Muestra de Cine y Psicoanálisis: Desmontando el poder

Damián Alcázar y Magaly Solier protagonizan “Magallanes”, filme de Salvador del Solar.

El Centro Cultural PUCP y la Sociedad Peruana de Psicoanálisis organizan la décima Muestra de Cine y Psicoanálisis. Se trata de un evento interdisciplinario donde cineastas, críticos, psicoanalistas, psicólogos, filósofos y dramaturgos reflexionarán sobre las representaciones del poder. Treinta y cinco filmes de ficción y documental componen la muestra que se presentará en Lima, Arequipa, Cusco, Huancayo, Lambayeque y Piura. La oportunidad de leer desde otro ángulo clásicos del cine mudo, como El gabinete del Doctor Caligari o Páginas del diario de Satán, o las últimas creaciones del cine nacional, como Magallanes y La última tarde. Las sedes en Lima son: la Filmoteca de la PUCP, el Centro Cultural Inca Garcilaso, el Cine Club de la San Martín de Porres, la Sociedad Peruana de Psicoanálisis y Vichama. Una propuesta que abre espacio a la conversación y al debate. Va hasta el 9 de julio. Más información en: www.centroculturalpucp.com

Richard Gere se reinventa e impresiona en Norman

“Es chaplinesco, divertido y triste”, dice Gere sobre su personaje en “Norman”.

La década de los ochenta tuvo un galán indiscutible: Richard Gere, centro magnético de American Gigolo y An Officer and a Gentleman. Gere ha construido personajes inolvidables como el chúcaro Bill en Days in Heaven, pero en el imaginario su carisma y su atractiva presencia han calado más que sus interpretaciones. Quizá por eso sorprende verlo encarnar al extraño Norman en la tragicomedia Norman: The Moderate Rise and Tragic Fall of a New York Fixer, quinta película del director y escritor Joseph Cedar, quien en 2011 ganó el premio al Mejor Guion, en Cannes, por Footnote.

Norman Oppenheimer es un judío neoyorquino que hace del name dropping, las medias verdades y la testarudez, un oficio. Tiene miopía, unas orejas que sobresalen y viste, a manera de uniforme, un abrigo color camel y una boina. Más que conversar, transa por celular mientras entra y sale de tiendas, cafeterías y lugares menos paganos. ¿Lobbista amateur, perdedor bienintencionado, experto hipócrita, soñador o camaleón humano? ¿Quién es Norman? La película nunca revela la interrogante, pero sí esclarece la motivación del personaje: entrar en el círculo de confianza de los poderosos.

Lea también:  El reto de seguir unidos: Irene Horejs, embajadora de la Unión Europea en el Perú

Norman es un polizonte que se escabulle en eventos y cenas íntimas de la colonia judía en Nueva York. En una conferencia fija su atención en un joven político israelí, Micha Eshel (Lior Ashkenazi), y logra forzar las circunstancias para conocerlo. Tras un breve encuentro, en el que Norman regala a Micha los zapatos más caros de Nueva York, surge la complicidad ambigua que hará que Norman roce lo que siempre soñó y sea testigo de cómo el sueño se transforma en hoyo negro. La cinta está emparentada con Being There, de Hal Ashby, sobre un ser humano simple (Peter Sellers), quien, a partir de lugares comunes, llega a ser presidente.
Norman combina diálogos ágiles, ácidos e inteligentes, que nos hacen recordar a las screwball comedies del pasado con la observación de los gestos mínimos, propia de cierto cine de autor, y el conocimiento de las relaciones de poder en la comunidad judía. Richard Gere está irreconocible y brillante como Norman y lo acompaña un talentoso elenco conformado por Steve Buscemi, Charlotte Gainsbourg y Michael Sheen.