Es imposible recordar a los amigos de Harry Potter y pasar por alto al carismático Ron Weasley, personaje interpretado por Rupert Grint en la exitosa saga de Warner Bros. El actor británico que le dio vida al mago pelirrojo más famoso del cine, hoy cumple 30 años lejos de la historia que lo lanzó a la fama. ¿Cómo han sido sus días?

Por: María Alejandra López

Rupert Grint tenía 11 años cuando le dieron el papel de Ron Weasley. A esa edad, el actor jamás imaginó que el trabajo con Harry Potter y la piedra filosofal (2001) finalizaría diez años después con la última película de la saga y que todo su crecimiento se vería documentado en la ficción.

A pesar de que el actor reveló en una entrevista a The Guardian que el final de Harry Potter era “como un duelo”, no fue del todo fácil vivir asediado por los fanáticos de la saga, un público extremadamente devoto a la historia de J.K. Rowling. “A veces extraño la invisibilidad. Poder llegar a Tesco (supermercado del Reino Unido) y no conocer a nadie que quiera sacarme una foto”, confesó en el 2011. 

Sin embargo, muy pocas personas saben que Grint no estuvo completamente inmerso en Harry Potter los diez años que duró la grabación. En paralelo al proyecto de Warner Bros, el actor británico trabajó en varias películas independientes. En el 2002, fue un joven con anosmia en Thunderpants; y en el 2006 compartió roles con Julie Walters (Molly Weasley en Harry Potter) en la película Driving Lessons.

Tres años antes del final de la exitosa saga, también se embarcó en un polémico proyecto: en el 2008, protagonizó el drama Cherrybomb, una transgresora película que involucró escenas de sexo, drogas y alcohol, donde compartió roles con Robert Sheehan y Kimberley Nixon. A pesar de que el film debutó en el Festival Internacional de Cine de Berlín 2009, no encontró distribuidor comercial. Gracias a una campaña online creada por los fanáticos de Rupert Grint, recién pudo estrenarse en el Reino Unido en el 2011. 

Lea también:  Completamente original: una entrevista con la actriz Diane Keaton

Aparentemente, durante las grabaciones de Harry Potter, fue difícil para el actor sacudirse de Ron Weasley de forma exitosa. Eso sí: la crítica elogió algunos de sus papeles. Con Driving Lessons, Andre Soares de Alt Film Guide, lo declaró una “revelación”. 

Ruper Grint en el 2017, durante el estreno de “Snatch”. 

Con el final de Harry Potter, Grint decidió abocarse a proyectos más visibles y retadores. Uno de ellos fue el video Lego House del cantante británico Ed Sheeran. “Cuando alguien me para yo podría ser Ed o podría ser yo mismo”, reveló el actor en el 2017. Ed Sheeran quiso jugar con el parecido físico que existe entre él y el actor para su videoclip. Cuando empecé a idear el video de Lego House, sabía que quería que Rupert participara en él”, contó en Metro UK.

Grint en la televisión 

Si hay una parte de su carrera que realmente lo alejó del estudiante de Hogwarts fue su paso por la televisión. En el 2017, se embarcó en el proyecto de Snatch, una serie británica-estadounidense basada en una película de Guy Ritchie con el mismo nombre. En la producción, Grint encarna a Charlie Cavendish-Scott, uno de los “estafadores” principales del elenco.

La película de Guy Ritchie fue todo un suceso cuando estrenó en el 2000. Por ello, la valla era bastante alta para la producción televisiva. “Siempre es difícil cuando estás haciendo algo tan querido”, admitió Grint a TV Guide en el 2017, cuando la serie estrenó en los Estados Unidos. Felizmente, la primera temporada fue todo un éxito, ya que la segunda temporada se encuentra en producción. Además, por su participación, el actor fue nominado a los National Film Awards UK en la categoría “Mejor actor”. 

Best dressed in the gangsta game. #SnatchTV #RupertGrint #Crackle

A post shared by Snatch (@snatch) on

En una de las últimas entrevistas que el actor brindó a Independent en el 2017, admite que, gracias al personaje de Ron Weasley, ha podido tener grandes roles. Harry Potter hizo cosas maravillosas para mí. Fue una gran parte de mi vida. Y estoy agradecido de que gracias a Harry Potter ahora puedo hacer proyectos fantásticos como Sick Note (una de las últimas series que viene protagonizando junto a Lindsay Lohan)”, reveló.

Rupert Grint en el 2011, firmando autógrafos en Las Vegas.

Según Independent, Sick Note podría ser el rol que, al fin, lo libere por completo del personaje que lo lanzó a la fama. En la serie de comedia, Grint interpreta a Daniel Glass, un hombre joven que es diagnosticado erróneamente con cáncer esofágico terminal, y que decide no revelar la verdad porque todos a su alrededor empiezan a tratarlo de forma especial. 

A pesar de que sus fanáticos aprueban cualquier proyecto en el que se embarque, Grint no teme vivir bajo la sombra de Harry Potter y realmente disfruta el sumergirse en nuevos retos.“Por supuesto, sientes una presión después de algo como Harry Potter. Deseas la oportunidad de demostrar que puede hacer cosas diferentes (…). Pero Harry Potter nunca fue algo de lo que estaba desesperado por sacudirme. Simplemente disfruto haciendo cosas diferentes”, dice el actor. Y, felizmente, no ha dejado de hacerlo en todos estos años.