Baja sintonía, musicales disparejos, protestas particulares y omisiones a iconos de Hollywood son algunos de los hechos que destacaron en la del Oscar 2020.

Por Redacción COSAS

La sintonía más baja en la historia del Oscar

El rating no le favorece a la Academia y la edición 92º llegó a su nivel más bajo en el histórico con 23,6 millones de espectadores solamente en EEUU. El año pasado, la sintonía alcanzó los 29 millones, registrando un 20% más en la comparativa. ¡Cuán lejos se encuentran las cifras de los 43 millones alcanzados en 2014! Lo cierto es que a pesar de los esfuerzos de la Academia de buscar en las tres horas y media de la ceremonia el balance apropiado, esta se hace cada vez más tediosa. A pesar de los bajos números, el Oscar sigue siendo el evento de espectáculos más visto de la temporada, superando por lejos al Globo de Oro o a la entrega del Grammy. En nuestro país, la ceremonia dejó de verse en señal abierta después de 24 años en la que siempre fue emitida por Frecuencia Latina.

Oscar 2020 Bong Joon Ho

 

Martin Scorsese y “El Irlandés” con las manos vacías

Aunque este notable director italoamericano ha sufrido la indiferencia de la Academia en sus mejores años, cuando fue ignorado como Mejor Director por “El Toro Salvaje”, “Taxi Driver” o “El rey de la comedia”, la Academia lo compensó en 2007 por “Los Infiltrados”. Desde luego, fue un drama policial que llevaba su huella indeleble, pero inferior a muchos de los títulos de su primera etapa, gran parte de ellos obras maestras del cine mundial. Este regreso de Scorsese en 2019 no podía ser más auspicioso al tratarse de un proyecto de largo aliento con dos de sus actores fetiche: Robert De Niro y Joe Pesci, contando también con una presencia representativa del universo de mafia como Al Pacino. Además, el contexto de El Irlandés, es un homenaje a un género icónico de Hollywood, aun cuando la película no alcanza la dimensión de la saga de El Padrino o de Goodfellas. Bajo ese punto de vista, la película tenía todas las cualidades para ser el buque emblema de Hollywood en el Oscar, pero un aspecto complotó en contra.

Lea también:  La antesala del Oscar 2017: estos son nuestros favoritos

El buen Martin distribuyó su obra a través de Netflix, la plataforma que tantos dolores de cabeza le está causando a la industria del cine. Los gremios del cine y la Academia reaccionaron a lo largo de la temporada con un veto no oficial contra El Irlandés, que se materializó en el Oscar con cero premios. Incluso, el director surcoreano de Parasite, Bong Joon Ho, tuvo un gran gesto al ganar el Oscar en reconocer la figura de Scorsese y desatar el aplauso general. En su cuenta de Instagram, Martin colgó una irónica foto que ilustra sus sensaciones al respecto.

 

El desangelado momento del “In Memoriam”

El resumen con las celebridades del cine que nos dejaron en el último año es uno de los momentos más esperados del Oscar. Más de uno prepara el pañuelo para secarse las lágrimas y despedir a sus queridos ídolos. Sin embargo, este año las imágenes corrieron como si las hubiera concebido un burócrata. La pieza musical que acompañó la ocasión fue el clásico “Yesterday” de los Beatles y en la voz de una Billie Eilish que le insufló más pausa de lo acostumbrado. El resultado fue una interpretación que entre forzada y tediosa, le quitó emotividad al número. El cierre con Kirk Douglas, se sintió frío y sin ánimo de introducir más que sea un pequeño speech de tan icónica figura. Para el olvido.

 

Eminem presentó un número con 17 años de retraso

Quién más bien elevó la temperatura fue el rapero Eminem al interpretar “Lose Yourself”, tema de la película 8 Mile (protagonizada por él) y por el que ganó el Oscar a Mejor Canción en 2003. En aquella ocasión, la Academia hizo saber que solo el tema ganador sería interpretado en vivo, pero se le dijo a Eminem que en caso que él fuera el ganador, tendría que eliminar de la letra cualquier palabra “soez” o “incorrecta”. Ofendido por semejante atrevimiento, Eminem desistió de acudir a la ceremonia en señal de protesta y porque se imaginaba que un tema de rap no ganaría esa noche (lo que finalmente pasó). 17 años después, el rapero tuvo oportunidad de hacerlo en el marco de un número preparado para homenajear a la música en el cine en la edición del Oscar 2020. El público se puso de pie y celebró el sorpresivo show, demostrando que lo añejo cala mejor que lo nuevo en estas ceremonias.

 

La curiosa protesta de Natalie Portman

La ceremonia del Oscar siempre da pie a las protestas y el activismo por el hecho de ser un evento de tanto rebote internacional. Esta vez, fue Natalie Portman quién se hizo notar desde la alfombra roja con un vestido negro y dorado y cubierta con una capa que llevaba un importante mensaje. En ella estaban bordados los nombres de ocho directoras de cine, que a su juicio, pudieron tener cabida en el Oscar. Lorene Scafaria (“Hustlers”), Lulú Wang (“The Farewell”), Greta Gerwig (“Mujercitas”), Marielle Heller (“A Beautiful Day in the Neighborhood), Melina Macsoukas (“Queen & Slim”), Alma Har’el (Honey Boy), Céline Sciamma (“Retrato de una mujer en llamas”) y Mati Diop (“Atlantique”) fueron las aludidas.

Según señaló Portman, “son mujeres merecedoras, que han realizado obras extraordinarias pero que no han sido reconocidas con ninguna nominación”.

Natalie Portman Oscar 2020

 

La Sociedad de Efectos Visuales ofendidos por bromas contra “Cats”

La entrega del Oscar a Mejores Efectos Especiales tuvo como novedad que los presentadores fueron los actores James Corden y Rebel Wilson, ataviados como los personajes de Bustopher Jones y Jennyanydots que interpretaron en el musical “Cats. A ambos no les costó mucho esfuerzo verse ridículos y contagiar al público al hacer escarnio de la fallida planificación de efectos especiales que tuvo esa producción, todo un fracaso de taquilla por lo ridícula de su propuesta.

Adaptación en cine del musical “Cats” es vapuleada en la taquilla

Sin embargo, la Sociedad de Efectos Visuales alzó su voz de protesta al invocar a la Academia que “honre apropiadamente el gremio de los efectos visuales y a todos los gremios”. El presidente de la junta de la Sociedad, Mike Chambers, declaró a The Hollywood Reporter que “aunque dudo que fuera esa la intención, terminó siendo en cierta manera insultante”. Esta entidad luego envió un comunicado dejando sentada su posición. “En una noche cuyo objetivo es honrar el trabajo de artistas de un gran talento, es increíblemente decepcionante que la Academia convierta los efectos visuales en una broma. Menosprecia a la comunidad global de expertos de efectos visuales que se encuentran realizando un trabajo increíble, desafiante y visualmente espectacular para alcanzar la visión del cineasta”. Tal parece, la palabra “ironía” está ausente en el léxico de esta institución.

 

Shia LaBeouf y la presentación junto a un actor con Síndrome de Down

Desde luego, ceremonias como el Oscar son también la oportunidad para replicar buenos ejemplos y fomentar la inclusión social y darle voz a las minorías. Al momento de anunciar el premio al Mejor Cortometraje, los presentadores fueron los actores Shia LaBeouf y Zack Gottsagen, haciendo la salvedad que este último tiene Síndrome de Down. Todo iba bien, pero al momento de anunciar al ganador, Zack dijo: “…and the Oscar Goes to…” y se quedó en silencio unos momentos tratando de leer el nombre de los ganadores.  Detrás suyo, Shia LaBeouf hizo algunas caritas y rápidamente se acercó al micrófono y dijo el nombre del trabajo ganador: “The Neighbors’ Window”. El gesto no fue bien recibido en redes y fue tomado como un acto de impaciencia contra alguien a quien se le debe procurar todo lo contrario. Júzguenlo ustedes mismos.