Hacerse popular gracias a Game of Thrones suena a asunto sencillo. Pero no todas las apariciones en la producción de HBO han sido recibidas con brazos abiertos desde el inicio. Los seguidores de los libros de George R. R. Martin argumentaban, por ejemplo, que darle el personaje de Tyrion Lannister a Peter Dinklage–hoy el integrante más querido y respetado del reparto– era un error, pues el actor era “muy guapo” para el rol. Algo muy parecido sucedió con Michiel Huisman: el holandés tuvo la difícil misión de tomar el papel de Daario Naharis, que ya había tenido a otro intérprete (Ed Skrein, que abandonó el programa para poder rodar Transporter: Legacy), y las redes lo tildaron de “demasiado convencional”. Sin embargo bastaron un par de episodios para que la oposición quede enganchada de los encantos de Huisman, que hoy, tras interpretar al célebre mercenario y amante de la Khaleesi, es uno de los protagonistas de Harley and the Davidsons, serie de Discovery que se estrenó el 9 de octubre y repasa los orígenes de la más reconocida compañía fabricante de motocicletas.

Huisman, de 35 años, también ha aparecido en películas como “The Invitation” y “The Age of Adaline”.

Huisman, de 35 años, también ha aparecido en películas como “The Invitation” y “The Age of Adaline”.

¿Qué tanta libertad tuviste para construir un personaje basado en una persona que realmente existió, como Walter Davidson?
Fue divertido. He tenido pocas oportunidades de interpretar a personas que realmente han existido, pero siempre me ha gustado porque hay mucho más que investigar. Sin embargo en el caso de Walter Davidson no es que puedas ir y ver un clip de él en YouTube o una entrevista. Se sabe muy poco de él más allá de algunas citas, anécdotas y fotos, y esas fueron las referencias.

¿Y te sorprendió algo de la vida de este personaje?
Una de las mayores sorpresas que me llevé de mi personaje es que él fue el primer presidente de Harley-Davidson pero era también quien conducía las motos. Es algo difícil de imaginarse ahora.

Te gustó este rol entonces…
Fue divertido interpretarlo porque él encarna el espíritu de la compañía. Es un poco rebelde, un poco anti sistema. No tenía miedo de luchar por lo que creía.

En la serie de Discovery Channel, Huisman le da vida a Walter Davidson, uno de los fundados de la compañía.

En la serie de Discovery Channel, Huisman le da vida a Walter Davidson, uno de los fundados de la compañía.

MÁS ALLÁ DEL PELIGRO

Es difícil imaginarlo, pero el actor que encarnó al letal Daario Naharis y que ahora se encargó de darle vida intrépido Walter Davidson es también el hombre que le compuso algunas canciones a su esposa (la también actriz Tara Elders, con quien está casado desde 2008) y el amante de ping pong que, cada vez que puede, reta a sus colegas a un match. Además, claro, es el padre que luego del nacimiento de su hija (hace ya nueve años) dejó atrás las motocicletas para conseguir un auto en el que se pudieran hacer paseos más familiares. “Felizmente este proyecto se encargó de reavivar mi amor por las motos”, confiesa.

Has interpretado a un asesino y ahora te convertiste en una amante de la velocidad. ¿Por qué te gustan los personajes que ponen sus vidas en riesgo?
Cuando trabajas estos personajes puedes habitar su piel durante unos meses. Y son personas que viven al borde del abismo y son divertidos de interpretar. Toman riesgos que yo probablemente no tomaría en mi vida real porque tengo responsabilidades. Y es divertido ser Walter Davidson porque no le importan esas responsabilidades y simplemente va hacia adelante

¿Te imaginas interpretando alguna vez a alguien como a un contador, por ejemplo?
(Ríe) Sí, sí. Absolutamente, me encantaría. Porque lo divertido es ampliar tus horizontes como actor. Después de “Game of Thrones” no quería que mi próximo proyecto tuviera que ver con espadas, porque necesitaba hacer algo distinto. Pero sí me imagino interpretando a un contador en mi próximo proyecto. Y también algo que creo que me gustaría hacer, y nunca he hecho, es una comedia. Le digo a mi equipo que busquemos comedias, que ese sea el siguiente paso, pero aún no lo encontramos.

Por Omar Mejía Yóplac