Si bien la popularidad de la serie ya sobrepasó la de los libros, el escritor es de los pocos que saben qué va a pasar en la historia, que llegará a las pantallas en 2019. “Me gustan los finales agridulces”, ha dicho.

Por Nora Cifuentes / EFE

A estas alturas, todo el mundo conoce “Game of Thrones”, una serie cuyo juego llegará a su final en la próxima temporada. Para conocer al vencedor habrá que esperar hasta el año que viene, pero hay alguien que sabe el resultado de la partida más seguida del momento –incluso antes que los guionistas–: George R. R. Martin.

En su adolescencia, Martin fue un gran aficionado a los cómics, y empezó a escribir ficción para varios fanzines. En 1965 ganó un Alley Award al mejor “fan fiction” con una historia de superhéroes titulada “Powerman vs. The Blue Barrier”.

En 1970 se licenció en Periodismo por la Universidad Northwestern (Evanston, Illinois), donde se graduó summa cum laude. En esta década escribió varias obras de ficción, y algunas de ellas recibieron distintos galardones, como el Premio Hugo a la Mejor Novela Corta, por “A Song for Lya” (1975), o el Premio Nébula al mejor relato, por “Sandkings” (1980). Martin ha ido recibiendo reconocimientos de este tipo a lo largo de toda su trayectoria profesional.

Trabajó en Hollywood hasta 1996, momento en que se retiró a Santa Fe (Nuevo México, Estados Unidos). En ese año empezó a escribir la primera entrega de la saga “A Song of Ice and Fire”, titulada “Game of Thrones” (como la serie homónima). Y así comenzó una partida que ha abarcado más de dos décadas.

Lea también:  Libros: el fenómeno de "Hamilton" y las memorias de Moby

DESCENDIENTE DE “EL SEÑOR DE LOS ANILLOS”

Inspirada por la histórica Guerra de las Dos Rosas, y por obras como “Les Roismaudits” (saga de novelas publicada entre 1955 y 1977), de Maurice Druon, e “Ivanhoe” (Sir Walter Scott, 1820), la saga “A Song of Ice and Fire” también surge de la admiración de Martin por J. R. R. Tolkien y su deseo de escribir una obra de fantasía.

Esta saga catapultó a Martin como escritor, y, de hecho, la cuarta entrega, “A Feast for Crows” (2005), alcanzó el número 1 de las listas de bestsellers de “The New York Timesy “The Wall Street Journal”.

En 2011, el quinto libro, “A Dance with Dragons”, se convirtió también en un éxito de ventas. Ese mismo año vio la luz la serie televisiva, y la fama de la saga original y del propio Martin dieron otro salto exponencial. Sobre este éxito, en algunas ocasiones el autor ha mostrado su asombro: “A veces pienso que estoy soñando y que me voy a despertar”, dijo en 2016, durante una rueda de prensa celebrada en la 30ª Feria Internacional del Libro de Guadalajara.

De hecho, Martin afirmó en el mismo encuentro que “si supiera el secreto del éxito, lo habría aplicado treinta años antes”. En ese evento, el escritor también aprovechó para pronunciarse sobre la victoria de Donald Trump haciendo un guiño a su obra: “el resultado de las elecciones de Estados Unidos sería otro si Hillary Clinton hubiese tenido dragones”, dijo.

WINTER IS COMING

“Algunos autores lo tienen todo planeado de antemano, pero yo disfruto del ‘proceso de descubrimiento’”, ha dicho el escritor. Y quizá sea por eso que las entregas de la saga nunca lleguen cuando la gente las espera. Si bien se esperaba que “The Winds of Winter” –la sexta entrega de la saga “A Song of Ice and Fire”– llegase a las librerías en 2017, la novela no saldrá este año, aunque hay previsiones de que lo haga en 2018.

Lea también:  Sheila Alvarado y Daniel Alarcón nominados a "los Oscar del cómic"

Y si bien esta sigue siendo la fecha prevista, Martin no quiere cerrarlo del todo: “Todavía estoy trabajando en él. Todavía me quedan varios meses. Todavía tengo días buenos y días malos, eso es todo lo que pienso decir”, anunció en su blog. Con suerte, el posible lanzamiento de “The Winds of Winter” puede venir acompañado de otro libro sobre Westeros (el mundo en que se ambienta la saga), “Fire and Blood”, donde se narrará la historia de la casa Targaryen. “Creo que tendrán un libro mío en 2018… Y quién sabe, quizá dos. Un chico puede soñar”,  comentó Martin. Nosotros seguimos soñando.