El palacio de Kensington anunció que al príncipe de Gales le complace llevar al altar a Meghan Markle mañana, cuando se case con su hijo, el príncipe Harry. 

“La señora Meghan Markle le ha pedido a Su Alteza Real El Príncipe de Gales que la acompañe al altar de la capilla de San Jorge el día de su boda. Al Príncipe de Gales le complace dar de esa manera la bienvenida a la señora Markle a la familia real”, dice el comunicado oficial que el Palacio de Kensington ha publicado en su cuenta de Twitter

La decisión se toma después de que Thomas Markle, el padre de Meghan, anunciara a inicios de esta semana que no iría a la boda real por sentirse avergonzado de haber pactado fotos falsas con un paparazzi. Además, su padre estuvo recientemente hospitalizado por sufrir un ataque al corazón. 

“Lamentablemente, mi padre no acudirá a nuestra boda. Siempre me he preocupado por mi padre y espero que pueda tener la privacidad que necesita para centrarse en su salud”, dijo Meghan Markle a través de un comunicado oficial, apenas dos días antes de su boda con el príncipe Harry. “Me gustaría agradecer a todas las personas que han mandado generosos mensajes de apoyo. A Harry y a mí nos encantaría poder compartir nuestro día especial con vosotros el sábado”.

Tras dicha decisión, se pensó que sería Doria Ragland, la madre de Meghan Markle, quien la lleve hasta el altar. Ambas tiene una muy buena relación. 

Lea también:  ¿El posible retorno de Harry y Meghan a Londres?

Meghan Markle y el príncipe Harry se casarán mañana en la capilla de San Jorge, en el Castillo de Windsor. La familia de Meghan Markle ha dado mucho que hablar en las semanas previas a la boda real, debido a que sus medios hermanos (por parte de padre) no están invitados. 

Esta no es la primera vez que el príncipe Carlos acompaña a una novia en su matrimonio. En el 2016 llevó al altar a Alexandra Knatchbull, hija de su amigo Lord Brabourne, debido a que la relación padre-hija no era buena.