Tras el triunfo indiscutible de Parasite en el Oscar 2020, hagamos un repaso por algunos de los títulos más destacables del cine coreano. 

Por Redacción COSAS

Oldboy (2003) de Park Chan-wook:

Tras una noche de juerga, el charlatán burócrata Oh Dae-su amanece encerrado en la habitación de un hotel. Todos los días le dejan comida para que sobreviva y es dormido con gas, teniendo como único puente con el mundo exterior a un televisor, por el que se entera que es el principal sospechoso del asesinato de su esposa. Tras 15 años en esa triste condición y sin saber nada de su pequeña hija, es liberado repentinamente. Ahora, él está decidido a vengarse de la persona que le arrebató su vida y a averiguar el porqué. Ganadora del Gran premio del Jurado en el Festival de Cannes en 2004, la película puede resultar tan fascinante como violenta. Algunas escenas han sido calificadas de perturbadoras, como cuando el protagonista engulle un pulpo vivo en un momento de voraz regocijo al salir de su encierro. Tuvo un remake en Hollywood en 2013 que fue dirigido por Spike Lee.

 

Burning (2018) de Lee Chang-dong:

Lee Jong-su es un joven trabajador de delivery que casualmente conoce a Shin Hae-mi, una curiosa chica de su vecindario con la que se involucra rápidamente. Cuando la muchacha parte repentinamente a África, le pide que cuide a su gato. Pero al volver a Seúl, la chica ha hecho amistad con Ben, un joven sofisticado y misterioso que acapara su atención. Lee Jong-su siente una gran desconfianza hacia él, confirmando parte de sus sospechas al descubrir sus extrañas aficiones. Basada en un relato del escritor japonés Haruki Murakami, ganó el premio FIPRESCI de la crítica en el Festival de Cannes 2018.

Lea también:  Pepita García Miró: "La cultura también genera oportunidades de desarrollo económico"

 

Primavera, verano, otoño, invierno… y primavera (2003) de Kim Ki-duk:

La vida de dos monjes, uno mayor y otro más joven, es contemplada a lo largo de los años a través de las estaciones. Cada una de ellas refleja un momento particular en la vida de ambos para dar cuenta de los sentimientos y la experiencia del crecer y de la convivencia. Pero a la vez que se cultiva la enseñanza y la práctica de ciertos valores, el tiempo también somete esas convicciones bajo el manto de la duda y las tentaciones. La película tuvo gran suceso en festivales de cine como Locarno y San Sebastián.

¡Parasite hizo historia en el Oscar!

Estación Zombie (2016) de Yeon Sang-ho:

Dentro del género de terror, Corea del Sur también nos reserva títulos escalofriantes y el universo zombie no es la excepción. Seúl es atacado sorpresivamente por un brote viral que desata una epidemia zombie. La única esperanza es llegar a Busan, ciudad que ha conseguido mantener a raya a los sangrientos seres. Sok-woo y su hija Soo-ahn suben al KTX, un tren rápido que une los 442 km que separan Seúl de Busan. Pero al partir, el tren es atacado y el transporte se convierte en un campo de batalla entre sobrevivientes e infectados. A un costo de US$ 8 millones 450 mil, la película tuvo una taquilla mundial de más de 90 millones y triunfó en el Festival de Sitges, referente del terror. Ese mismo año tuvo una secuela animada llamada Estación Seúl.

 

Yourself and Yours (2016) de Hong Sang-soo:

Al enterarse que su novia, Minjung, salió a tomarse unos tragos con otro hombre, el pintor Youngsoo le reclama y ambos terminan peleados. La joven se va de la casa no sin antes decirle que sería bueno que se dejen de ver un tiempo. Al día, siguiente, Youngsoo sale a buscarla, pero sin éxito y termina vagando por las calles sin rumbo. Mientras tanto, Minjung o una mujer muy parecida a ella, tiene encuentros con distintos hombres sin que tengamos la certeza real de lo que ocurre. Ganadora de la Concha de Plata a Mejor Director en el Festival de San Sebastián.

Lea también:  #COSASenCasa: Reflexiones y dibujos de Julio Ramón Ribeyro

 

La hermandad de la guerra (2004) de Kang Je-kyu:

Luego de conseguir su independencia tras la rendición de Japón al final de la Segunda Guerra Mundial, Corea vive una fase de esperanza. Todo cambia al estallar en 1950 una Guerra Civil entre el Norte, alentado por China, y el Sur, apoyado por las tropas estadounidenses. La cruel realidad obliga a los hermanos Jin Tae y Jin Seok a marchar al frente de batalla. Jin Tae, que es el mayor, se destaca en el combate y gana medallas para lograr que su hermano menor sea devuelto a casa. Pero en el camino, terribles circunstancias harán que los caminos de ambos se bifurquen y se vean enfrentados. Se trata de una de las producciones sobre la Guerra de Corea más crudas y dramáticas, con espectaculares escenas bélicas de las mejores rodadas en ese país.