Gracias a su genial interpretación del “Joker”, Joaquin Phoenix se presenta como un natural favorito para llevarse el premio al mejor actor dramático. A continuación, la última entrevista de COSAS al actor de 45 años, quien busca su primer Oscar. Anteriormente fue nominado por su trabajo en las películas “Gladiador”, “Johnny & June: pasión y locura  y “The Master”.

Por Yenny Nun

Actor no convencional, famoso por sus interpretaciones intensas, se hizo conocido gracias a la cinta “To Die For”. De niño, trabajó con el nombre de Leaf Phoenix en películas como “Space Camp” y “Parenthood”, y decidió dejar la carrera en 1993, luego de la muerte de su hermano River. Pero tiempo después continuó con otro nombre, y recibió su primera nominación a los Oscar y Globos de Oro en el año 2000, por su magnífica caracterización del emperador Commodus en “Gladiator”, dirigida por Ridley Scott.

Volvieron a nominarlo en 2005, por su excelente interpretación del cantante country Johnny Cash, en “Walk the Line”. Y en 2008 anunció que abandonaba su profesión para dedicarse al rap. Pero se trataba solo de una broma, como parte del falso documental “I’m Still Here”, estrenado en 2010.

Joaquin Phoenix nació en San Juan de Puerto Rico en 1974, y durante su infancia y adolescencia pasó temporadas en Venezuela y México. Fue nominado al Oscar en tres ocasiones, pero hasta la fecha no lo ha ganado. “Joker”, el nuevo filme que protagoniza, se estrenó el 4 de octubre en salas peruanas.

Joaquin Phoenix siguió impresionando por su trabajo, esta vez con “The Master” (2012), dirigida por Paul Thomas Anderson e inspirada en L. Ron Hubbard, fundador de la Cienciología. Phoenix nació en San Juan de Puerto Rico el 28 de octubre de 1974. Sus padres, John y Arlyn Bottom, misioneros de la congregación Hijos de Dios, criaron a sus hijos mientras peregrinaban por Centroamérica y Sudamérica. Los dos mayores, River y Rain, hacían música y entregaban panfletos religiosos a cambio de dinero.

En 1977, después de varios años radicados en Venezuela, el matrimonio decidió abandonar el culto y juntó a su prole: River, Rain, Joaquin y Liberty regresaron en un buque de carga a Florida, y cambiaron su apellido a Phoenix. El clan, que era vegano, decidió iniciar una nueva vida, que incluía la llegada de una hermana, Summer. Empacaron y enfilaron rumbo a Hollywood, su vigésima mudanza en la última década. En Hollywood, Arlyn consiguió trabajo como secretaria en NBC, y encontró un agente para sus hijos. Phoenix trabajó en varias películas infantiles, pero a los quince años decidió dejar la carrera y mochilear durante meses a lo largo de Centroamérica.

Phoenix Family (l985)
Junto a sus padres, John y Arlyn Bottom; y sus hermanos, River (el actor que falleció en 1993, por una sobredosis), Rain, Liberty y Summer. Joaquin es el de brazos cruzados.Photo Credit Dianna Whitley

Su vida cambio en 1993, cuando tuvo que llamar a Emergencia luego de que su hermano River sufriera una sobredosis de drogas y alcohol mientras se encontraban en el Viper Club de Sunset Strip (cuyo dueño era Johnny Depp). Joaquin reconoce que desde ese momento ya no fue el mismo, y que la muerte de su hermano mayor lo afectó muchísimo. Para sobreponerse, comenzó a beber, hasta que en 2005 debió internarse en un centro de rehabilitación para alcohólicos.

Posteriormente, se dedicó a dirigir videos musicales, y participó en un documental rodado en Brasil, acerca de la tribu Yanawana. Todo este tiempo continuó siendo vegano, y defendió los derechos de los animales; en especial, la prohibición de usar pieles como prendas de vestir. Además, participó en varias causas humanitarias.
Phoenix nunca se ha casado. Tuvo una relación sentimental con Liv Tyler y, actualmente, vive con la actriz Rooney Mara. Conversamos con él pocos días después de su gran triunfo en Toronto.

Lea también:  Perdió Netflix: los ganadores del Globo de Oro 2020

Reto actoral

¿Cómo lograste meterte en la piel de un personaje tan oscuro como el Joker?
Aún no capto su esencia. Nunca quise llegar al fondo de su alma; fue mejor no conocer qué lo motivaba. Ni siquiera yo sé lo que es real e irreal en esta cinta. Pero, mira, creo que muchas veces no nos entendemos a nosotros mismos, ni nuestras motivaciones. La psicología de los seres humanos es muy compleja. Como actor, intenté entender al Joker, pero se escapaba de mis manos, porque su conducta es totalmente irracional.

¿Te ha pasado solamente con este personaje o también con otros anteriores?
Creo que nunca sentí algo tan drástico como con el Joker, aunque un actor no siempre necesita saber la respuesta.

“Llevábamos siete semanas filmando cuando me puse la ropa y el maquillaje del Joker y, al hacerlo, ocurrió algo muy extraño, sentí que el personaje emergió”.

¿Cuánto tiempo antes del rodaje comenzaste tu preparación? ¿Qué fue lo primero que hiciste?
Empecé a practicar su risa, que fue lo primero que Todd Phillips (el director) me mostró durante nuestra reunión inicial, incluso antes de que yo leyera el guion. Vimos varios videos de personas con ataques de risa histérica e interminable. Cuatro meses antes del rodaje, comencé un régimen para perder peso, lo que me dio fluidez y la liviandad necesaria para trabajar con el coreógrafo. Me enseñó a bailar y me aconsejó mirar videos con danzas similares a las que yo realizaría en el filme. Cuando llegué al peso que me coloqué como meta, mi cuerpo comenzó a moverse de una manera totalmente diferente a la mía, lo que me permitió tomar control de mis movimientos y mis impulsos. Pero, por otro lado, perdí mucha masa muscular, lo que pudo llegar a ser peligroso. En ese momento, sentí que comenzaba a reaccionar como mi personaje, no intelectualmente, sino a raíz de mi transformación física.

¿Necesitaste ver la interpretación de Heath Ledger en “The Dark Knight”?
No. Solo vi la cinta cuando se estrenó. Queríamos hacer nuestro propio filme. Traté de crear el personaje inspirado en mi propia realidad y no en otra cinta.

¿Qué otras versiones viste?
Cuando tenía quince años, vi “Batman”, dirigida por Tim Burton.

“Tengo muchas escenas favoritas, como cuando filmamos la escena del baño y se produjo una relación simbiótica entre Todd y yo”, recuerda el actor.

¿En qué momento te colocaste “la máscara”?
Llevábamos siete semanas filmando cuando me puse la ropa y el maquillaje del Joker, y al hacerlo ocurrió algo muy extraño, sentí que el personaje emergió.

¿Cuál fue tu escena favorita?
No sé, tengo muchas escenas favoritas, como cuando filmamos la escena del baño y se produjo una relación simbiótica entre Todd y yo, y nos comenzamos a entender sin hablar. Es en esa escena cuando nace el Joker, que es el otro lado de Arthur. Antes de filmarla, Todd comenzó a tocar la música de la película, un tema muy oscuro y sombrío que me afectó profundamente. Fue un momento importante, porque no solo nació el Joker, sino que se cimentó mi relación con Todd. Fue un momento transformador.

Lea también:  "Coto de caza": una exploración interior, en un mundo extraño

Debe haber sido agotador…
Cada día terminaba muy cansado, pero me sentía superinspirado, al punto de que volvía a casa y revisaba el trabajo que me esperaba toda la semana, y, además, llamaba a Todd para intercambiar ideas.

“Joker” es una cinta muy oscura; a veces, difícil de mirar. ¿Sientes que tienes esa misma oscuridad en tu corazón?
Probablemente la tengo, igual que muchos otros seres humanos (risas). Realmente no lo sé.

Para su interpretación, Phoenix tuvo que bajar alrededor de 21 kg. Lo hizo en 4 meses.

Muchos actores dicen que, para ser buenos intérpretes, deben trabajar constantemente, al igual que al ejercitar un músculo. ¿Estás de acuerdo?
No sé. Creo que cada persona es diferente. Practico mucho, imagino los escenarios y las escenas en mi cerebro. Pero no sé si esto es importante. He visto actores que parece que lo último que están pensando es en su trabajo, y luego se colocan frente a la cámara y hacen una escena impecable.

¿Cuál es tu método?
Lo que me gusta es prepararme mucho, hacer muchas preguntas durante los ensayos, intentar interpretar la escena de diferentes maneras. Llego temprano al set, realizo cada una de las versiones y entonces algo emerge y sigo ese sentimiento con el que me siento bien, y voy en esa dirección.

¿Cómo reaccionaron tus amigos y seres queridos cuando estabas caracterizando al Joker? ¿Te aislaste?
Es divertido el papel que juega la comida y bebida en nuestra vida social, y como yo no podía participar, no me relacioné con nadie. No vi a muchas personas, no socialicé, y realmente casi nunca lo hago. La gente con la que trabajo se transforma en mi círculo social. Mi trabajo se transforma en mi vida, en todo.

Tiempo libre

Sueles trabajar intensamente, y luego pasan meses sin que aparezcas en la pantalla…
Siempre me ocurre. Al comienzo, estoy feliz de no hacer nada y pido a mis agentes que ni siquiera se molesten en mandarme un guion. Pueden pasar seis meses hasta que me siento cómodo, pero finalmente empiezo a sentirme intranquilo y les digo que me envíen algo; entonces me deprimo por lo que leo, casi todo es basura (risas). Me viene el pánico de que no voy a lograr encontrar un guion que valga la pena, pero al final, por suerte, llega algo que me interesa, como esta película.

Durante los seis meses que no trabajas, ¿a qué te dedicas?
Vivo una vida muy sencilla, no hago demasiado. Y prefiero no contar lo que hago, porque es una de las pocas cosas que son mías, ¿me entiendes? Pero te puedo mencionar que tomo lecciones de música. No soy una de esas personas que necesita estar ocupado todo el rato y, generalmente, me siento totalmente agotado después de un rodaje, porque mi mente corre todo el tiempo, incluidos los fines de semana y las noches, pensando continuamente en mi personaje. Por eso es fabuloso no pensar en nada y pasar tiempo jugando con mis perros.

Tuvo una relación sentimental con Liv Tyler y, actualmente, vive con la actriz Rooney Mara.

¿Te cambia el ánimo a menudo?
Creo que las cosas me afectan muy rápido. Sobre todo, cuando estoy en el set. Recuerdo cuando estaba trabajando con Spike (Jonze) en “Her”, filmando una escena emocional en la mañana. Después del almuerzo, Spike comentó que me encontraba bajoneado. “Bueno, eso es lo que hago en mi trabajo”, le contesté. “Tengo que pasar de un estado de ánimo al otro”. Creo que cuando trabajo me pongo muy sensible, y parte del desafío es asegurarse de estar con el ánimo correcto o necesario para la escena que se interpretará.

Lea también:  Óscar Borasino y Ruth Alvarado: “OB+RA desde el paisaje peruano”

¿Cuándo eres más creativo?
En las mañanas. Me gusta repasar el guion cuando todo está tranquilo y la gente duerme, entre las 6 y las 8.

¿Existen momentos en los que te gustaría dejar todo atrás?
Por supuesto. ¿No les ocurre a todos? Uno crece, cambia, a veces deseamos experiencias nuevas… La vida sería aburrida si no tuviéramos esas opciones. Siempre se producen grandes cambios en nuestras vidas, en el amor, la familia, muertes que nos transforman… Es lo que hace que valga la pena vivir. Mi fantasía es hacer algo totalmente nuevo que no sea seguro, que me asuste y me excite. Pero aún no lo he hecho.

Seis meses al año, Phoenix descansa de su trabajo. Nunca se ha casado.

¿Cómo te sobrepones frente a los momentos duros?
A veces se puede conversar con alguien y otras hay que encararlos; o no se puede hacer nada, salvo sentarse y experimentar esos momentos. Y a medida que pasa el tiempo, me siento más cómodo con diferentes experiencias, porque son parte de la vida. Tengo una familia increíble que me apoya totalmente, a pesar de que insulté a mis padres cuando me salí del colegio (risas).

Arthur, el alter ego del Joker, es muy cercano a su madre. ¿Qué te enseñó tu madre cuando crecías, para ayudarte en la vida?
Mi mamá es la persona que más me ha inspirado en mi vida; es una mujer increíble. Cuando fui a Toronto, ella se encontraba en Europa del Este, a cargo de su organización sin fines de lucro llamada River Phoenix Center for Peace Building, en memoria de mi hermano. Enseñan comunicación no violenta y práctica de justicia restauradora, entre otras cosas. Por lo que ella estaba allá y yo en Toronto, cambiando el mundo (risas). Ella es una fuente constante de inspiración para mí; tiene setenta y cinco años y ha dedicado su vida a esta organización como voluntaria. Tanto mi mamá como mis hermanas tienen una profunda influencia sobre mí.

¿Nos puedes contar por qué decidiste dejar el colegio y qué opinaron tus padres?
Mis padres reaccionaron muy serios, se pusieron muy duros conmigo, pero yo no me doblegué (risas). Les dije: “Escuchen, seré actor y no necesito ir a la escuela”; sin darme cuenta de que me habría servido el colegio y me habría ayudado en mis interpretaciones. Pero en ese tiempo yo era muy arrogante, me mantuve firme. Y ellos no pudieron hacer nada más; no iban a llamar a la policía.

Phoenix trabajó en “Gladiator” (2000) de Ridley Scott, donde interpretó al emperador Cómodo.

¿Cuántos años tenías?
Alrededor de dieciséis.

Eres un gran actor, porque a través de tus personajes podemos ver tu interior. ¿En la vida real te proteges para que no suceda esto?
No, no siento necesidad de protegerme. Mis padres son fabulosos y siempre nos apoyaron a mí y a mis hermanos para mostrar nuestras emociones, nunca me dijeron que me callara o que no llorara, o algo por el estilo. Me siento muy cómodo con mis emociones, no siento vergüenza, creo que la emoción es hermosa. Lo difícil es identificarla cuando trabajo. Pero generalmente trabajo con directores que también escriben el guion (Gus Van Sant, Spike Jonze, Woody Allen), y eso me ayuda mucho a identificar la emoción que mi personaje experimenta.

¿Cómo te sientes cuando terminas una película?
Siento júbilo.

Protagonizó el falso documental “I’m Still Here” (2010), que narra su supuesta vida luego de retirarse de la actuación y convertirse en rapero.

¿Cuáles han sido las mejores lecciones en tu vida?
No se me ocurre nada en particular. Creo que fue increíble crecer como adolescente en México, tuve experiencias positivas en ese país. También trabajando en los sets. Desde niño, conocí a muchas personas en los sets que me formaron como soy hoy.

¿Ya estás ensayando tu discurso de aceptación para los próximos premios?
Aún no, pero si tienes alguna sugerencia, estoy abierto a escucharla (risas). Trataré de ser original.

Durante el discurso que pronunciaste en el Festival de Toronto, contaste que tu hermano fue muy importante en tu carrera y que por mucho tiempo no pensaste ser actor…
He hablado de este tema muchas veces; fue un periodo en el que abandoné la actuación y pensé que no era para mí. Nada me inspiraba. No quería continuar haciendo películas de niños. Pero mi hermano pensó que yo debía seguir siendo actor y me lo dijo, me dio la confianza para continuar, insistió mucho, y aquí estoy.