La madre de Miguel Bosé ha fallecido a causa de una afección respiratoria a los 89 años. Lucía Bosé empezó su vertiginosa carrera en la gran pantalla a los dieciséis años, donde participó en medio centenar de películas y fue la musa de cineastas como Visconti y Buñuel. Además de protagonizar uno de los matrimonios más glamorosos de los años setenta con el torero Luis Miguel Dominguín. En la siguiente nota, repasamos la vida de una de las máximas exponentes de la escena cultural española e ícono de libertad femenina.

Por Redacción COSAS

“Queridos amigos … os comunico que mi madre Lucía Bosé acaba de fallecer. Ya está en el mejor de los sitios”, informaba el cantante Miguél Bosé a través de su cuenta de Twitter, hace solo unas horas. La actriz italiana falleció este lunes 23 de marzo en Segovia, a los 89 años y víctima de una neumonía, enfermedad recurrente en ella y algunos otros miembros de su familia. 

Lucía llevaba tres días internada en un hospital de Segovia, dado que desde el año 2000 vivía en Brieva, un pueblo de la provincia. Sus hijas Paola y Lucía se encuentran actualmente en Valencia, mientras que Miguel reside en México junto a dos de sus cuatro hijos. A través de las redes sociales, el intérprete de “Amiga” y “Te amaré” recibió las condolencias de artistas como Alejandro Sanz, Laura Pausini, Raphael, Paulina Rubio y Pablo Alborán.

Salto a la gran pantalla

“Tú eres un animal cinematográfico”, le dijo un cliente a la joven que despachaba castañas confitadas detrás del mostrador de una pastelería de Milán. Tenía 16 años, se llamaba Lucía Bosé y el cliente era nada menos que Luchino Visconti. Aquella frase fue una semilla que germinó y en poco tiempo dio sus mejores frutos. La joven ostentó el título de Miss Italia, se convirtió en estrella del cine y luego fue todo lo que quiso.

Lea también:  Conoce a los jóvenes peruanos que están conquistando el mundo

Fue la esposa de Luis Miguel Dominguín, luego la ex del “torero” –así se refería a él tras suseparación-, madre de Miguel, Lucía y Paola, más tarde la abuela de Bimba… “No he llegado más lejos en el cine porque me he reservado la mitad de mi vida para mí”, afirmó en Roma durante la presentación de su más reciente biografía, escrita por Roberto Liberatori, en octubre del año pasado. 

Lucía Bosé (4)

Lucia Bosé en “Non c’è pace tra gli ulivi” de Giuseppe De Santis (1950).

Pero sobre todo, Lucía Bosé fue la matriarca de una importante clan al que formó con su propios valores basados en la libertad, la igualdad y la tolerancia. Fue feminista incluso antes de ser consciente de ello. Tuvo tres hijos, diez nietos y dos bisnietas: varias generaciones ligadas a la música, cine, moda, televisión, pintura, escultura. Y es que por las venas de los Bosé siempre ha discurrido el arte y ella, Lucía, fue arte en sí misma y hasta el fin de sus días. 

A mediados de los años cincuenta, el mundo fue testigo de su talento y belleza. En 1955 rodó, entre otras, la galardonada “Muerte de un ciclista”, a las órdenes de Juan Antonio Bardem, y “Así es la aurora”, dirigida por Luis Buñuel.

Lucía Bosé cine

Lucia Bosé y Alberto Closas en “Muerte de un ciclista” (1955)

Amor de película

Por aquellos años y en un viaje a España conoció a Luis Miguel Dominguín, el torero de moda, el conquistador de la época. Los presentó el productor cinematográfico Manuel Goyanes y poco después se casarían. Dos veces.

El primer enlace tuvo lugar en Las Vegas el 1 de marzo de 1955. “Mandé un telegrama a mi madre desde los Estados Unidos: ¡Me he casado!. Ella me respondió: ¡Me he enterado por la prensa, ¿estás loca?!”. La unión se tornó más comentada aún cuando ocho días después fue hallada sin vida la actriz Miroslava Stern, una amante a distancia de Dominguín, que no pudo soportar la noticia.

Lucía Bosé (2)

Lucía Bosé y su esposo Luis Miguel Dominguín.

La segunda boda se celebró el 16 de octubre de ese mismo año en España. Pero no hubo luna de miel. El lidiador debía emprender la temporada americana por lo que el matrimonio se vio obligado a volar a Latinoamérica. Su primogénito, Miguel, nació en Panamá el 3 de abril de 1956 y fue bautizado el 12 de julio con Luchino Visconti de padrino, un deseo de Lucía. Con el realizador siempre mantuvo una excelente relación. “Fue como un hermano, un amante. Di a Visconti lo que he dado a pocos hombres, un amor verdadero”, recordó Lucía en una entrevista concedida tras la publicación de su biografía.

Lea también:  Aerin Lauder, la multimillonaria heredera, nos muestra su casa

No obstante, la vida conyugal no fue nada fácil. Las diferencias entre las pareja se acentuaron y dieron paso a la ruptura. Ella lo definió así: “Nunca llegué a entrar en el clan Dominguín, y los Dominguín nunca me quisieron”. La fama de galán empedernido del torero, que tuvo en sus brazos a Ava Gadner, fueron el detonante de la separación. “Yo, en cuestión de cuernos, medalla de oro”, declaró alguna vez Bosé y contó con sinceridad única que de la mano del matador  entró en contacto con la jet set de una España en la que no encajaba.

Lucía Bosé (1)

Pablo Picasso en su fiesta de cumpleaños, bailando con Lucía Bosé.

Aunque siempre hay excepciones. En sus memorias recordaba la primera vez que invitó a comer a la duquesa de Alba: “Cuando terminó de comer la paella, doña Cayetana preguntó en voz alta: Y ahora, ¿qué hago con el plato? Y todos, en coro, respondieron: ¡Tienes que llevarlo a la cocina!. Se levantó, llevó el plato a la cocina y regresó con otro limpio para tomar la ensalada. Todos estábamos sorprendidos. La duquesa de Alba, acostumbrada a ser servida, se preparó la comida como todos nosotros”. 

Otra anécdota que solía narrar era aquella en la que casi deja plantado a Francisco Franco en una misa. Ella no quería levantarse antes de las siete y media para presentarse ante él, y pensó que su ausencia no se notaría entre esa pequeña multitud. Pero Franco se percató de inmediato y pidió que el servicio religioso no empezara hasta que llegara Lucía. “Dominguín, avergonzado, entró como un cohete en nuestra habitación, me sacó fuera de la cama en camisón, me puso un abrigo y me llevó a la capilla a empujones”.

Madre excepcional

Entonces tuvo claro que no debía doblegarse ante el torero e hizo lo que luego sentenció en su biografía. “Siempre he sido Lucía Bosé, nunca fui la esposa de Luis Miguel Dominguín”. Su fuerte personalidad y su temprano divorcio en una España franquista (1968), hicieron de ella un personaje habitual de las revistas de los años sesenta y setenta. 

Lucía Bosé (3)

La actriz junto a su hijo Miguel Bosé en los años de los setenta.

Tras la separación, Lucía retomó su carrera como artística y rodó con maestros del sétimo arte como Federico Fellini, con quien hizo “Satyricon”. En España filmó “Jurtzenka, un invierno en Mallorca”, de Jaime Camino y “Ceremonia sangrienta”, una película de serie B dirigida por Jorge Grau

Lea también:  Jorge Muñoz: “Ahora se trabaja muchísimo más y a toda hora”

En 1976 hizo la película para la televisión “La señora García se confiesa” y volvió a dejar la interpretación hasta la década de los ochenta. No obstante, en 1977, en un acto de amor único, compartió mesa con su ex en el Florida Park de Madrid. Allí, el célebre periodista José María Iñigo presentó el debut de Miguel Bosé como cantante ante la mirada de sus padres. Sin duda, Lucía lo hizo por Miguel. Porque su rol de madre lo llevó dentro y fuera de la pantalla.

Diva en el ocaso

En los últimos años de su vida se trasladó a Brieva, donde se avocó por completo a la pintura y la vida espiritual. Allí se refugió del ruido mediático que provocaron la muerte de su nieta Bimba Bosé, los escándalos familiares de Miguel y los problemas que tuvo con hacienda luego de ser acusada de apropiación indebida de un dibujo que Pablo Picasso, proceso del que salió absuelta.

En ese pequeño pueblo de medio centenar de vecinos estaba confinada por la pandemia del coronavirus. “Yo también me quedo en casa. Si queremos que esto acabe pronto, en casa”, decía en Instagram con la etiqueta #IoRestoACasa (Yo me quedo en casa, en italiano), hace apenas unos días. La actriz también celebró el 8 de marzo con un contundente mensaje. “Feliz día de la mujer trabajadora, con dignidad y respeto, ¡Qué vivan las mujeres!”.

Lucía Bosé Instagram

Ahora son muchos los que honran su memoria. Su adorado hizo se ha despedido de ella con la imagen de un corazón azul, el mismo color que llevaba en su melena como un homenaje a su desaparecida nieta. “Te llevamos dentro en el corazón, querida mami. Un beso de toda la familia entera”, dijo el cantante en su último post.