Los cuentos infantiles han mostrado a mujeres bellas que se enamoran de un príncipe. Parece un sueño, pero para algunas mujeres se ha hecho realidad. 

Meghan Markle es actriz, afroamericana y divorciada, pero eso no ha sido impedimento para que se convierta en la esposa del príncipe Harry. Ahora es duquesa de Sussex. Pero no es la única mujer con un perfil poco convencional que ha logrado formar parte de la realeza. De hecho, Grace Kelly fue la primera actriz que ingresó a ese mundo. Se convirtió en princesa al casarse con el príncipe Rainiero III de Mónaco en 1956.

Hoy existen varias mujeres plebeyas, extranjeras y que no nacieron en cuna de oro que se casaron con príncipes o reyes y ya tienen corona. Los tiempos han cambiado y la realeza se ha modernizado, aunque sea un poco. Aquí hacemos un recuento de las royals sin sangre azul más conocidas. 

1. Máxima de Holanda:

La reina Máxima y el rey Guillermo Alejandro IV durante una visita de estado a Luxemburgo

Nació en Buenos Aires, Argentina, el 17 de mayo de 1971, pero renunció a su nacionalidad argentina para casarse, en 2002, con el heredero a la corona holandesa, Guillermo Alejandro IV. Su boda fue muy controvertida debido a que su padre, Jorge Zorreguieta, fue ministro durante la dictadura de Jorge Videla. Máxima Zorreguieta estudió economía y trabajó como agente de inversiones en Nueva York y Bélgica. El 30 de abril de 2013 se convirtió en reina, tras la abdicación de Beatriz de Orange y la proclamación de Guillermo Alejandro IV como rey de los Países Bajos. Ella es la primera reina plebeya de Europa del siglo XXI y la primera latinoamericana que reina en un país europeo.

2. Letizia Ortiz:

Nació en Oviedo (norte de España) el 15 de septiembre de 1972 y se casó con el príncipe Felipe en segundas nupcias el 22 de mayo de 2004. Antes de su matrimonio, Letizia Ortiz trabajó como periodista. Su último trabajo fue como presentadora del Telediario de Televisión Española. Tras la abdicación de don Juan Carlos, su hijo pasó a ser el rey Felipe VI y en conscuencia Letizia Ortiz se convirtió en la primera reina plebeya de España y en la segunda de Europa del siglo XXI. Últimamente ha sido noticia por la supuesta tensa relación entre ella y su suegra, la reina Sofía

Lea también:  Fred y Gladys: el origen de los apodos que usaban en secreto el príncipe Charles y Camilla

3. Silvia de Suecia:

La reina Silvia y el rey Gustavo de Suecia.

Silvia Renate Sommerlath es alemana, pero es reina de Suecia desde 1976, cuando se casó con Carlos XVI Gustavo. Su madre es de Sao Paulo, Brasil, donde emigró con sus padres y tres hermanos durante la segunda guerra mundial. En 1957 volvió a Alemania Occidental.  La actual reina estudió idiomas y se especializó en español. Ha trabajado en los consulados de Argentina en Munich y como azafata e intérprete en los Juegos Olímpicos de Múnich 1972. Ahí conoció a su actual esposo.

4. Sofía de Suecia:

La casa real sueca ha acogido a más plebeyos. El príncipe Carlos Felipe se casó con Sofía Hellqvist en 2015, quien antes había sido stripper y aparecido en un reality show llamado Paradise Hotel. A los 16 años posó semidesnuda para una publicación y a los 20 apareció en topless con una serpiente viva en la revista Slitz. Además, tiene tatuajes en sus costillas y hombres. Pese al escándalo inicial, el príncipe Carlos Felipe siguió el ejemplo de su padre y obedeció a su corazón. Hoy tienen dos hijos. 

5. María Teresa de Luxemburgo:

María Teresa de Luxemburgo no es reina, sino gran duquesa de Luxemburgo, pues ese país es un ducado y no una monarquía. Nació en La Habana, Cuba en 1956, en el seno de una familia de la alta sociedad cubana, pero se mudó a Nueva York al estallar la revolución. El 14 de febrero de 1981 se casó con el gran duque Enrique de Luxemburgo, a quien conoció mientras estudiaba Ciencias Políticas en la Universidad de Ginebra, Suiza. En 2002, se supo que María Teresa no se llevaba bien con su suegra, la gran duquesa Josefina Carlota, quien la llamaba “la criolla” por su origen cubano. “Mi suegra quiso destruir mi matrimonio por mi origen plebeyo”, contó a un grupo de periodistas, a quienes pidió no publicar sus palabras. Sin embargo, la información se filtró.   

Lea también:  Kaia Gerber: 10 razones por las que amamos a la hija de Cindy Crawford

 6. Kate Middleton:

Kate Middleton es hija de una azafata y un despachador de vuelos. Estudió Historia del Arte en la Universidad de Saint Andrews, en Escocia, donde conoció al príncipe William. En 2010 se comprometieron y en 2011 se casaron en la Abadía de Westminster. Ese día se convirtió en duquesa de Cambridge y futura reina de Inglaterra, cuando su esposo, segundo en la línea de sucesión, asuma el trono. La pareja tiene tres hijos: los príncipes George, Charlotte y Louise. 

7. Charlene Wittstock de Mónaco:

Nació en Zimbabue en 1978. Antes de casarse era nadadora del equipo olímpico de Sudáfrica y participó en los Juegos Olímpicos de Sidney, Australia, donde quedó quinta como miembro del equipo de su país en relevos de 4×100 metros. Conoció al príncipe Alberto II de Mónaco en un campeonato de natación en el principado y en 2011 se casaron en el Palacio de Grimaldi. Hoy es princesa y tiene gemelos. 

8. Mette-Marit de Noruega:

El príncipe Haakon y la princesa Mette-Marit de Noruega.

Hija de un periodista y una empleada de banca, es futura reina de Noruega desde que se casó con el príncipe heredero Haakon Magnus. Se conocieron a finales de los noventa en un festival de rock. Su unión fue controvertida porque, además de ser plebeya, era madre soltera y convivió con el príncipe antes de casarse. Actualmente la pareja es muy popular en Noruega.

9. María Isabel de Dinamarca

La familia real danesa.

La familia real danesa. 

Nació el 5 de febrero de 1972 en Tasmania, Australia. Estudió derecho, pero se dedicó profesionalmente al marketing y la publicidad. Conoció al príncipe Federico de Dinamarca en los Juegos Olímpicos de Sidney 2000. Cuatro años después se casaron.

Lea también:  La venganza está de moda: Juana Viale protagoniza “Edha”, la primera producción de Netflix en Argentina

10. Masako Owada de Japón

El príncipe Nahurito de Japón y su esposa Masako Owada.

Es princesa de Japón y será emperatriz cuando abdique su suegro Akihito. Estudió Economía en la Universidad de Harvard y llevó cursos de Relaciones Exteriores en la Universidad de Oxford. Estuvo en el mundo de la diplomacia hasta que en 1993 se casó con el heredero al trono, el príncipe Naruhito. Hubo dudas de que una mujer educada en el exterior comprenda las tradicionales leyes de sumisión al marido. La vida en el palacio real la deprimió, aún más cuando tuvo problemas para quedar embarazada y, cuando finalmente lo consiguió, tuvo a una niña, la cual no es considerada heredera por ser mujer. 

11. Rania de Jordania

Nació en Kuwait en 1970. Conoció al rey Abdullah bin Al-Hussein, entonces príncipe de Jordania, en una fiesta en enero 1993. En junio de ese año se casaron. Su esposo se convirtió en rey en febrero de 1999, pero ella recién fue proclamada reina un mes después. Ambos tienen cuatro hijos. Rania es considerada una de las reinas más bellas y elegantes, pero ha ido perdiendo esos rótulos a raíz de los retoques faciales a los que se ha sometido.