El día que la reina Isabel II ya no esté en condiciones de reinar, el príncipe Carlos tendrá que asumir el trono británico y, por ende, su esposa, Camilla Parkes Bowles, podría convertirse en la futura reina de Inglaterra. ¿Cuáles son las probabilidades de que esto ocurra?

Si el príncipe Carlos se convierte en rey de Inglaterra, sería el monarca más viejo en la historia de su país al asumir el trono. Actualmente, Carlos de Gales tiene 69 años y su madre, la reina Isabel II, 92 años, por lo que se estima que en un futuro cercano él ocupará su puesto.

No todos los ingleses acogerían esto como una buena noticia. En una encuesta que se realizó en el 2017, a raíz del 20 aniversario de la muerte de Diana de Gales, solo un 36% de personas consideraba que el papel del príncipe en la monarquía es positivo.

Según explicó la encuesta, su esposa, Camila, solo contaba con el respaldo del 14% de ingleses que desean verla como reina. Entre los factores que contribuyen a la poca aceptación del príncipe Carlos y su esposa está la popularidad de la que gozan los otros herederos al trono, William y Harry.

Camilla Parker Bowles en una reunión con la iniciativa Beanstalk en el mes de mayo.

Futura reina

Aún no es del todo seguro si la duquesa de Cornwall se convertirá en la reina consorte si su esposo llega al trono. Según una encuesta a 2.000 personas publicada por The Sun hace un mes, más de un tercio de encuestados piensa que Camilla solo debería tener el título de princesa consorte.

Lea también:  La venganza de Meghan Markle contra la reina

Lo cierto es que la historia evidencia que todas las esposas de los reyes se convierten en reinas consortes. Aparentemente, el título de Camilla no se conocerá dentro de poco y permanecerá incierto hasta que el príncipe Carlos se convierta en rey.

Crédito: The Sun

A esta incertidumbre se suma el hecho de que varios británicos preferirían ver al segundo heredero al trono como rey de Inglaterra, es decir, al príncipe William. Sin embargo, esto no ha sido confirmado por ningún portavoz oficial y, según explica The Sun, “la reina no tiene intención alguna de renunciar a Charles”.