Kim Kardashian solicitó el divorcio de Kanye West en febrero, meses después de que terminara la filmación de la temporada más reciente de “Keeping Up with the Kardashians”.

Por Benjamín Palma

“Keeping Up with The Kardashians” se despide de la televisión con su última temporada y los socialités acaban de terminar el rodaje de sus últimas vacaciones para el programa. Lo que debió ser un momento lleno de emociones para la familia y sus seguidores, para Kim Kardashian fue todo menos eso. Los problemas en su relación con el rapero Kanye West la vieron comenzar el trip con el pie izquierdo.

Galletas de la discordia

Durante el episodio del jueves, el penúltimo antes del final de la serie de la próxima semana, Kim llegó al lugar de vacaciones de la familia en Lake Tahoe e inmediatamente dirigió su ira a… ¿un plato de galletas en la cocina?

“¿No dije que no a estas galletas? Las tienen que quitar. Gané 15 libras, esto es una broma. Las voy a tirar en el baño”, dijo. A pesar de los esfuerzos de Kendall y Khloé para mantener la situación bajo control, Kim insistió en desaparecer las galletas y pidió saber dónde estaba su cuarto para “nunca volver a salir”.

Lo que no muestran las cámaras

En su confessional, Khloé aclaró lo que realmente estaba sucediendo. “Kim ha estado luchando en privado sobre su relación y es difícil, porque Kim claramente está redirigiendo gran parte de su frustración, tristeza e ira. Y, ya sabes, a veces simplemente te desquitas con algo que no tiene nada que ver con lo que estás pasando”.

Kim y Kanye

Kim Kardashian le solicitó legalmente el divorcio a Kanye West hace menos de 4 meses.

La frustración que Kim dirigió hacia la comida era realmente hacia sus problemas con Kanye. Recordemos que durante la filmación, Kim y Kanye, de 43 años, todavía estaban juntos después de atravesar un año tumultuoso. Este incluyó la carrera presidencial fallida del rapero, rumores de divorcio y más drama público.

Lea también:  Kim Kardashian y Kanye West serán padres por cuarta vez

Fue recién el febrero cuando Kim Kardashian solicitó el divorcio a Kanye West, luego de 7 años de relación y 3 meses de rumores.

Emociones al rojo vivo

Pasado un rato, Khloé se acercó a conversar con Kim para ver cómo se encontraba. La realidad es que la gurú de la belleza, antes de partir a Tahoe, tuvo una gran pelea Kanye, quien no la acompaña en al viaje.

Las imágenes pasaron a las secuelas de la pelea de la ex pareja, con Kim llorando a sus hermanas por lo que había sucedido. “Honestamente, ya no puedo hacer esto”, dijo entre lágrimas. “¿Por qué sigo en este lugar donde estoy atrapado durante años? Él va y se muda a un estado diferente, cada año, tenemos que estar juntos para poder criar a los niños, ¿sabes? Y él es un padre increíble, ha hecho un trabajo increíble…”

Kim K

Kim llorando de impotencia y frustración en el último episodio de “Keeping Up with The Kardashians”.

Kim continuó: “Creo que se merece a alguien que pueda apoyar cada uno de sus movimientos, ir a seguirlo por todas partes y mudarse a Wyoming. No puedo hacer eso. Él debería tener una esposa que lo apoye en todos sus movimientos y viaje con él. Me siento como un maldito fracaso, es como un tercer maldito matrimonio”, agregó Kim. “Sí, me siento como una maldita perdedora. Pero ni siquiera puedo pensar en eso, quiero ser feliz”.

Ahora sabemos que el amor no fue suficiente.Los papeles legales han sido presentados y Kim Kardashian es una de las “solteras codiciadas” del momento. ¿Qué otros detalles sobre la relación de Kanye y Kim nos revelará la serie antes de su final el 10 de junio? 

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.