Kenzo Takada, diseñador japonés y creador de la marca que lleva su nombre, falleció el último fin de semana en París a causa de la COVID-19. Pero la vida del modisto estuvo marcado por la tragedia desde los años noventa cuando perdió al gran amor de su vida. 

Por Redacción COSAS

La industria de la moda está de luto. Kenzo Takada, fundador de la firma que lleva su nombre falleció a los 81 años por complicaciones vinculadas al coronavirus. El creativo irrumpió en París en la década de los setenta con una propuesta llena de color que siempre fue su sello personal.

Nacido en 1939 en Himeji (Japón), Kenzo se formó en diseño en Tokio y se trasladó a París en 1964. Ahí comenzó a vender las prendas que él mismo producía en su tienda de la Galerie Vivienne. Así surgió, hace casi cinco décadas, su primera firma, Jungle Jap, que más tarde se llamaría Kenzo.

Xavier de Castella Kenzo Takada moda 2

Tras cincuenta años de infatigable labor, Kenzo seguía emprendiendo, y en enero pasado lanzó la línea de hogar y lifestyle “K3”.

Fama mundial

A partir de su línea de moda femenina, el diseñador japonés construyó un imperio que incluía también ropa masculina y las líneas de moda casual Kenzo Jeans y Kenzo Jungle, lanzadas en 1986. Además de un rentable negocio de perfumería, con Kenzo Flower como emblema.

Xavier de Castella Kenzo Takada moda 1

En 1993, el conglomerado de lujo LVMH compró la empresa por 80,5 millones de dólares y seis años después Kenzo abandonó su compañía. Desde 2019, su legado creativo está en manos de Felipe Oliveira Baptista, responsable del resurgimiento de Lacoste.

Lea también:  #GirlBoss: la vida (y la moda) según Sophia Amoruso

“Kenzo Takada infundió a la moda un tono de ligereza poética y dulce libertad que inspiró a muchos diseñadores que le sucedieron”, ha expresado Bernard Arnault, presidente de LVMH a través de un comunicado. “Con este espíritu fresco y espontáneo, también renovó el mundo del perfume -continúa-; la casa que estableció, Kenzo, todavía explora su visión”.

Una vida marcada por el dolor

Pese al prestigio que adquirió en la escena parisina, Kenzo llevaba una profunda herida en su corazón desde hace 30 años cuando falleció su gran amor, Xavier de Castella, víctima del SIDA.

Se conocieron a través de Paloma Picasso, la hija del pintor Pablo Picasso, en una de las grandes fiestas que ella solía dar, en los años ochenta. Entonces Takada ya era un hombre exitoso, con desfiles llenos de celebridades, portadas de revistas y una mansión en París ideada a imagen y semejanza de las viviendas tradicionales japonesas. El diseñador quedó deslumbrado por ese hombre que, según él se parecía a Clint Eastwood, pero lo que más lo impactó fue su educación y su vasta cultura.

Xavier de Castella Kenzo Takada moda 4

En dicha celebración también conoció a Karl Lagerfeld, con quien rápidamente estrechó lazos. Juntos formaron un grupo donde eran frecuentes las grandes fiestas con impronta sadomasoquista, en los años setenta.

De Castella, por su parte, era un arquitecto que tenía pasión por los castillos y sabía a la perfección los estilos y detalles de cada uno de ellos. Además era millonario y nunca tuvo la necesidad de trabajar. No obstante, siempre tuvo el deseo de formarse intelectualmente y seguir una carrera universitaria. Kenzo reveló que se enamoró perdidamente en ese mismo instante.

Xavier de Castella Kenzo Takada moda 5

Su porte, su agradable conversación, todo era admirable en su pareja. Incluso, Takada aseguró que más de una vez lo ayudó cuando su firma atravesó por algunos problemas financieros. Lamentablemente, en 1990, y con tan solo 38 años, Xavier falleció víctima de aquella enfermedad.

Lea también:  Mario Testino: Shake it up!

El artista nunca pudo superar aquella pérdida y hace muy poco lo manifestó: “Su muerte me provocó una herida que nunca sanará”, y agregó: “Me equivoqué mucho. Si él hubiera estado a mi lado, mis errores hubieran sido menos”.