Un miembro de la  House of Lords conservador inglés, el capo peruano acusado de narcotráfico Orlando Sánchez Paredes, y una bonanza de 50 millones de libras: El diario británico The Daily Mail revela las sospechosas transacciones entre Lord Chadlington y las minas de los Sánchez Paredes, así como un caso de corrupción local.

Artículo sindicado de The Daily Mail

  • Orlando Sánchez Paredes, de 76 años, es acusado de traficar cocaína cuya fortuna está valorizada en millones.
  • El grupo empresarial de Lord Chadlington, un senador británico, está involucrado con la familia Sánchez Paredes.
  • Sumner Group Holdings (SGH) compró minas de los Sánchez Paredes valorizadas en £ 535 millones ofreciendo £ 42 millones
  • SGH, que Lord Chadlington, preside, está siendo acusado actualmente de un caso de corrupción en Gran Bretaña por haber obtenido contratos de equipos de protección personal covid por £ 50 millones sin ser una empresa calificada.

El camión a prueba de balas avanzaba por la avenida del centro de Lima, custodiado por 18 policías. Llevaban chalecos antibalas y empuñaban rifles de alta velocidad. Se iban a tomar todas las precauciones.

Esta era una entrega especial para el fiscal peruano Jorge Cotrina. Su siguiente caso: los frutos de una investigación gigantesca de la unidad de élite Dirandro, la dirección antidrogas.

Defendants in current money-laundering trial from Sanchez-Paredes family in court. Orlando middle red tie, who is the main partner of Chadlington and Sumner's mining firm, is centre, with red tie, flanked by family members Fidel (far left), Manuel (Orlando's brother), and Fortunato (near right). (Source: Ojo Publico, Pervuian investigative news website)

Actualmente en juicio por lavado de dinero,  la familia Sánchez Paredes en la corte. Orlando (al medio con medio corbata roja), que es el socio principal de la empresa minera Chadlington y Sumner, flanqueado por los miembros de la familia Fidel (extremo izquierdo), Manuel, hermano de Orlando, a su izquierda y Fortunato a su derecha. (Fuente: Ojo Publico, sitio web de noticias de investigación de peruana)

Los documentos de la investigación que le entregaron cuidadosamente en marzo de 2011 tenía más de un millón de páginas. ¿A quién investigaban? Al destacado clan comúnmente asociado al narcotráfico, la familia Sánchez Paredes.

La noticia electrizó a Perú, pues los intereses comerciales de los Sánchez Paredes son vastos. Incluyen hoteles de lujo, fábricas, granjas, ranchos ganaderos y 15 minas de oro. Con su riqueza han llegado la fama y la influencia política.

Seis años después, cinco hombres fueron a juicio, incluido el patriarca de la familia, Orlando Sánchez Paredes, ahora de 76 años.

Fueron acusados ​​de lavar millones, las ganancias, afirman los fiscales, del tráfico de cocaína, principalmente a través de minas de oro, de las cuales hablaremos más adelante.

El juicio, reiniciado varias veces, continúa después de tres años. Los acusados ​​protestan por su inocencia: Sánchez Paredes siempre ha insistido en que su fortuna se deriva de intereses comerciales legítimos. Si son declarados culpables, irán a prisión por hasta 18 años.

Lord Chadlington y Sánchez Paredes

Hagamos fast forward a la actualidad y a una escena muy diferente, a 6.000 millas de distancia en los gloriosos Cotswolds, en Gran Bretaña, un año después de que ese camión blindado se dirigiera a la oficina del fiscal peruano.

En uno de los días más felices de la vida de cualquier padre, Lord Chadlington, ex presidente de la Asociación Conservadora de Witney, estaba celebrando la boda de su hija Naomi en el hermoso pueblo que le otorgó su título. El sol brilló todo el día.

Una investigación de Daily Mail puede revelar, en primer lugar, que Sumner Group Holdings (SGH), el imperio empresarial ahora presidido por Lord Chadlington, está involucrado a través de una subsidiaria en la extracción de oro en Perú con la familia Sánchez Paredes.

Una investigación de Daily Mail revela en primer lugar, que Sumner Group Holdings (SGH), el imperio empresarial ahora presidido por Lord Chadlington, está involucrado a través de una subsidiaria en la extracción de oro en Perú con la familia Sánchez Paredes.

Chadlington, ahora de 78 años, y que se llamó simplemente Peter Selwyn Gummer antes de su ascenso a la cámara de los Lords en 1996, estaba en su elemento. No podría haber una ilustración más vívida de su influencia que ese día de mayo de 2012.

Lea también:  Frank Pérez-Garland: el director de cine peruano acusado de acoso sexual

Todos los que estaban allí eran personas de peso: el entonces primer ministro David Cameron y su esposa Samantha, que tienen una casa en el pueblo; Jeremy Hunt, a punto de ser ascendido a secretario de salud; y el hermano de Chadlington, el ex ministro del gabinete John Selwyn Gummer. Camilla, duquesa de Cornwall fue madrina del novio, Henry Allsopp; su hermana, Kirstie, presentadora del programa Location, Location, Location, fue otra invitada famosa.

Sin embargo, ¿qué conecta estas escenas tan diferentes y a estos dos septuagenarios, y cuál, exactamente, es la relevancia hoy?

Las investigaciones del Daily Mail

Una investigación de Daily Mail reveló, en primer lugar, que Sumner Group Holdings (SGH), el imperio empresarial ahora presidido por Lord Chadlington, está involucrado a través de una subsidiaria en la extracción de oro en Perú con la familia Sánchez Paredes.

El acuerdo inicial se alcanzó antes de que Chadlington se uniera al grupo, pero, como veremos, los inversores están tan furiosos por el resultado que están considerando demandar.

En segundo lugar, SGH descubrió una nueva mina de oro: otra subsidiaria ha obtenido enormes contratos de equipos de protección personal (PPE) contra del coronavirus este año mientras los ministros británicos se apresuraron a apuntalar la escasez de suministro cuando se produjo la pandemia.

Gracias a los contribuyentes del Reino Unido, el primer contrato de PPE de la empresa, por £ 23,8 millones, se otorgó el 28 de abril, al menos 18 meses después de que Chadlington se uniera a Sumner Group Holdings como presidente. El segundo, por £ 26,1 millones, siguió un mes después.

La firma dice que sus ganancias son modestas, pero es imposible saberlo a partir de la información disponible públicamente. De todas formas, la subsidiaria estaba luchando en ese momento. Terminó el último año financiero con una deuda de 376.000 libras esterlinas.

Con un salto de £ 50 millones, se unió a la larga lista de afortunados beneficiarios de la generosidad de los ministros.

Incluyen no solo empresas de PPE con poca experiencia relevante aparente, sino muy buenos contactos, sino también empresas pequeñas que trabajan en pruebas y rastreo, y consultores externos, como Deloittes, que también comparten la bonanza en efectivo financiada por los contribuyentes.

Llame a esta nueva raza, por así decirlo, los oligarcas Covid.

Lea también:  Paracas, oasis milenario: Historia de una bahía

Se podría decir que incluyen a Michael Andreou, director ejecutivo de OptiGene, una pequeña empresa hasta que, como reveló el Daily Mail, encontró oro propio en la Operación Moonshoot cuando los ministros obtuvieron 387 millones de libras esterlinas para su sistema de pruebas covid.

Ahora podemos agregar Sumner Group Holdings y su subsidiaria. Además de ser su presidente, Lord Chadlington es un director pagado de Sumner Group Holdings, con un estimado de £ 5 millones en acciones.

Las conecciones de Lord Chadlington con los Costwolds

Chadlington ha sido franco sobre sus limitaciones. Después de estudiar teología en Cambridge, se dedicó a las relaciones públicas porque, dijo, “no era lo suficientemente inteligente para hacer otra cosa”.  Shandwick, la firma que fundó en 1974, tuvo un gran éxito y fue la raíz de su influencia política.

Hubo un extraño paso en falso. En 1997, renunció como presidente de la Royal Opera House, después de que un informe de los parlamentarios lo acusara a él y a su junta de “incompetencia, planificación financiera desastrosa y error de juicio”.

La posición social de Chadlington es tan sólida como siempre; pueden haber sido sus conexiones las que lo llevaron a asociarse con David Sumner, director ejecutivo y fundador de Sumner Group Holdings.

Comerciante en Dubai

Antes de conocer a Chadlington, Sumner, de 49 años, había dirigido varios negocios con un éxito desigual. Uno se ocupaba del sistemas de agua caliente con energía solar, en China. Sumner lo puso a flote en la sección de empresas más pequeñas de AIM de la bolsa de valores de Londres.

El precio inicial de sus acciones era de 40 peniques, lo que la hacía valorar en 28 millones de libras. Pero en 2014, se derrumbó, y cuando sus acciones se suspendieron dos años después, tenían un precio de 0,5 peniques. Los inversores de Sumner habían perdido su dinero.

Sumner se mudó a Dubai. En 2015 fundó la filial de SGH que se adjudicaría los contratos de PPE.

Trabajando con su esposa Liezl, reclutó enfermeras de Filipinas para trabajar en el Medio Oriente y el NHS. Para 2018, la empresa registró pérdidas constantes. Hasta que intervino el contribuyente británico, tenía otros pescados para freír.

Socios Peruanos: entran los Sánchez Paredes

Ingresa la familia Sánchez Paredes. Pase lo que pase en el juicio de Lima, hay pocas dudas de que ciertos miembros de la familia han tenido vínculos con el tráfico de drogas.

El 10 de diciembre de 1987, Simón, el hermano de Orlando Sánchez Paredes, fue baleado en su finca en México. La policía encontró un gran laboratorio de procesamiento de cocaína en el sótano.

En 2008, la Administración de Control de Drogas de Estados Unidos abrió investigaciones, lo que llevó, en 2012, a un caso en Nueva York en el que se incautaron bienes familiares por valor de £ 25 millones.

Se afirmó que las minas de oro eran la principal forma en que se sospechaba que el clan lavaba las ganancias del tráfico. Negaron las acusaciones y algunos activos se descongelaron luego de una apelación.

Lea también:  Amas a tu mascota, pero... ¿Podrías estar humanizándola?

¿Una oferta de oro?

Se desconoce cómo David Sumner se encontró por primera vez con Sánchez Paredes. Pero en el otoño de 2017, su subsidiaria minera le pidió a una firma de inteligencia empresarial, GPW, que elaborara un informe sobre los posibles riesgos de hacer negocios con miembros de la familia.

Chadlington aún no estaba en la junta de SGH. Sin embargo, era presidente y director de GPW, aunque no está claro qué conocimiento, si es que tenía alguno, tenía del informe.

Todos los que eran alguien estuvieron en el cumpleaños de la hija de Lord Chadlington en 2012, incluido el entonces primer ministro David Cameron y su esposa Samantha (en la foto), que tienen una casa en el pueblo.

Todos los pesos pesados asistieron a la boda de la hija de Lord Chadlington en 2012, incluido el entonces primer ministro David Cameron y su esposa Samantha (en la foto), que tienen una casa en el pueblo.

El informe de GPW indicó que el clan ‘es una familia peruana numerosa y de alto perfil, cuyos miembros han sido asociados públicamente con el lavado de dinero y el contrabando de cocaína’. Señaló que Orlando Sánchez Paredes no había sido condenado por ningún delito de tráfico o lavado de dinero y no figuraba en ninguna lista de sanciones públicas o policiales. Pero agregó que fue “catalogado como una “persona de interés especial” por el registro global de datos de riesgo empresarial Dow Jones debido a la considerable cobertura negativa de los medios en relación con el presunto delito financiero y el tráfico de drogas”.

Se le había pedido a GPW que investigara a varios familiares involucrados en la minería. De ellos, ‘cuatro han sido investigados por las autoridades peruanas bajo sospecha de lavado de activos del tráfico de drogas’. Ninguno había sido condenado, según el informe. Pero Orlando y otros estaban ‘actualmente en juicio enfrentando cargos de haber utilizado sus negocios de minería de oro con fines de lavado de dinero’.

Muchos inversores se habrían ido corriendo tras leer tal informe. Pero en febrero de 2018, Sumner acordó comprar dos concesiones de minas de oro a la familia y pagó millones a Orlando, su esposa Isabel y varias empresas que se cree que están controladas por miembros de la familia. Un mes después, introdujo el negocio minero de SGH en la bolsa de valores de NEX London. Tenía un precio de £ 5 por acción, lo que sugiere que la empresa valía £ 535 millones.

El trato que hizo con la familia no parece haber salido bien. Sumner acordó pagar a los Sánchez Paredes  un total de £ 10 millones en efectivo y acciones, como un ‘pago inicial’ por dos concesiones mineras, y se suponía que la empresa pagaría £ 32 millones adicionales para completar la compra de las minas.

Pero Sumner anunció más tarde que “tras una revisión de la estrategia”, la empresa había determinado que continuar con los proyectos y pagar el dinero pendiente “no redundaba en interés de los accionistas”.

La posición social de Chadlington es tan fuerte como siempre; pueden haber sido sus conexiones las que lo llevaron a asociarse con David Sumner (en la foto con su esposa Liezl en una fiesta juntos), director ejecutivo y fundador de Sumner Group Holdings.

La posición social de Chadlington es tan fuerte hoy como siempre; pueden haber sido sus conexiones las que lo llevaron a asociarse con David Sumner (en la foto con su esposa Liezl en una fiesta juntos), director ejecutivo y fundador de Sumner Group Holdings.

Acordaron devolver las concesiones a los proveedores, quienes pudieron quedarse con sus £ 10 millones.  La filial minera de SGH también anunció un acuerdo de conciliación que los llevaría a  formar un consorcio con uno de los proveedores. Deja claro que pretenden tener una relación comercial continua con los Sánchez Paredes.

Revuelta de inversores

Para sus inversores, las consecuencias fueron desastrosas. Los auditores de la empresa minera dicen en sus últimas cuentas que hay ‘una incertidumbre material sobre la capacidad de la empresa para continuar operando’.

Sus pérdidas hasta finales de marzo fueron de £ 28 millones y tiene deudas de £ 6 millones. Cuando las acciones se retiraron del intercambio, valían menos de 1 penique.

Varios inversores están planeando acciones legales. Uno dijo: ‘No tenía idea de que habían hecho tratos con los Sánchez Paredes, y cuando me enteré, me horroricé.

Estos acuerdos han destruido el valor de la empresa, pero parecen haber enriquecido a los supuestos lavadores de dinero”. Ni David Sumner ni Lord Chadlington respondieron a las repetidas solicitudes de comentarios.