La astucia de Kate y el libertinaje de William. El autor Robert Lacey afirma en su último libro que Kate Middleton decidió tomarse un año sabático antes de empezar la universidad para poder coincidir con el príncipe William y así conocerlo. 

Por Alejandra Grau

El último libro de Robert Lacey ha desatado titulares por toda la prensa mundial con historias de los miembros de la familia real. Battle of Brothers: William, Harry and the Inside Story of a Family in Tumult (Batalla de hermanos: William, Harry y la historia interna de la familia en revuelo) se centra en la relación entre el príncipe William y su hermano Harry, pero también desvela detalles de sus vidas privadas hasta ahora desconocidos.

La misión de Kate: conocer a William en St. Andrews

Uno de esos detalles tiene que ver con la relación entre Kate y William, que comenzó a fraguarse cuando ambos estudiaban en la universidad de St Andrews. Lo que se sabe de su relación es que duró muchos años y que tiempo antes de la boda la pareja rompió, para luego volver y comprometerse. Lo desconocido hasta ahora eran los porqués de esa ruptura y las tensiones internas.

Corría el año 2000 y Kate Middleton había sacado la nota necesaria en sus exámenes de acceso a la universidad para poder cursar sus estudios en la que era su primera opción: la Universidad de Edimburgo. Esta universidad es mucho mejor rankeada que Saint Andrews. De hecho, St. Andrews es conocida por ser la universidad “ficha” a donde van los niños ricos que no han podido entrar a ninguna otra.

En el año 2001, el príncipe William también aplicó a universidades. Fue el primer miembro de la familia real en no ser admitido a Oxford o Cambridge. De hecho, su elección de universidad y carrera, Historia del Arte (uno de los cursos considerados los más fáciles), en St. Andrews, fue motivo nacional de burla en aquel entonces.

Lea también:  Así fueron los bautizos más importantes de la realeza británica

Cuando la noticia de la elección universitaria del príncipe William se hizo pública, las inscripciones en la carrera aumentaron considerablemente. La mayoría por parte de mujeres, entre ellas Kate. Según el relato de Lacey, la ahora duquesa de Cambridge decidió renunciar a su plaza en Edimburgo, tomarse un año sabático y empezar el siguiente año en la misma universidad que el príncipe.