La rapera Cardi B solicita el divorcio de su esposo Offset, con quien estuvo casada por tres años en y pide la custodia de su hija Kulture.

Por Mariana Valle

Cardi B, cuyo nombre real es Belcalis Marlenis Almanzar, se casó con el cantante del grupo de trap Migos, Offset, cuyo nombre real es Kiari Cepheus, en una ceremonia secreta en septiembre de 2017.

cardi b le pide el divorcio a Offset

Luego reconciliarse en 2018, la decisión de Cardi B ahora parece definitivia.

La cantante de 27 años y cuya fortuna personal está valorizada en US$ 24 millones, tuvo una audiencia el martes en Atlanta en Georgia, ciudad en la que vive con su marido y su hija, Kulture. Según su abogado, “Cardi B solicita la “custodia física primaria” de su hija”, y pide que Offset contribuya a su “apoyo y manutención”.

El abogado agrega que la pareja vive en un “estado de separación genuino” y que su matrimonio está “irremediablemente roto”. No hay “perspectivas de reconciliación”, según se anunció en la audiencia. La siguiente fecha se para discutir los términos del divorcio se ha fijado para el 4 de noviembre.

Offset ha adelantado que no está de acuerdo con los términos y piensa disputar la solicitud.

Cardi B y su hija Kulture

Cardi B ha pedido la custodia de su hija Kulture.

Esta no es la primera vez que la pareja se separa, y Cardi B publicó en Instagram en 2018 que ya no estaban juntos. Sin embargo, luego se reconciliaron.

Desde entonces, su esposo la ha acompañado a entregas de premios y otras presentaciones. Incluso subió al escenario con ella en los premios Grammy de 2019 mientras recogía su gong por Mejor Álbum de Rap.

Lea también:  Sia adopta a dos hijos adolescentes

Cardi B vs Trump

Cardi B se involucró recientemente en las elecciones estadounidenses de 2020 al entrevistar al candidato demócrata Joe Biden y criticar al presidente Trump por cómo manejó la crisis del coronavirus .

Su última canción, con Megan Thee Stallion, WAP, que celebra la sexualidad femenina, actualmente está pasando su segunda semana en la cima de las listas de Estados Unidos y el  Reino Unido.

Aclamada por algunas como una obra maestra feminista, otras han criticado la canción y su video explícito, que la rapera ha defendido diciendo “es lo que la gente quiere escuchar”.