En 2014, el mismo año que abdicó, el rey Juan Carlos I le concedió una reveladora entrevista a la escritora francesa Laurence Debray para el documental Yo, Juan Carlos, rey de España, que nunca se emitió fuera de Francia. Recién este año, la revista francesa Point de Vue publicó la entrevista en su edición impresa.

Lamentablemente, el documental Yo, Juan Carlos, rey de España fue vetado en España. Según publica Vanity Fair, nunca se emitió “debido a la infructuosa negociación de TVE con la productora del trabajo, Cinétévé, para que apareciese el testimonio de Mariano Rajoy”.

Felizmente, la escritora francesa Laurence Debray ha logrado difundir esta entrevista a través de la revista francesa Point de Vue,y ya es posible conocer las confesiones de Juan Carlos I.

Exilio en Portugal

Juan Carlos I durante su exilio en Portugal. Fotografía: Solarpix / KCS PRESSE

“No descubrí mi país, España, hasta 1948, cuando tenía 10 años. Primero aprendí francés antes de hablar español”, reveló Juan Carlos I en la entrevista. Cabe destacar que su padre, Juan de Borbón, tuvo que exiliarse ante el estallido de la Guerra Civil Española.

En la conversación, don Juan Carlos habló del afecto que aún siente por su abuela, Victoria Eugenia de Battenberg. “La amaba inmensamente. Ella jugó un gran papel en mi vida. Cuando mi familia se fue a Portugal mientras yo estaba en un internado en Fribourg, mi abuela venía desde Lausanne para cuidarme. Ella era como una madre para mí”, confesó. 

La reina Victoria Eugenia en los años cuarenta junto al entonces príncipe Juan Carlos.

Don Juan Carlos también aprovechó en recalcar que Portugal es como su “segunda casa”, a pesar de que la familia real lidiaba con las restricciones de la guerra. 

Lea también:  La reina Elizabeth II podría expulsar a Juan Carlos I de la Orden de la Jarretera

Solo recuerdo que no me gustaba la piña y que tenía que comerla todo el tiempo. En Portugal era barata, así que la almorzábamos y cenábamos todos los días. Cuando llegué a España, descubrí las naranjas … ¡una maravilla! Incluso hoy en día, no me gusta la piña”, añadió.

Juan y Alfonso de Borbón

Juan de Borbón en 1946.

Si bien Juan de Borbón le cedió su reinado a su hijo, Juan Carlos I, se especuló que esta decisión impulsada por el dictador Franco habría generado una brecha entre ambos.

En la entrevista, el padre de Felipe VI desmintió los rumores. “A pesar de todo lo que se haya podido decir o escribir, he tenido una relación muy estrecha con mi padre. Evidentemente, ha habido diferencias puntuales entre nosotros, pero que nunca han perjudicado el afecto que nos teníamos”, afirmó. 

Don Juan y el rey Juan Carlos I.

Juan Carlos I también se sinceró sobre dos muertes que fueron cruciales en su vida: la de su padre y la de su hermano. 

“(…) Era mi aliado más fiel. Le contaba todo. Lo enterré como rey. Se lo merecía. Dedicó toda su vida a España. Me preparó para convertirme en rey, sacrificó su persona por el bien de un país. Esa es la grandeza de ese hombre. Tuve la suerte de que fuese mi padre”, confesó.

Alfonso de Borbón (1941-1956)

En 1956, mientras jugaba con su hermano Alfonso de Borbón con un pequeño revólver del calibre 22, Juan Carlos le disparó accidentalmente causando su muerte. Alfonso tenía 14 años cuando falleció. 

“Éramos muy cómplices. Lo quería mucho. Era muy simpático y despierto. Jugaba muy bien al golf. Lo sigo echando mucho de menos. No poder tenerlo a mi lado, no poder hablar con él, pero la vida debe continuar…”, dijo.

Lea también:  ¡El bebé de Meghan Markle y el príncipe Harry ya está en camino!

Doña Sofía

Sofía de Grecia y Dinamarca​ es reina consorte de España, por su matrimonio con el rey Juan Carlos I, desde el 22 de noviembre de 1975 hasta el año en que su esposo abdicó.

En la entrevista, el rey brindó una anécdota sobre el día de su matrimonio con doña Sofía. “El día de antes, estaba practicando judo con mi cuñado Constantino. Él es un excelente profesor. Estábamos de risas, tirándonos al suelo el uno al otro, y se me salió el hombro. Tuve que ir al hospital”, contó. 

A raíz de la fractura, le costó bailar en su boda. “El día de la boda todavía me dolía muchísimo. Me pusieron infiltraciones. Aun así pude bailar. Me quedaba el otro brazo”, añadió.