Con más de diez años de experiencia atendiendo a mujeres y niños, el doctor ginecoobstetra Jesús Marreros Grados ha logrado con su centro médico NeoVida atender de forma especializada a mujeres gestantes. La pandemia, lejos de desanimarlo, lo ayudó a ampliar sus servicios, sistematizar sus procesos y a brindar a las mujeres el apoyo necesario en su camino hacia la maternidad.

Por Redacción COSAS

Neovida

El Dr. Marreros junto a su esposa, la Licenciada Rosario Lovato, fundadores de NeoVida.

Cuando estalló la pandemia del coronavirus en marzo de 2020, poco se sabía sobre cómo afectaba el virus a ciertos grupos de personas, entre ellas, a las gestantes. Al principio se pensó que no había mayor riesgo, pero con el tiempo los estudios dieron la alerta: el COVID-19 aumentaba hasta un 50% el riesgo de complicaciones en el embarazo. Para el doctor Jesús Marreros, médico ginecoobstetra y gerente general de la clínica NeoVida, este fue el mayor reto al que se enfrentó su profesión: atender a sus pacientes bajo la amenaza constante de un virus desconocido. “Fue una época muy dura, no teníamos mucha información. Sabíamos que podíamos infectarnos, pero las pacientes llamaban, los partos se multiplicaron, me habían operado, pero era imposible parar. Una vez tuvimos, en un día, hasta trece intervenciones entre partos y cesáreas. Fue agotador, aunque gratificante. Así nos dimos cuenta de que era posible salir adelante a pesar de la crisis sanitaria”, señala.

Así fue que NeoVida, el centro ginecológico que el Dr. Marreros y su esposa fundaron hace tres años, se sistematizó para que la gestante estuviera acompañada todo el tiempo por un equipo multidisciplinario y así se sintiera segura para llevar un embarazo libre de complicaciones. “Empezamos por implementar los protocolos necesarios para la atención de nuestros pacientes y a hacerles un seguimiento aún más riguroso del proceso de gestación, en el que cada especialidad –ginecología, obstetricia, pediatría, etc.– mantuviera una comunicación constante para ayudar a las pacientes”, señala.

Lea también:  Verano 2019: ¿Cuáles son los mitos sobre el protector solar?

Un centro 100% para la mujer

Neovida

El trabajo en equipo y la comunicación fluida es fundamental en NeoVida

Con más de diez años de experiencia en ginecología y obstetricia, el doctor Marreros encontraba un vacío en la práctica ginecológica diaria: no existía una atención integral para las gestantes. Cada especialidad actuaba de manera independiente, lo cual hacía difícil el control de los pacientes. Estos problemas fueron analizados por el doctor, su esposa, la licenciada en enfermería Rosario Lovato, las licenciadas en obstetricia y sus colegas, quienes encontraron en el trabajo en equipo el pilar fundamental de NeoVida. “Nuestro centro busca la atención integral de la mujer y del niño. Así, nos enfocamos en el servicio de ginecología, enfermería, obstetricia, pediatría (hasta los 16 años) y subespecialidades, para que la gestante encuentre en un solo lugar la atención que necesita”, añade.

La comunicación: esa gran aliada

La pandemia también ayudó al doctor Marreros y a su equipo de más de treinta colegas a comprender el poder de la comunicación en su especialidad. “Nuestros pacientes estaban tan llenos de dudas y miedos que necesitaban, ahora más que nunca, hablar y ser escuchados. Eso, sin duda, les ha permitido llevar un mejor proceso”, comenta el doctor. Fue así que encontraron en las redes sociales un canal para ampliar la comunicación con sus pacientes. “Empezamos por crear un chat con los médicos para resolver sus dudas, atender sus inquietudes; aumentamos la comunicación por Facebook, por Instagram, comenzamos a subir en las redes contenido educativo para ampliar la comunicación y hacerlas sentir más apoyadas”, añade. Incluso se han sumado a la fiebre del Tik Tok, colocando contenido médico de manera clara y divertida.

Lea también:  Paseo por París con Huawei

Nuevos retos

En setiembre, NeoVida abrirá los servicios de cirugía general y medicina interna, para brindar a sus pacientes una atención más amplia.

A un año y medio del inicio de la pandemia, los doctores de NeoVida sienten que las cosas han mejorado. Existe mayor información sobre las gestantes y el COVID-19, se percibe menos temor y los protocolos de seguridad se han consolidado. También, con los años, se ha reducido la mortalidad materna y la tecnología ha avanzado a tal grado que los procedimientos son cada vez menos invasivos. Aún así, el Dr. Jesús Marreros hace hincapié en la importancia de la educación ginecológica. “Si bien hay mayor conocimiento sobre los chequeos ginecológicos, todavía muchas mujeres desconocen la importancia de hacerse un Papanicolau, una colposcopía, etc. El cáncer ginecológico es prevenible si es detectado a tiempo”, señala.

En setiembre, NeoVida abrirá los servicios de cirugía general y medicina interna para brindar a sus pacientes una atención aún más amplia. En palabras del doctor Marreros, estos avances lo han hecho consciente de la gran importancia de su profesión: “Ser partícipes de la llegada de una nueva vida siempre es gratificante”, finaliza.

Suscríbase ahora para obtener 12 ediciones de Cosas y Casas por solo 185 soles. Además de envío a domicilio gratuito y acceso instantáneo gratuito a las ediciones digitales.