunda detención. Esta semana llegó el tercer round del polémico ‘royal’.

Ernst de Hannover

Ernst de Hannover salió en libertad por tercera vez en seis semanas tras conductas agresivas.

El todavía marido de Carolina de Mónaco (si bien están separados) salió en libertad después de una nueva detención de las autoridades austriacas. El arresto tuvo lugar el pasado lunes en su pabellón de caza de Grünau mi Almtal.

Durante el arresto, numerosos policías rodearon la propiedad y le llevaron detenido por “amenazas peligrosas y por causar daños materiales y coacción” a un matrimonio de empleados de la finca. La pareja denunció a Ernst, de 66 años, a las autoridades por esos delitos. Según apunta el medio Kronen Zeintung, encargado de publicar en primera instancia las otras detenciones también, el príncipe alemán, además de haber arrancado una señal de tráfico y haber roto ventanas, amenazó a los esposos diciendo que “o se movían más sigilosamente o les enviaría una banda de matones”.

Lea también:  Royal baby boom: Charlotte Casiraghi, embarazada de su segundo hijo

Es posible que estos arranques descontrolados de agresión se deban a un consumo de narcóticos como la cocaína. Tras su estadía en el Hotel Country de San Isidro, donde se hospedó cuando viajó para el matrimonio de su hijo Christian, distintas fuentes declararon verlo consumiendo la droga en el bar. De hecho, Ernst fue llevado de emergencia en una ambulancia a la clínica durante la recepción de la boda en el Museo de Osma.

Ernst de Hannover en Lima

Ernst de Hannover en Lima en 2018 en el matrimonio de su hijo Christian con Alessandra de Osma.

La crisis Ernst de Hannover y el distanciamiento de su familia

Tras el arresto, el padre de Christian de Hannover, que recientemente se ha convertido en abuelo de dos mellizos, hijos de Chrisitan y de la peruana Alessandra de Osma, fue trasladado a la cárcel austriaca de Wels, donde fue puesto en libertad después de poco más de 48 horas en el día de ayer. Cabe resaltar que su hijo Christian está actualmente distanciado de su padres. Tanto él como su esposa llevan una vida tranquila, hogareña, ordenada y de hábitos muy saludables que nada tiene que ver con la de Ernst.

De nuevo, parece que Ernst de Hannover ha salido sin demasiados problemas de los altercados que ha causado. Sin embargo, en esta ocasión las cosas serán un poco distintas. Según ha dictaminado el juez asignado a su caso, en adelante tendrá que afincarse en un domicilio concreto. No puede tener contacto con las víctimas o volver al lugar del arresto.

Ernst de Hannover y Carolina de Mónaco

Tiempos mejores: Un elegante Ernst de Hannover del brazo de su esposa Carolina de Mónaco.

Este nuevo encontronazo con la justicia supone la continuación de una época especialmente mala para el marido de Carolina de Mónaco. Además de las dos detenciones que tuvieron lugar en julio con unos días de diferencia, el príncipe alemán mantiene un enfrentamiento de largo recorrido con su primogénito Ernst August, con el que se enfrentó antes de su boda en 2017 con Ekaterina Malyshevava por temor a que un divorcio de la pareja supusiera pérdidas económicas para la Casa Hannover.