El uso de unas “súper zapatillas” y una pista “hecha para ganar” son algunas de las razones que se esconderían detrás de los nuevos récords mundiales de atletismo.

Por Redacción COSAS 

Sydney McLaughlin batió este miércoles su propio récord mundial al ganar los 400 metros con vallas femeninos.

Los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 nos están dando cátedra con las historias de esfuerzo, superación y disciplina de los atletas que terminan colocándose en el podio.

Sin embargo, como toda competencia internacional, no puede estar exenta de polémica. En este caso, las miradas se han centrado en los nuevos récords mundiales de atletismo que han hecho pensar a más de uno que detrás de ellos hay algo más que esfuerzo.

Según las especulaciones, el uso de unas “súper zapatillas” y el correr en una pista “construida para velocidad” harían que los atletas tengan un mejor desempeño.

Récords de calzado

Récords de calzado

El uso de unas zapatillas más livianas y tecnológicas ha causado polémica.

En cuanto a las famosas “súper zapatillas”, se trata de un calzado súper liviano que contiene una placa rígida y una espuma única.

Estas características brindan una sensación de propulsión a cada paso, por lo que varios críticos lo han definido como un “dopaje mecánico”.

Sin embargo, los partidarios del calzado, desarrollado por primera vez por Nike, consideran que, por el contrario, es un avance revolucionario en cuanto a tecnología deportiva.

Warholm indicó que estaba trabajando con Puma y el equipo Mercedes de F1 en sus propias zapatillas.

“No veo por qué debería poner algo debajo de un zapatilla para correr. Creo que le quita credibilidad a nuestro deporte”, dijo.

Polémica pista

Polémica pista

Algunos deportistas han indicado que la pista “te empuja y te impulsa hacia adelante”.

Otra de las especulaciones que se han desatado respecto a los récords recientemente fijados en Tokio 2020 es la que indica que la pista es de gran ayuda para el triunfo de los atletas.

Se dice que está “construida para velocidad”. Según los diseñadores, se han añadido gránulos de goma de 14 mm, mientras que su diseño hexagonal de la capa inferior deja pequeñas bolsas de aire.

Según expertos en diseños de pistas, una de estas características proporciona “absorción de impacto y algo de retorno de energía; al mismo tiempo, un efecto de trampolín”.

“La superficie les dio una ventaja de rendimiento del 1%-2% a los atletas, lo que la convirtió en la más rápida de la historia”, dijo Andrea Vallauri, diseñador de pistas, al periódico británico The Guardian.

La polémica sigue desatada pero no es algo que le quite el sueño a los organizadores de Tokio 2020.

Bien se dijo en algún momento que la tecnología transformaría el mundo, ya comenzó a hacerlo en el deporte.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.