Aunque se podría decir que el desarrollo de la ceremonia fue correcto, hubo más de una ocasión en la que los ganadores rompieron con la formalidad.

Por Redacción COSAS

Digamos que la cuota de incorrección política de los Globos de Oro le estuvo reservada anoche al comediante Ricky Gervais, ya que en su speech inicial, no dudó en ironizar incluso a la película Los dos papas por el tema de los escándalos por pederastía, comparó al actor Joe Pesci con Baby Yoda, el simpático personaje de la serie The Mandalorian, tuvo el descaro de comparar a las compañías Disney y Apple con el movimiento terrorista ISIS y acusarlos de esclavizar a sus trabajadores; además de tomar de punto al actor Tom Hanks, cuyas reacciones dieron pie a más de un meme en las redes sociales. Pero fuera de las bromas, estos fueron algunos de los momentos que más emocionaron a los asistentes al Beverly Hilton:

Emocionante reconocimiento a Ellen DeGeneres

Al momento de entregar el exclusivo premio Carol Burnett a la trayectoria a la actriz Ellen Degeneres, la comediante e imitadora, Kate McKinnon (quién es abiertamente lesbiana), tuvo las siguientes palabras: “Si no la hubiera visto en la televisión, habría pensado: nunca podría estar en la televisión. No dejan que las personas LGBT estén en la televisión. Y más que eso, habría seguido pensando que era un extraterrestre y que tal vez no tenía derecho a estar aquí”, dijo McKinnon al borde de las lágrimas. “Ella arriesgó toda su vida y toda su carrera para decir la verdad y sufrió mucho por ello. Por supuesto, las actitudes cambian, pero solo porque personas valientes como Ellen saltan al fuego… Gracias, Ellen, por darme una oportunidad de una buena vida”, dijo ante el aplauso multitudinario de los asistentes.

Lea también:  La crítica de: Jojo Rabbit, producción con seis nominaciones al Oscar

La puntual observación de Bong Joon Ho

Ganador indiscutible a Mejor Película Extranjera por Parasite, el director surcoreano fue puntilloso al momento de recoger su premio, ya que hizo hincapié en el hecho de que a los espectadores estadounidenses no le prestan atención a muchas películas extranjeras por el hecho de que les molesta ver películas subtituladas: “Una vez superada la barrera de los subtítulos, descubrirán películas maravillosas”, fue la reflexión del cineasta que se vio en competencia con personalidades muy queridas en Hollywood, como el español Pedro Almodóvar y su última obra: Dolor y Gloria.

Abiertamente anti-Trump

Pero si alguien incendió la pradera, fue Patricia Arquette, ganadora a Mejor Actriz Secundaria en series por The Act, quien no ocultó su enfado por la escalada bélica que el presidente Donald Trump está realizando contra Irán: “También sé que esta noche, 5 de enero de 2020, no vamos a mirar hacia atrás en los libros de historia. Veremos un país al borde de la guerra: los Estados Unidos de América. Un presidente tuiteó una amenaza de 52 bombas, incluidos sitios culturales. Los jóvenes arriesgan sus vidas y hay personas que no saben si las bombas caerán sobre la cabeza de sus hijos. Y Australia está en llamas”, dijo, visiblemente indignada.

Tarantino está de vuelta

El siempre polémico director Quentin Tarantino salió más que contento, ya que Había una vez en América consiguió 3 galardones: (Mejor Guión, Mejor Película Musical o Comedia y Mejor Actor Secundario). Al recibir el primero de ellos, se deshizo en elogios a dos guionistas que lo han inspirado poderosamente: “Gracias a mis maestros John Milius (Conan el Bárbaro) y Robert Bolt (Doctor Zhivago), y al reparto de Había una vez en Hollywood” que añadió capas distintas a lo que yo había escrito”. Pero casi al final de su discurso se dio cuenta que se olvidaba de un gran detalle: “Ahí está mi mujer (Daniella Pick). Ah, ¡está embarazada de nuestro primer hijo!”, finalizó arrancando las carcajadas del respetable.

Lea también:  Lo que te perdiste de los Golden Globes 2016

El Joker sigue levantando la voz

No es ningún secreto que Joaquin Phoenix es un activista muy comprometido con el ambientalismo, la causa animalista y que es un ferviente vegano y poco amigo del lujo y el glamour. Por ello, en la premiación de los Globos de Oro, agradeció la cena preparada en base a plantas, pero enseguida se refirió al premio a Mejor Actor que consiguió por Joker: “Todos sabemos que esto no es una competición”, para luego abogar por un cambio para la sociedad: “No quiero cargármelo todo, no quiero agitar las aguas, pero ya están agitadas. Está muy bien desearle lo mejor a Australia, pero no sirve de nada. Yo no he sido siempre el tipo más virtuoso, estoy aprendiendo mucho. Espero que todos juntos podamos unirnos y llevar a cabo cambios reales. Está muy bien pedir el voto, pero a veces tenemos que asumir la responsabilidad nosotros mismos y hacer cambios y sacrificios en nuestras vidas. Espero que no necesitemos jets privados para ir a Palm Springs. Por favor, en serio. Yo intentaré portarme mejor. Ustedes hagan lo mismo”, concluyó.

Fotos: Getty Images