Durante el homenaje a Mario Vargas Llosa organizado por el Instituto Cervantes en honor al décimo aniversario de recibir el Nobel, el autor peruano aprovechó para amorosamente agradecer a Isabel Preysler por ‘esos cinco maravillosos años a su lado’.

Por Mariana Valle

Mario Vargas Llosa vivía el pasado jueves una noche llena de emociones al ser homenajeado en el Instituto Cervantes de Madrid con motivo del décimo aniversario de la concesión del Premio Nobel de Literatura, el mayor reconocimiento internacional en su haber. No podía faltar a su lado Isabel Preysler, con la que ha celebrado hace unos meses cinco años de relación y que le apoyaba discretamente desde la primera fila del público. Una segundo plano del que acabó sacándola su pareja con toda una declaración de amor pública en la que dejaba muy claros sus sentimientos a ella.

Mario Vargas Llosa Isabel Preysler

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler llegan al Instituto Cervantes.

Para el gran día de su pareja, Isabel escogió un elegante traje rojo de líneas minimalistas muy similar al que llevó su hija Tamara Falcó en el Festival de San Sebastián. Y esta no fue la única conexión de estilo que generó el look. También recordaba al que la reina Letizia había lucido apenas unas horas antes que ella.

Mario Vargas Llosa e Isabel Preysler

Isabel Preysler, sentada en primera fila, aplaude emocionada las palabras de Mario en su honor.

Vida en familia en casa de Isabel Preysler

Es habitual ver a Isabel acompañando a Vargas Llosa y mostrando su orgullo por sus éxitos literarios. El año pasado, asistió junto a Tamara y la primogénita del escritor, Morgana, a la presentación del su último libro, Tiempos Recios. Entonces, confesó orgullosa que había sido una de las primeras privilegiadas en leer la obra del escritor.

Lea también:  Todo sobre el matrimonio de Ale Denegri y Jota Haya de la Torre

Por su parte, la hija de Isabel Preysler y Carlos Falcó es una gran seguidora de la escritura de Vargas Llosa y dijo que la presentación le había “encantado”. “Yo he vivido parte del proceso creativo, pero contado así es distinto”, añadió. Mario Vargas Llosa mantiene una excelente relación con la familia de Isabel Preysler. No solamente con la que será la nueva Marquesa de Griñón, con la que reside habitualmente, sino también con sus otros hijos. El confinamiento ha sido una verdadera prueba de fuego que parece haber sido superada con nota, ya que también se sumaron Ana Boyer Fernando Verdasco con el pequeño Miguel, de un año.

Juntos desde la primavera de 2015

Isabel y Mario comenzaron su relación en la primavera de 2015, tal como publicó la revista COSAS el 24 de junio de ese año. Eran los inicios de una historia de amor que ha ido consolidándose con el tiempo. Y que no ha dejado de despertar un gran interés público.

A lo largo de estos años, los hemos visto en decenas de actos sociales y familiares, como el bautizo de Migel, el hijo de Ana Boyer, o el concierto de Enrique Iglesias a finales del año pasado, siempre felices y sonrientes disfrutando de su amor. A pesar de que la pandemia loss ha obligado a refugiarse en su casa de Puerta de Hierro, en Madrid, eran muy habituales sus escapadas románticas. Viajaron a Lisboa, donde los vimos bailando juntos por primera vez. Pasaron una romántica semana en la paradisiaca isla de Mustique. Ahí, se alojaron en una exclusiva villa junto a un campo de golf, en un entorno ideal para el relax. Y el último San Valentín, disfrutaron de un fin de semana en Berlín.

Lea también:  Isabel Preysler y Mario Vargas Llosa: la verdadera historia