“Game of Thrones” hizo mundialmente célebre a este actor danés. Ahora que la serie vive su penúltima temporada, nos reunimos con él para saber qué sucederá con su personaje, Jaime Lannister y, más importante aún, con su propio futuro una vez que “llegue el invierno”.

Por Yenny Nun

Aunque su personaje tiene una relación incestuosa con su hermana Cersei (Lena Headey) en Game of Thrones –la serie más popular del planeta, vista en todos los países del mundo excepto en Corea del Norte–, esto no impide que millones de personas se derritan por el apuesto y conflictivo personaje. Nikolaj Coster- Waldau se ha convertido en el antihéroe más famoso de la televisión, y él mismo reconoce que jamás imaginó que terminaría siendo tan popular.

El actor, nacido el 27 de julio de 1970 en Dinamarca, ingresó a la Escuela Nacional de Teatro de Copenhague después de graduarse del colegio. En 1993, hizo su debut como Laertes en Hamlet, y posteriormente saltó al cine en películas como Bent, Black Hawk Down, Enigma y Wimbledon. Su vida cambió profundamente en 2011, cuando pasó a integrar el elenco de Game of Thrones, de la cadena HBO, donde interpreta al guardaespaldas del rey de los Siete Reinos y mantiene la distancia frente a las maquinaciones políticas que lo rodean.

Su personaje tiene una relación incestuosa con su hermana, interpretada por Lena Headey.

Conversamos con él a propósito del estreno de la sétima temporada de la serie que, como se ha anunciado, será la penúltima, ya que en 2018 se dará término a la saga. Como Game of Thrones se ha hecho conocida por la muerte violenta de muchos de sus personajes, comenzamos preguntándole cómo imagina la muerte de Jaime. “Creo que será en la casa de reposo de los Lannister, a los ochenta y nueve años”, bromea.

¿Quién crees que se quedará finalmente con el trono?

No lo sé. Recuerdo que en uno de los primeros episodios, Daenerys Targaryen soñó con que caminaba hacia la sala del trono, nevaba y todo estaba destruido. Espero que la amenaza de los Caminantes Blancos no se materialice y que, en algún momento, todas estas familias se reúnan. Si no, el hombre de las nieves puede terminar en el trono, pero realmente no lo sé.

Lea también:  Gays en pantalla: en busca de un final feliz

Esta temporada tiene menos episodios que las anteriores, ¿piensas que son más épicos? ¿Cuán diferente ha sido trabajar en la sétima temporada?

Conversé de este tema con Peter Dinklage (quien interpreta al astuto Tyrion Lannister) y Emilia (Clarke, que encarna a Daenerys Targaryen). Aunque fue una temporada más corta, trabajamos más días. ¡Y esto, por supuesto, se debe a que ahora quedan menos personajes vivos! Los que seguimos, tenemos que trabajar más duro para ganarnos el pan de cada día, lo que es injusto. Pienso que el show ha ido creciendo con cada temporada, y al mismo tiempo todo es más intenso, porque estamos llegando a la conclusión de esta historia. Sabemos que el final será más o menos violento, y toma mucho tiempo filmar estas batallas. Diría que esta temporada equivale a filmar siete películas de largometraje.

¿En qué momento se encuentra tu personaje?

Jaime regresa y descubre que su hermana ha tomado decisiones en su ausencia que tendrán graves repercusiones. La familia, o lo que queda de ella, se encuentra bajo una gran presión. Creo que si se ha estado en una relación tan larga como la de ellos, no es fácil ser objetivo, sobre todo si toda su vida ha consistido en servir a la otra persona. Todo lo que ha hecho Jaime se relaciona con su hermana Cersei, porque siempre desea agradarla. No será fácil para él romper este patrón.

¿Qué te gustaría llevarte de recuerdo una vez que la serie termine?

Ojalá pudiera llevarme algo, pero parece que quieren hacer un museo. Aún estoy esperanzado. Creo que me gustaría robarme mi mano, que es una réplica de la mía. Es muy cool.

“Game of Thrones” es la serie con más premios Emmy en la historia. Suma ya 38 galardones.

A medida que van muriendo los protagonistas, ¿hay una ceremonia de despedida para aquellos actores que dejan el show?

Lea también:  Sin prejuicios: Gustavo Rodríguez

Las muertes en la serie son muy dramáticas, pero para nosotros es solo un trabajo que llega a su fin, no es traumático.

¿Cómo crees que cambiará tu vida cuando termine la serie?

Nunca había estado en un mismo trabajo por tantos años, reuniéndome con el mismo grupo de personas todo el tiempo. Ha sido una experiencia increíble, he creado amistades muy profundas con las que me siento muy unido. Me será extraño no regresar cada año a Belfast (uno de los lugares de filmación). Al mismo tiempo es un trabajo, y como actor uno se acostumbra a partir. Es una de las cosas más difíciles de aprender en esta profesión, sobre todo cuando eres un actor joven. Recuerdo que cuando filmaba mis primeras películas, pensaba que todos seguiríamos siendo amigos para siempre, pero por supuesto cuando el proyecto termina cada uno parte por su lado. Los primeros años sufrí una depresión muy extraña, y ahora, con Game of Thrones, sé que voy a echar mucho de menos al equipo. Pero sobreviviré, aunque sea muy difícil.

¿Qué es lo que más extrañarás?

A mis compañeros de trabajo, porque, como te dije, nos hemos compenetrado muchísimo. A veces, estas amistades perduran, pero es la excepción a la regla. La mayoría del tiempo te despides y, si tienes suerte, tres, cuatro o cinco años después te las encuentras en otro trabajo. Extrañaré a las personas y los libretos. Creo que la probabilidad de que alguno de nosotros trabaje nuevamente en un show de esta calidad es mínima; nunca había existido una serie como Game of Thrones y nunca existirá otra igual.

¿Ya tienes otros proyectos para cuando termine la serie, o te tomarás un tiempo para recuperar energía?

Aparte de Game of Thrones, siempre he tenido otros proyectos. Ahora estoy filmando un par de películas y tengo algunos libretos que me gustaría producir. Para ser honesto, sin embargo, me encanta la idea de tener seis meses cada año para hacer otras cosas aparte de la serie.

Lea también:  Netflix: estas son las series que se estrenan en enero

El hombre detrás del trono

¿Cómo has logrado manejar la fama?

En mi país (Dinamarca), aunque las personas te reconozcan, y lo hacen, te dejan tranquilo y actúan como si no te conocieran. Puedes ir tranquilo a casi todas partes, y donde vivo todos ya me conocen. Es un barrio universitario, cada mes de setiembre llegan muchos estudiantes extranjeros a la ciudad, y durante algunas semanas me veo obligado a tomarme selfies con muchos de ellos. Pero, al final, se aburren de verme.

¿Qué significa para ti la actuación? ¿Sientes ese temor de no encontrar trabajo que, a veces, sienten los actores?

He ido cambiando a través de los años. Era una de esas personas que siempre soñaron con ser actores, pero parecía algo imposible para alguien como yo, que había crecido en un pequeño pueblo rural. Pensaba que esas cosas ocurrían en otro mundo. Ahora que llevo más de veinticinco años en esto, tengo otra perspectiva. Porque eres mayor, entiendes mejor la complejidad de la vida; y para mí el trabajo consiste en examinar qué significa ser un ser humano, entender por qué somos tan idiotas la mayoría del tiempo y por qué no podemos seguir los dictados de nuestro corazón. Es un proceso muy interesante.

¿Te sientes presionado profesionalmente?

Sí, porque mientras más trabajas, lo haces con mejores actores y sube la barra, deseas estar a su mismo nivel. Por suerte, nunca he sentido el temor de no encontrar trabajo y espero que no me ocurra, porque amo esta profesión y me produce mucha alegría.

Con su esposa Nukâka, actriz y cantante groenlandesa. Llevan diecinueve años de matrimonio.

¿Qué te hubiera gustado ser si no fueras actor?

Jugador de fútbol, pero desafortunadamente no tengo la aptitud.

Tienes pinta de ser muy romántico…

¡Entonces, mantengamos esa ilusión!

¿Cómo describirías una tarde romántica?

Estando solos mi mujer y yo, robando algunos momentos para nosotros y partiendo hacia algún lugar… Desafortunadamente, no lo hemos hecho muy a menudo, ya que realmente nos gusta estar con nuestras hijas (Philippa y Safina). Además, viajo mucho por trabajo. Pero estamos mejorando al respecto y tomándonos algunos días para escapar juntos.

¿A dónde van?

A cualquier lugar. Tenemos una pequeña casa en el sur de Groenlandia, de donde viene mi mujer, y nos encanta estar ahí. Pero el lugar no es realmente importante, sino el hecho de estar juntos.