A lo largo de seis actos, Katy Perry se ganó al público peruano en la última fecha latinoamericana de su gira internacional. Con Witness: The Tour, la artista californiana demostró por qué sigue vigente con un espectáculo donde no faltaron las sorpresas. 

Por: María Alejandra López

Muchas cosas han cambiado desde la primera vez que Katy Perry visitó el Perú en el 2015 (en ese entonces con de The Prismatic World Tour). La cantante californiana, que saltó a la fama en el 2008 por una moderna reversión de la estética pin up y canciones pop, hoy en día es una mujer que no se encasilla en ningún estilo.

Justamente, el título de su último álbum y del tour que la ha llevado a recorrer el mundo en los últimos meses, Witness (“Testigo”), busca sentar un mensaje sobre su cambio. “Tenía tantas ganas de ser Katheryn Hudson. A veces ya no quiero verme como Katy Perry. Esa es la razón por la que me corté el pelo. Quiero ser realmente yo […] Katy Perry es tan glamorosa. Es rica, tiene lujos, es exitosa. En cambio, Katheryn Hudson no tenía dinero e influencia. No tenía nada […] Quiero que la gente vea que soy como ellos”, confesó en una entrevista con el psicólogo Siri Singh.

Eso sí, si algo permanece intacto en la carrera de Perry es su capacidad de hacer shows impresionantes. Y es que espectáculos como el Witness: The Tour no se ven todos los días en Lima, especialmente un tour que involucra a 500 personas (entre técnicos, bailarines, músicos, asistentes y hasta un chef privado) que dejan todo sobre el escenario con un despliegue insólito de coreografías, música en vivo y efectos visuales. 

Lea también:  El surrealismo andino de Joan Alfaro

Con las canciones que enloquecieron a centenares de millenials y que hoy se consolidan entre las preferencias de la denominada generación Z, Katy Perry hizo vibrar el Jockey Club este miércoles 21 de marzo. Aquí los mejores momentos de la noche. 

Fan en el escenario:

A la mitad del show, la artista californiana subió a un fanático al escenario para que le enseñe algunas palabras en español. El afortunado fan fue Marco Jimenez, quien no desaprovechó la oportunidad para tomarse un respectivo selfie con Katy Perry y confesarle su admiración: “Todas las personas que están acá te quieren y admiran. No queremos verte triste Katheryn Elizabeth Hudson”, expresó el fanático, quien compartió el momento en sus redes sociales. 

Perú presente:

Si con algunas palabras en español y menciones a las ciudades de Ica y Paracas (que visitó durante su estadía), Katy Perry se ganó el corazón de todos los asistentes, cuando vistió la camiseta de la selección para interpretar Part of Me la emoción del público se multiplicó al 100%. 

Foto: Move Concerts

Power:

El cuarto acto de la noche, dedicado a las canciones más introspectivas de la artista, fue el momento más emotivo de la noche: Perry interpretó Wide Awake en formato acústico, le dedicó Unconditionally a un fan peruano que falleció en el 2015, y finalizó el acto con un mensaje de aliento a todos los peruanos: “Sé que hoy ha sido un día bastante interesante. Solo no olviden que ustedes tienen todo el poder. Y esta canción es sobre eso: tomar el poder y vivir en el poder con tus alas extendidas”, proclamó Perry antes de cantar Power.

Firework

No fue una sorpresa que Firework fuera elegida para cerrar el Witness: The Tour, ya que había sido la canción predilecta para cerrar otras fechas del tour. Sin embargo, lo que realmente sorprendió a los asistentes fue ver a Katy Perry cantar encima de una mano gigante, entonar el característico coro de la canción con fuegos artificiales como telón de fondo y desaparecer del escenario descendiendo de la tarima. Un momento que pasará a la historia. 

Lea también:  American Music Awards: revive los 5 mejores momentos de la ceremonia

Este es el set list completo del concierto que se realizó en Lima.