Mauricio Macri se reunió con Pedro Pablo Kuczynski, y después, en compañía de su esposa Juliana, asistió a la (última) cena de honor que ofreció Ollanta Humala en Palacio de Gobierno.

Jacquin Strouss Lucena, esposa de Ernesto Samper; Ernesto Samper, expresidente de Colombia y actual secretario general de la Unasur; Juan Carlos I, Nadine Heredia, Ollanta Humala, Horacio Cartes, presidente de Paraguay;  Juliana Awada y Mauricio Macri.

Jacquin Strouss Lucena, esposa de Ernesto Samper; Ernesto Samper, expresidente de Colombia y actual secretario general de la Unasur; Juan Carlos I, Nadine Heredia, Ollanta Humala, Horacio Cartes, presidente de Paraguay; Juliana Awada y Mauricio Macri.

Partieron al día siguiente, luego de la ceremonia de asunción de Kuczynski, a la que solo asistió Macri. Esa misma noche, él debía reunirse en la Quinta Presidencial de Olivos –donde viven los presidentes argentinos en funciones– con el emir de Qatar, Hamad bin Khalifa. La agenda de los mandatarios es así. Sin embargo, las horas que pasaron en Lima bastaron para evidenciar una realidad: Juliana Awada jamás pasa desapercibida. En la cena en honor a Humala, destacó con un vestido al estilo charleston y una naturalidad contagiosa. Conversamos con ella antes de que volvieran a Buenos Aires.

Lleva muchos años en el negocio de la moda. ¿Cómo definiría su estilo?

Me gusta siempre estar cómoda. Soy una persona muy activa, y necesito que la ropa pueda acompañarme en todas las actividades que tengo que hacer en el día. Por supuesto que, cuando la ocasión lo amerita, me visto más elegante, pero mi estilo es natural, lo más relajado posible.

Como una mujer que lleva varios años al lado de una figura política, ¿qué consejos les podría dar a las mujeres que tienen la responsabilidad de acompañar a sus esposos en este tipo de retos?

Que lo más importante es estar al lado de nuestros maridos, de la manera que cada una elija estarlo, pero siempre siendo muy compañera y estando emocionalmente disponible. Y creo que es importante también seguir siendo una misma. Puede ser que, en algún momento, a una le toque estar al lado de alguien que llame la atención de los medios o de la gente, pero eso es solo circunstancial. Poder conservar la identidad propia es fundamental.

¿Qué importancia le atribuye a este cargo?

No le doy importancia al cargo en sí mismo. Me parece que lo importante es aquello que uno puede hacer desde ese espacio. Si por el lugar que ocupo puedo ayudar a alguien, llamar la atención sobre un tema y aportar algo, entonces ¡eso es lo que vale!

“Antonia (su hija de 4 años) fue viendo la evolución de la campaña, la elección, la asunción y estos primeros meses de trabajo. Paso a paso, cuidamos que ella estuviera bien”.

“Antonia (su hija de 4 años) fue viendo la evolución de la campaña, la elección, la asunción y estos primeros meses de trabajo. Paso a paso, cuidamos que ella estuviera bien”.

¿Cómo ha encontrado las cosas en la Quinta Presidencial de Olivos?

Hoy la Quinta es el lugar en el que vivimos, por lo que en este primer tiempo me ocupé personalmente de que sea un hogar, intentando adaptar la casa para que pueda vivir una familia que tiene niños y, sobre todo, brindándole la calidez que necesita, con nuestras fotos, nuestros libros, los juguetes de Antonia (su hija en común)…

¿Qué dice Antonia sobre su nueva vida?

Antonia es una chica muy curiosa e inteligente y, a pesar de su corta edad, hay muchas cosas que pudo entender desde sus 4 años. Nos ha acompañado por todo el país, porque, para poder estar con ella en la campaña, a veces viajaba con nosotros, y ahora también, cada vez que podemos, nos acompaña. Ella fue viendo la evolución de los hechos, la campaña, la elección, la asunción y estos primeros meses de trabajo. Paso a paso, tanto Mauricio como yo cuidamos que estuviera bien. Creo que, para los hijos, lo más importante es el ejemplo: si Antonia nos ve tranquilos, ella también lo estará.

¿Ha cambiado mucho su matrimonio ahora que su esposo es el presidente?

No, nuestro matrimonio no ha cambiado, porque hemos decidido que eso fuera así; por supuesto que él ahora tiene otras responsabilidades, pero tratamos de vivir todo de la manera más natural, estando juntos el mayor tiempo posible y respetando algunas rutinas que sabemos que no se tocan, como poder comer una vez a la semana todos juntos, en familia, con nuestra hija (Antonia), mi hija (Valentina) y sus hijos (Agustina, Gimena y Francisco).

En marzo, con su hija Valentina y Michelle Obama, cuando esta última llegó a Buenos Aires con su esposo  en visita oficial.

En marzo, con su hija Valentina y Michelle Obama, cuando esta última llegó a Buenos Aires con su esposo en visita oficial.

A su juicio, ¿cuán crucial es la unidad familiar en la buena gestión de un presidente?

Me parece sumamente crucial. Cuando una persona está rodeada de afecto y tiene su vida y sus emociones en eje, eso hace que tenga la tranquilidad y la fortaleza para afrontar el enorme desafío que implica conducir un país. Es así como veo a mi marido, que, por la armonía personal que tiene, puede poner todo su empeño junto a un gran equipo para que la Argentina salga adelante.

A propósito de su visita al Perú y de su vínculo con la industria textil como empresaria, ¿está interesada en trabajar con materiales peruanos como la alpaca o el algodón pima?

Perú tiene productos sensacionales como los que mencionas, y hoy la industria textil, tanto argentina como de otros países, tiene sus ojos puestos en este tipo de productos locales de altísima calidad. Ojalá cada vez veamos un mayor intercambio entre Argentina y Perú, porque creo que, con la potencialidad del talento y los productos de los dos países, puede llegar a ser muy potente.

Por Mariano Olivera La Rosa

Encuentra la nota completa en COSAS 599