Joe Biden, el próximo presidente puede hacer mucho para combatir el calentamiento global, incluso sin la ayuda del Congreso. No hay tiempo que perder. Columna de opinión de Michael Bloomberg.

Joe Biden: No hay tiempo que perder.

Joe Biden: No hay tiempo que perder.

 

Durante la campaña presidencial, gran parte del debate sobre el cambio climático se centró en lo que debería hacer el Congreso. Esa es una pregunta importante, pero si la historia sirve de guía, al Congreso le llevará tiempo llegar a un acuerdo sobre un proyecto de ley, y no hay garantía de éxito, incluso si los demócratas superan las probabilidades y terminan ganando el control del Senado. En 2008, los demócratas ganaron ambas cámaras del Congreso y pasaron casi dos años desarrollando y debatiendo un proyecto de ley de límites máximos y comercio que finalmente fracasó, dejando que las ciudades, los estados y las empresas actúen en gran medida por su cuenta.

Esta vez, es imperativo que el presidente electo Biden adopte un enfoque de todo el gobierno para la acción climática desde el principio. Para su crédito, su ambicioso plan climático reconoce que hay mucho que puede lograr sin el Congreso, y algunos de los pasos más importantes que puede tomar no tienen nada que ver con la Agencia de Protección Ambiental.

No tengo ninguna duda de que Joe Biden nombrará a un talentoso administrador de la EPA que comenzará a revertir parte del daño de los últimos cuatro años, pero eso debe ser solo el comienzo. Es esencial que designe líderes comprometidos con la acción climática para liderar otras agencias clave, incluida la Comisión Reguladora de Energía Federal, que supervisa la mayor parte de la transmisión de energía interestatal, incluidas las aplicaciones de gasoductos, así como los departamentos de energía y transporte.

Lea también:  El grito de justicia de los familiares de George Floyd: "Hoy podemos volver a respirar"

El presidente electo debe esperar que cada miembro del gabinete dé prioridad a la acción climática y la integre en todas las operaciones de la agencia. Por ejemplo: el Departamento de Defensa debería invertir en la resiliencia de sus instalaciones, que es fundamental para nuestra seguridad nacional. Lo mismo ocurre con otras infraestructuras que el gobierno federal apoya y en las que confía el público, incluidas carreteras y ferrocarriles, aeropuertos y puertos, y sistemas de telecomunicaciones.

El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano puede aumentar los requisitos ambientales para los proyectos de construcción que financia. Y todas las agencias pueden integrar consideraciones sobre el cambio climático en sus procesos de adquisiciones, reduciendo la huella de carbono y el impacto ambiental de los bienes y servicios que los contribuyentes compran a través del gobierno federal.

Hay otras agencias que tienen el potencial de tener un impacto enorme en la reducción de emisiones, aunque su poder es menos reconocido. Es fundamental, por ejemplo, que el nuevo director de la Comisión de Bolsa y Valores reconozca que el cambio climático es un riesgo para el sistema financiero mundial y actúe en consecuencia. La SEC requiere que las empresas públicas divulguen información sobre su salud financiera y puede ampliar esos requisitos para incluir más información sobre los riesgos climáticos y la preparación, información que los inversores necesitan para tomar decisiones inteligentes.

Esta semana, el Reino Unido se convirtió en el último país en anunciar que exigirá a las empresas que informen sobre los riesgos climáticos. Más de 1.500 empresas, reguladores e instituciones financieras han expresado su apoyo a las directrices publicadas por el Grupo de Trabajo sobre Divulgaciones Financieras Relacionadas con el Clima de la Junta de Estabilidad Financiera, que yo presido. Pero existe un riesgo creciente de que los países adopten estándares diferentes, lo que dificulta enormemente a los inversores hacer comparaciones entre manzanas y manzanas y debilita el poder del mercado para impulsar el cambio.

Lea también:  COSAS #700: Un doctor en HD, entrevista al cirujano plástico Raúl Manzaneda

Los inversores y consumidores, y la estabilidad económica mundial, están bien atendidos por normas de información financiera más uniformes, una lección que quedó dolorosamente clara después de la crisis de 2008. Al mismo tiempo, una divulgación mayor y uniforme del riesgo climático es una de las herramientas más poderosas que tenemos para reducir las emisiones, porque una mayor transparencia creará incentivos más fuertes para que las empresas tomen medidas, impulsando más inversión privada hacia las que lo hacen.

Un estándar global para los informes climáticos es fundamental, pero no sucederá sin el liderazgo de Estados Unidos. Así como Franklin Roosevelt reunió a representantes financieros de las potencias aliadas en Bretton Woods, New Hampshire, para acordar un conjunto de principios monetarios que han sido la base para un crecimiento global sin precedentes, necesitamos que el presidente Biden convoque a un grupo similar con el propósito de Adoptar un conjunto de estándares de divulgación climática. Si Biden aprovecha la oportunidad, puede llegar a ser uno de los puntos de inflexión más importantes en la lucha mundial contra el cambio climático.

La SEC no es la única agencia financiera que puede acelerar nuestro progreso. El papel de la Junta de la Reserva Federal es apoyar la estabilidad y el crecimiento económicos, y el cambio climático es una amenaza para ambos. La política monetaria se puede utilizar para reducir los costos de los préstamos para inversiones que ayudan a reducir las emisiones, aumentar la resiliencia y tener en cuenta el cambio climático, y para aumentar los costos para aquellos que no lo hacen. El presidente no dicta la política monetaria, pero puede nombrar miembros que reconozcan el valor de las políticas que incentivan la resiliencia y la reducción de emisiones, y que trabajarán para garantizar que el sistema financiero y los bancos individuales tomen en cuenta los riesgos asociados con el cambio climático.

Lea también:  El sol peruano, la segunda moneda más devaluada en Latinoamérica este 2021

También hay una enorme cantidad de cosas que la administración Biden puede lograr al empoderar a sus aliados más fuertes: ciudades, estados y empresas de EE. UU., Todos los cuales han dado grandes pasos para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero y están ansiosos por hacer más. (Bloomberg está en camino de lograr nuestro objetivo de lograr un 100% de energía limpia). La Casa Blanca puede ayudar a cada grupo a acelerar sus planes al garantizar que cualquier financiamiento de estímulo futuro respalde la recuperación económica de manera que también reduzca las emisiones, desarrolle la resiliencia y cree empleos en verde. industrias.

El último informe de America’s Pledge, una coalición de ciudades, estados y empresas que lancé en 2017 con el exgobernador de California Jerry Brown, descubrió que con un liderazgo federal sólido, Estados Unidos aún puede alcanzar y superar nuestro objetivo del Acuerdo de París. Reincorporarse al acuerdo, como hará Biden, le dará a EE. UU. La influencia y la autoridad para trabajar con otros países a fin de aumentar su ambición y acelerar su progreso, y enviar una fuerte señal a los inversores. La administración Biden debería predicar con el ejemplo presentando un nuevo compromiso nacional de emisiones más audaz y describiendo cómo llegaremos allí.

Pase lo que pase, o no ocurra, en el próximo Congreso, nuestra mejor esperanza para una acción climática audaz comienza con un enfoque de todo el gobierno. Y para tener éxito, es fundamental que el presidente electo Biden comience a sentar las bases ahora.