Meghan Markle ha ayudado a diseñar su blasón real, el cual incluye guiños a su lugar natal y a su profesión de actriz.  

Las esposas de los miembros de la realeza británica tienen por derecho su propio escudo de armas, por lo que a Meghan Markle también le corresponde uno. El responsable del Colegio de Armas Británico, Thomas Woodcock, dijo que la duquesa de Sussex se había mostrado muy “interesada” en él. 

“Su Alteza Real trabajó en estrecha colaboración con el Colegio de Armas a lo largo del proceso de diseño para crear un escudo de armas que sea personal y representativo”, informó el Palacio de Kensington. La reina Isabel II aprobó el diseño. 

En el escudo destacan un ave blanca y un león dorado. “El tenante que representa a la duquesa de Sussex es un pájaro cantor con las alas elevadas como si estuviese volando y con el pico abierto, que junto a la pluma representa el poder de comunicación”, explicó el Palacio de Kensington. 

El león está en el blasón del príncipe Harry. La tradición señala que el escudo de una mujer casada debe mostrarse al lado del de su esposo en el mismo escudo. 

El fondo azul del escudo representa el Océano Pacífico frente a la costa de California, de donde es originaria Meghan Markle. Los dos rayos dorados que atraviesan el escudo simbolizan el brillo del sol de Los Ángeles, California. Las tres plumas representan la comunicación y el poder de las palabras.

Lea también:  Meghan Markle: la primera duquesa en ser nominada a los Teen Choice Awards

Debajo del escudo, en la hierba, se aprecia una colección de amapolas doradas, flor del estado de California, así como la pimienta japonesa, la cual crece en Kensington Palace, donde viven los duques de Sussex.

“Un buen diseño heráldico casi siempre es simple y el escudo de armas de la Duquesa se mantiene muy bien al lado de la belleza histórica de las armas reales británicas”, aseguró Thomas Woodock.