Esta mañana, la Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas expulsó de su organización al actor estadounidense Bill Cosby y al director polaco Roman Polanski.

Cuando la Academia de Hollywood expulsó al productor Harvey Weinstein en el 2017, demostró que ya no avalará ningún abuso sexual involucrado con un personaje de la industria cinematográfica. 

Tras el espiral de denuncias en contra del ex director de The Weinstein Company y gracias al constante activismo de movimientos como Time’s Up, la Academia al fin se ha pronunciado sobre los casos de Bill Cosby Roman Polanski con una respuesta fuerte y clara.

La Junta de Gobernadores de la Academia decidió apartar a Cosby y a Polanski a través de un comunicado oficial: “La Junta continúa alentando normas éticas que requieren que los miembros defiendan los valores de la Academia de respeto por la dignidad humana”.

Este pronunciamiento llega unos días después de que el cómico estadounidense fuera declarado culpable de haber abusado sexualmente de la canadiense Andrea Constand en el 2004. 

Tormenta en Hollywood:

El pasado 26 de abril, Bill Cosby fue declarado culpable.

Al inicio, la suerte era favorable para Bill Cosby (80). El actor tenía más de 60 denuncias de mujeres que lo acusaban de haber abusado de ellas entre los años 1960 y 2000; sin embargo, ninguno de esos casos prosperó porque los delitos estaban prescritos.

Su juicio llegó con el caso de la canadiense Andrea Constand (45), una ex jugadora de básquetbol y masajista terapéutica, que acusó al actor de haber abusado sexualmente de ella en el 2004. Tras 13 horas de deliberación, el jurado dictaminó su culpabilidad este 26 de abril, por lo que es posible que el actor finalice sus días en prisión. Hasta el momento, la esposa de Cosby continúa defendiendo su inocencia. 

Polanski no recogió el Oscar que recibió en el 2003 por El Pianista y no ha vuelto a regresar a Los Ángeles desde que fue denunciado por abuso sexual.  

Por otro lado, la carrera de Roman Polanski tampoco ha estado extinta de polémica. Su caso ha sido uno de los primeros en ensuciar Hollywood con abusos sexuales. En 1978, el director fue acusado de abusar sexualmente de la adolescente Samantha Geimer cuando ella tenía 13 años de edad y él 43. Por este hecho, huyó de los Estados Unidos y se exilió en Francia y Polonia. No ha pisado Estados Unidos desde aquella denuncia. 

El caso de Geimer no es el único que involucra a Polanski. La artista californiana Marianne Barnard lo acusa de haber abusado de ella cuando tenía diez años; la actriz alemana Renate Langer denunció que el cineasta abusó de ella cuando tenía 15 años; y un par de mujeres más también han hecho serias denuncias en su contra.

Lea también:  Cineguía: Pacific Rim 2, la adaptación al cine de Peter Rabbit, y más

Si hasta el momento la justicia sueca ha impedido la extradición del director, al menos Hollywood ha dado un paso al costado y, al fin, se ha desligado del terrible fenómeno Cosby-Polanski.