Meghan Markle y la reina Isabel II viajaron hasta Cheshire en el tren de la Corona británica, donde asistieron juntas a un acto oficial. 

Este es el primer viaje que la reina Isabel II y la duquesa Meghan Markle hacen juntas. Solo la reina, su esposo, el duque de Edimburgo; su hijo, el príncipe Carlos y su esposa Camilla Parker-Bowles, duquesa de Cornualles, tienen derecho a utilizar el Royal Train. Se cree que ni los príncipes Harry y William han estado a bordo. 

Es la primera vez que Meghan Markle viaja a un compromiso real sin la compañía de su esposo, el príncipe Harry. 

El trayecto de la reina y Meghan Markle fue anoche de Londres a Cheshire, que queda a 286 kilómetros de la capital. El recorrido coincidió con el aniversario del primer viaje real del Royal Train, el 13 de junio de 1842, cuando la reina Victoria lo tomó para viajar de Windsor a la estación Paddington en Londres. 

A su llegada a la estación de Cheshire, la reina Isabel II y Meghan Markle fueron recibidas por las autoridades locales y por cientos de ciudadanos, quienes ondeaban banderas y entregaban flores a las royals.

Meghan Markle lució un traje color hueso de Givenchy y un cinturó negro. La reina Isabel II llevó un conjunto verde pistacho con un sombrero a juego. 

Desde la inauguración del Royal Train en 1840, el tren se ha ido modernizando y obteniendo el sello de los reyes de Inglaterra de cada época. Los actuales nueve coches cuentan con una decoración modesta y funcional. La reina Isabel II tiene un dormitorio ahí, un baño y un despacho en tonos pastel. 

Lea también:  Meghan Markle: ¿Cómo es la familia de la futura esposa del príncipe Harry?

En 2013, el Parlamento británico estuvo a punto de deshacerse del tren debido a los altos costos de mantenimiento. Un viaje de la reina de Windsor a York había costado a los contribuyentes más de 20.000 libras esterlinas. Se gastaba 52 libras esterlinas por kilómetro, más de lo que cuesta viajar en avión. 

La reina empezó a usar con más frecuencia los trenes públicos. Para evitar que se lo quiten, como sucedió en 1997 con el yate real HMY Britannia, la reina demostró que el tren estaba en perfecto estado y que era su medio de transporte favorito. Lo usa una vez al mes. ¿Le gustará también a Meghan Markle?