El talentoso chef, escritor y conductor de televisión murió a los 61 años. Según CNN, cadena en la que trabajaba como presentador, Bourdain se suicidó en Francia durante un viaje de trabajo. 

La muerte de Anthony Bourdain no ha sido un suceso fácil de procesar. El incansable viajero gastronómico tenía una sólida carrera en la televisión y una relación estable con la actriz italiana Asia Argento, a quien apoyaba públicamente en su lucha contra el productor Harvey Weinstein. Sin embargo, este viernes, mientras se encontraba filmando Parts Unknown al este de Francia, se suicidó a los 61 años.

Su amigo, el reconocido chef francés Eric Ripert, encontró su cuerpo a primera hora de la mañana. Según información de El PaísBourdain se ahorcó en un hotel de lujo en Kaysersberg, a unos 75 kilómetros de Estrasburgo, en Francia. “En estos momentos, nada hace suponer la intervención de un tercero”, declaró el fiscal a cargo a la agencia France Presse.

Legado intocable:

Pier 57. Photo by @voguemagazine: http://vogue.cm/AcLVEjQ

A post shared by anthonybourdain (@anthonybourdain) on

Anthony Bourdain (Nueva York, 1956) deja un enorme legado. A la par de su exitosa carrera como chef, su trabajo como escritor y conductor de televisión es punto de partida para cientos de periodistas gastronómicos y de viajes. Esta mañana, el editor del New YorkerDavid Remnick, compartió una anécdota del primer manuscrito que recibió de Bourdain cuando él era editor del New York Times.

Nunca se sabe de dónde vendrá escribir bien, y yo abrí este sobre sin ninguna expectativa. Inmediatamente me encontré entretenido y fascinado por la pieza”, declaró a Eater. Titulado Don’t Eat Before Reading This (No coma antes de leer esto), el artículo introdujo a los lectores a las cocinas de Nueva York y puso al chef en el radar de la escritura gastronómica. Tras el éxito de su texto, llegó Kitchen Confidential (2000), su primer best seller del New York Times. 

Lejos de tener un afán por establecerse (el chef no poseía un restaurante), lo de Anthony Bourdain consistía en viajar incansablemente y descubrir historias gastronómicas en cualquier parte del mundo. Uno de sus programas más famosos fue No Reservations (2005–2012). Con el último, Parts Unknown, viajó a Libia, Tokio, Panyab, Jamaica, Etiopía y Nigeria. Justamente, su mérito fue llegar a donde nadie iba con la intención de conocer otras culturas. 

“Su amor por la gran aventura, los nuevos amigos, la buena comida y bebida y las notables historias del mundo lo convirtieron en un narrador único. Sus talentos nunca dejaron de sorprendernos y lo extrañaremos mucho. Nuestros pensamientos y oraciones están con su hija y familia en este momento increíblemente difícil”, expresó CNN en un comunicado sobre su deceso. El mundo lo extrañará.